domingo, 6 de diciembre de 2009

¿UN RÉQUIEM POR EL IDEALISMO?, JAMÁS




¡Qué Horror! El Idealismo ha muerto bajo las poderosas, áureas y purulentas botas calzadas por el ciclópeo materialismo de los mediocres, se oye afirmar a muchos en estos inciertos días; de ser así, entonces deberíamos elevar un réquiem universal por los valores humanos que, éste, tan dignamente representó, así como también, por todos aquellos que, muy a rajatabla, lo cultivaban, lo esparcían y, plumas en ristre, hasta lo defendían; mas sabemos que, en verdad, eso no es así, pues mientras entre los seres humanos —aún sea en uno solo de ellos— exista un Don Quijote (idealista por antonomasia), que conviva en extraña paz con su antípoda Sancho Panza (el singular rey de la Mediocracia), el Idealismo pervivirá por siempre y el trabajo de personas como Miguel de Cervantes y Saavedra (Don Quijote de la Mancha), José Enrique Rodó (Ariel) y José Ingenieros (El hombre mediocre) no habría sido realizado en vano.
Muy al propósito, el último de ellos sostuvo, en cuanto a mediocres e idealistas se refiere, lo siguiente: Son dos mundos morales, dos razas, dos temperamentos: Sombras y hombres. Seres desiguales no pueden pensar de igual manera. Siempre habrá evidente contraste entre el servilismo y la dignidad, la torpeza y el ingenio, la hipocresía y la virtud. La imaginación dará a uno el impulso original hacia lo perfecto; la imitación organizará en el otro los hábitos colectivos. Siempre habrá dos fuerzas, idealistas y mediocres... ...Los hombres sin ideales son cuantitativos: pueden apreciar el más y el menos, pero nunca distinguen lo mejor de lo peor. Y, algo más adelante, como queriendo hacer de tal frase la suprema apología del idealismo, postuló: Sin ideales sería inconcebible el progreso.
Muy cierto es que, quienes crean o se sientan ser idealistas, deben respetar los espacios de las mediocracias —que son muchas, pero muchísimas más, pues el mediocre no es más que un hombre propio del medio en que vive—; pero, asimismo, me parece que es sumamente justo y equitativo que éstas permitan la saludable existencia de los idealistas; ya que, tales utópatas y soñadores, son quienes, aún a costa de sí mismos —hasta de sus propias vidas si se hiciese necesario—, edifican civilizaciones, crean sistemas y renuevan sociedades e instituciones.
Todos sabemos que de necios es igualar a un sobrio con un beodo, por tal razón fue que Antonio Machado —aunque otros dicen que primero lo hizo Quevedo— versificó: Sólo el necio confunde valor con precio. Así que en estos días, en que el mundo celebra la llegada de las tradicionales Navidades y, tal y como siempre sucede en dicha época, proliferan por doquier los Gil Blas, los Sancho y los Tartufo, mantén tú la sobriedad elevada al más alto nivel, procurando a la vez conservar con vida uno de los principios más valioso que posee la humanidad: el muy excelso ideal de la solidaridad.
¿Cómo podemos hacer esto?, pues muy simple, doquiera que vayas, aún sea por mera empatía con los demás, saluda a todos tus congéneres con un: ¡FELIZ NAVIDAD!, o bien, otorga un obsequio a alguien, y así, de tan sencilla manera, verás que mantendrás encendida la tea inmarcesible de la solidaridad.

Autor: Rodolfo Cuevas©: 03/12/2009;
todos los derechos reservados, Ley 65-00.

8 comentarios:

reltih dijo...

es bueno saber y encontrar personas con un espíritu así, de sencillo.
un abrazo mi hermano

Rodolfo Cuevas dijo...

Reltih:
Gracias, hermano, por tu comentario. yo también te regalo un abrazo fuerte y solidario y pa'lante, siempre pa'lante.

Lexy dijo...

Bueno, pues me gusta tu entrada, aunque difiero un poco al final. No me considero parte de las mediocracias, si no mas bien un tanto idealista... a veces un mucho jejeje. Pero bueno, el último punto, aquello del Feliz Navidad, la verdad es que no va conmigo... Tengo tantos peros que ponerle a esta epoca que ni siquiera sabría por dónde empezar. Si bien no voy por ahí truncando la fiesta de los demás, tampoco puedo ir regalando sentimientos que no tengo. Así que en este caso lo cambiaré por un "Feliz Día cada día" o mejor aún "Feliz Vida cada día" Salu2 desde México

Rodolfo Cuevas dijo...

Muy hermoso y aceptable el cambio...
Mis saludos más aafectuosos.

Ana Luisa Valenzuela-Retamal dijo...

Rodolfo,

Encuentro que tienes tanto que entregar en tus escritos de lo que es ser cristiano, a través de la fe, caridad y esperanza que reflejas en ellos. Gracias por ser embajador del amor de Dios en este mundo carente de hermandad.

Saludos desde Villa Alemana, V región , Chile.

Ana Luisa Valenzuela-Retamal

Rodolfo Cuevas dijo...

Ana Luisa:
Gracias por su agradable visita, por tan hermoso comentario y por esas elevadas consideraciones. Trataré, muy humildemente, de seguir fiel a tal cumplido.
Reciba de mí el más afectuoso abrazo.
R.C.

Walkyria Rennó Suleiman, dijo...

Rodolfo, é um prazer te seguir, e gostei da mensagem. Tenho pena daqueles que não têm Jesus como companhia. Não sabem como ele é um grande amigo e que, na sua presença, nunca estamos sozinhos.
Feliz Natal meu novo amigo.

Rodolfo Cuevas dijo...

Walkyria:
Gracias por sus hermosas palabras, para mí es un grato placer ser su amigo.
Reciba de mí un tierno y cariñoso abrazo y muchísimas felicidades.