jueves, 27 de diciembre de 2012

EL SEMBRADOR



Desde LA PÁGINA DEL SEMBRADOR, y con el poema EL SEMBRADOR, deseo a tod@s mis amig@s, parientes y relacionados un próspero, saludable y muy bendecido año 2013. Éxitos, les deseo en todos sus proyectos e iniciativas y que aquell@s que estén afectad@s de alguna dolencia —sea ésta física, psíquica o espiritual— recuperen totalmente su salud.

EL SEMBRADOR

Sembrador de esperanza,
eso soy,
con muy firme templanza,
por ahí voy;
voy sembrando cariño
entre mi gente,
pues en mis sueños de niño
están presente.
Cada poema mío
es un clamor,
que a los cielos se eleva 
con ardor;
sembrador de futuro
y de unidad,
soy aliado del ángel
de la paz;
sembrador de la ética
equidad,
soy un ser que idolatra
la verdad.
Sembrador soy
de utópicas ilusiones,
voy regalando al orbe
mis canciones.
Sembrador soy de sueños
realizables,
que esbozan un futuro
edificable;
en cambio, afirmo aquí,
con gran premura,
que segador soy de penas
y de amarguras;
pues, como agricultor
que soy de la ternura,
sólo planto en mi huerto                      
la dulzura.
Juntémonos te ruego,
por favor,
unamos nuestras fuerzas
a nuestros esfuerzos
y hagamos de este mundo
uno mejor,
sustentado tan sólo
en el progreso y unido
por los nexos del amor.

Autor: Rodolfo de Jesús Cuevas: 26/09/2009;
todos los derechos reservados, Ley 65-00.

jueves, 6 de diciembre de 2012

POR UN MUNDO MEJOR (A modo de mensaje navideño)




POR UN MUNDO MEJOR
(A modo de mensaje navideño)
“No hay camino para la paz, la paz es el camino”
–Mahatma Gandhi.
Con coraje y decisión, demos
un cambio a nuestro mundo;
luchemos con gallardía
por bien orientarle el rumbo;
hombro con hombro,
empujemos todos juntos,
con muchísimo amor
y hasta con algo de valor,
por lograr soliviantar
sobre la terráquea faz
una sociedad mejor.
Hagamos de este planeta
—nuestro común hábitat—
la privilegiada cuna
de esos hoy perdidos valores
denominados hermandad,
solidaridad y paz…

Autor: Rodolfo de Jesús Cuevas B.©: 06/12/2012;
todos los derechos reservados por la ley 65-00.

P.D.
Con este texto poético deseo a tod@s mis amig@s y parientes muchísimas felicidades en estas festividades navideñas que se aproximan; asimismo les auguro un nuevo año 2013 colmado de salud, prosperidad e inmensas bendiciones. Así que, desde la efervescente Rep. Dominicana, reciban, amig@s querid@s, mis siempre cálidos y fraternales abrazos. 

martes, 20 de noviembre de 2012

TRASPASO DE MANDO


Salón de la Asamblea Nacional, Sto. Dgo, Rep. Dominicana

El ya anciano doctor aquél entregó el poder al otro doctor —su entonces joven y coyuntural aliado político, en quien él, al parecer, confiaba y esperaba— y, jubiloso, decía en su discurso de traspaso de mando algo así como que “entregaba la aceitada maquinaria del Estado, cual un jet Boeing 707 de último modelo, lista para remontarse hacia los cielos del desarrollo” (indicando, con esa metafórica figura, lo bien situado que dejaba a su país tanto en los planes sociales, políticos y culturales como también en los económicos); no obstante, el otro doctor —incapaz, irresponsable y altanero como lo son todos los de su claque partidaria—, tras largas y sucesivas noches de libaciones, borracheras y orgías grupales, estrelló aquel lujoso jet Boeing 707 del último modelo entre los cenagosos abismos de la corrupción, la inoperatividad gubernamental, y la desinstitucionalidad y cualquierización de los órganos del Estado, hundiéndolo así en la más ínfima pobreza… y, algo así como una entelequia de nación, tal fue lo que él traspasó a quien, en su momento, en el mando del gobierno le sucedió…

Autor Rodolfo Cuevas©:19/11/12;
todos los derechos reservados, Ley 65-00.

jueves, 8 de noviembre de 2012

DE NACIÓN LIBRE Y SOBERANA A FINCA PRIVADA: NUNCA MÁS

Adláteres ante el féretro de Trujillo ajusticiado por los héroes del 30 de mayo de 1961

Muy a propósito de la recientes incursiones en el panorama político nacional de Ramfis Rafael Domínguez Trujillo —el nieto de Rafael L. Trujillo (“el Sátrapa de sátrapas”) e hijo de Angelita I (“la reina del Caribe y un poco más allá”)— para defender la, a su punto de vista, supuesta gran obra de gobierno de su sanguinario abuelo, se torna propicia una preciosa oportunidad para poder demostrar —así brevemente y a vuelo de pájaros—, a él y a todos aquellos que (quizás por mera ignorancia histórica) sostienen que durante el larguísimo gobierno de 31 años de Chapita el pueblo vivió mejor que nunca. Leamos aquí parte de la nota periodística, sobre el pariente de marras y sus actividades, publicada al respecto:
“Santo Domingo.- El nieto del exdictador Rafael Leonidas Trujillo, Ramfis Domínguez Trujillo, dijo ayer que el país vivió sus mejores tiempos en la época de su abuelo y que en 50 años es el inicio del esclarecimiento de la historia, la que según dijo está desvirtuada porque no se dicen las cosas como son en realidad. Expresó que la democracia de 50 años que ha vivido el país ha dejado más muertes que las ocurridas en esa  época de tres décadas” (artículo publicado en el periódico El Día en fecha: 25/10/2012).
Quienes como él opinan (sólo por mera ignorancia histórica como dije ya) no se han detenido a pensar (o a analizar) jamás que los yanquis, quienes ocuparon el país (para cobrar una deuda que ellos, muy aviesamente, compraron a Europa) de 1916 a 1924, y forjaron al Sátrapa como un fiel capataz de sus imperiales intereses; y es, en tal virtud, que le permiten capitanear el país con manos de hierro, siempre y cuando éste se comporte como el perro de presa que era para con la aldea y los sometidos aldeanos que tenía bajo su cuidado. Es por tal razón que vemos que durante la Época del hoy difuntísimo Trujillo (conocida hoy como: La Era que era era) todo se administraba de manera centralizada, en torno a ese feroz capataz de turno (aclaro que cualquier parecido con el presente es sólo pura coincidencia). Sucede que, al susodicho capataz administrarlo todo así, feroz y absolutoriamente, llegó a creerse único propietario y comenzó a transformar el bien que le dieron a guardar en una finca privada y, entonces, tal y como dice Rafael Jarvis (miembro colaborador de la Academia Dominicana de la Historia): “Trujillo centralizó en su persona todos los estamentos del Estado, incluyendo extensiones territoriales con el fin de favorecer sus intereses particulares”. De ahí que, ya en el mismo 1936, el títere Jacinto B. Peynado, “presidente en funciones” por ausencia de Trujillo, y el lambonísimo1 senador y presidente del Senado y, obvio, del Congreso Nacional, Mario Fermín Cabral proponen el cambio del ancestral nombre de la ciudad de Santo Domingo de Guzmán (que es de donde procede el gentilicio principal del pueblo dominicano) por el de “Ciudad Trujillo”. Y entonces, en una indetenible parafernalia de culto a la personalidad, de doce provincias originales que existían en el país, se duplica el número de éstas a 24, a fin de poder nombrarlas con los nombres de Trujillo y los nuevos dueños del país, como en seguida veremos.
A San Juan de la Maguana, una de la más vieja provincia nuestra,  se le endilgo el nombre de “Provincia Benefactor”; a Dajabón se le encaquetó el nombre de “Libertador Trujillo”; a la Provincia Peravia (Baní) se le llamó “José Trujillo Valdez” (en honor al padre del tirano); a la provincia María Trinidad Sánchez (Nagua) se le puso el nombre de “Julia Molina” (la benemérita matrona de Trucutú, otro de los tantos apodos de Trujillo); en tanto que a San Cristóbal se le puso el nombre de “Presidente Trujillo” (en honor a él, pues éste nació allí en 1891).
En cuanto a su megalomanía se refiere, ésta llegó a ridículos extremos, él mismo, se autodenominó: “Benefactor de la Patria y Padre de la Patria Nueva”, propiciando así un golpe histórico a los padres de la patria (Duarte, Sánchez y Mella) a quienes unió en una insignificante trilogía a fin de que fueran menos que él. Así mismo, se construyó un Arco del Triunfo a la entrada de casi todas las provincias del país, entre los cuales se destaca el de Barahona, el que originalmente tenía las siguientes inscripciones: A través de los tiempos y frente a esta montaña rebelde, se abrazan fabulosos Trujillo El Grande y el Libertador Enriquillo, esto era de un lado, porque del otro decía: La común de Barahona graba en la piedra su perenne testimonio de gratitud al Benefactor de la Patria. A la verdad que esto era algo como para morirse de la risa.
Al hoy Monumento a los Héroes de la Restauración, en Santiago, se le llamaba “Monumento a la Paz de Trujillo”; el Obelisco de Santo Domingo (obelisco macho, le dicen algunos) se inauguró en 1937, también por puro lambonísmo, para conmemorar el cambio de nombre de la ciudad capital por el de “Ciudad Trujillo”; y el otro monumento vecino, muy mal llamado obelisco hembra (pues realmente no existen obeliscos hembras), que fue inaugurado en 1944, se le denominaba: “Monumento al Tratado Trujillo-Hull”.
Para concluir demostrando ya que, en la era que una vez fue era esto era tan sólo una finca privada de Trujillo y los Trujillo, citaremos algunos nombres más de parques, puentes y lugares de recreación. El hoy Parque Enriquillo, de la avenida Duarte, era el “Parque Julia Molina” (que honraba a la madre de Trujillo), en tanto que a la susodicha avenida (la Duarte) se le denominaba “José Trujillo Valdez” (honrando así al cuatrero y bandolero que fue el padre del ajusticiado dictador). El hoy Estadio Quisqueya, era el “Estadio Presidente Trujillo”; en tanto que al antiguo Estadio de la Normal, se le denominaba “Estadio Radhamés Trujillo”, y así (con ese mismo nombre) se designaba al hoy denominado Puente Juan Pablo Duarte también al Estadio Cibao. El actual Parque Eugenio María de Hostos, era el “Parque Ramfis Trujillo”; en tanto que la hoy Cancillería de la República, era la “Estancia Ramfis”; donde hoy está la Plaza de la Cultura, quedaba la “Estancia Radhamés” y al hospital Infantil Robert Reid Cabral, todavía hoy le llaman “Angelita”.
Y, como para colmo de males, cada uno de los Trujillo era dueño absoluto de una provincia o feudo, por ejemplos: Petán Trujillo lo era de la provincia Bonao, de la radiotelevisora La Voz Dominicana y de la emisora La Voz del Yuma y, por ende, de la cultura musical dominicana. Pipí Trujillo era, por su parte, el matatán de la Sanidad (oficina de la Secretaría de Salud Pública que tenía que ver con la salud sexual de las rameras y, desde ya, no podemos imaginar todas las diabluras que este ser tan perverso ejecutaba allí). Aníbal Trujillo, un insano mental, era el dueño absoluto del Ejército Nacional (jefe de Estado Mayor nombrado por su todopoderoso hermano) y se lo creyó tanto que hasta se proclamó como Julio César. Éste demente, también era dueño de una gran porción de tierra en las afueras de Santo Domingo llamada “Mango Fresco”. Murió en muy extrañas circunstancias, en un hecho que se calificó como un suicidio (mas se dice que fue fusilado por orden del mismo Trujillo debido a los numerosos problemas que ya le causaba). Demás estaría decir que todas, absolutamente todas las empresas nacionales, eran propiedad de Trujillo y los Trujillo, pues aquí no había libertad ni de empresa ni de nada…
Como vemos ya, dominican@s, esto aquí (Rep. Dominicana) era sólo una finca privada de Trujillo y los Trujillo, cuestión esta que tomó gran revuelo internacional cuando —según narra una leyenda urbana— en una de esas fiestas o recepción holliwoodense, Rock Hudson y Robert Redford conversaban animadamente y, al ver a un elegante joven uniformado de general de cuatro estrellas —Ramfis Trujillo que, en tal momento conversaba con el playboy dominicano Porfirio Rubirosa (Rubí), Zsa Zas Gabor (esposa de éste) y Danielle Darrieux (entonces amante de Ramfis)—, el primero preguntó al segundo:
—Robert, ¿y quién es ese joven que anda con Rubí?
—¡Ah!, el del uniforme caqui, no sé, pero dicen que ése es el hijo mayor de un hacendado que tiene una finca con tres millones de esclavos en el Caribe. ¿Qué te parece? —contestó e inquirió a la vez Robert Redford.
—¿Tres millones de esclavos? ¡Pero coño… eso no puede ser! Y… ¿es que allí no hay hombres? —Concluyó exclamando Rock Hudson…
Así que, dominican@s, de parte tuya está demostrar a los desafectos y enemigos de la REPÚBLICA (como los son Ramfis Rafael Domínguez Trujillo, su familia, compartes y comparsas que les hacen el coro) que aquí si hay hombres (y mujeres bravías también) que, como siempre estamos dispuesto a jugarnos la vida y demostrar que: …La nación dominicana es libre e independiente y no es ni puede ser jamás parte integrante de ninguna otra Potencia, ni el patrimonio de familia ni persona alguna, propia, ni mucho menos extraña2; y que, por ende, jamás, pero jamás en la vida, porque muy dulce y decoroso es morir por la Patria, volveremos a cambiar de nuevo nuestro status de nación por el de finca privada de nadie y mucho menos aún de Trujillo y los Trujillo.
¡¡¡QUÉ VIVA LA REPÚBLICA DOMINICANA: PATRIA LIBRE O MORIR!!!
Autor: Rodolfo Cuevas©: 07/11/2012;
todos los derechos reservados, ley 65-00.


1 Tumba polvo o cobero.
2 Frase de Juan Pablo Duarte (Padre de la Patria dominicana).

jueves, 18 de octubre de 2012

TÚ Y YO MUJER



TÚ Y YO MUJER

Al conocernos, muy fijo, nos miramos;
así nos empezamos a querer y, luego,
con ávida e intensa furia, nos amamos.

Autor Rodolfo Cuevas©:18/10/2012;
todos los derechos reservados, Ley 65-00.

domingo, 23 de septiembre de 2012

ESE HÁBIL POLITIQUERO

Gatos en el poder (harold Priego)


Pa’ quien o quienes le sirva el sombrero… advierto aquí que cualquier

parecido con nuestra realidad política no es pura coincidencia… realmente… es así…


Prometió, en su demagógica campaña, a sus muy embobados electores —pues, procuraba hablar tan lindo que le decían el encantador de serpientes—, que si lo elegían como Presidente acabaría radicalmente con la pobreza; mas jamás les dejó saber que sería privilegiando la macroeconomía sobre la microeconomía, construyendo obras suntuosas, sobrevaluadas e innecesarias, haciendo prevalecer los intereses particulares de su grupo sobre los intereses generales de la nación y matando de hambre al pobre pueblo…


Este cínico populista —que no estadista— gobernó corruptamente, dejando las arcas del Estado vacías, la nación endeudada hasta el copete y a sus míseros connacionales comiéndose uno con otro; mas salió a pregonar por el mundo que había dejado un país rico, muy rico y en plena efervescencia económica, pero nunca jamás revelaba que, gracias a él, sí lo era, el país era rico, pero de muy urgentes necesidades…


Para colmo, al verse fuera del solio presidencial, se creyó merecedor de liderar la ONU, la OEA, el Celac y hasta de llegar a merecer el prestigioso Premio Nobel de la Paz; pues juraba haber hechos ingentes aportes al pacifismo político en que vivía la humanidad. Y fue que, con el éxito de llegar a ser Presidente, los humos le tomaron la cabeza y, en consecuencia, se sentía gravitar como de victoria en victoria. Y sí, es cierto que era merecedor de la victoria, pero más bien de una larga estadía en aquella asquerosa mazmorra denominada Penitenciaria Nacional de la Victoria.


Autor Rodolfo Cuevas©:23/09/2012;
todos los derechos reservados, Ley 65-00.

sábado, 8 de septiembre de 2012

APENAS UNA REFLEXIÓN


APENAS UNA REFLEXIÓN
Los restos, obstáculos, vicisitudes e inconvenientes, que hemos de vencer en el día a día de nuestra vida, son como la sal o el sazón que condimenta nuestros éxitos; por tanto, más que como mortales enemigos, debemos verlos como aliados que nos entrenan a fin de poder vencer más adelante. A veces me pregunto: ¿Cuán desabrida y desagradable sería la vida si siempre viviésemos en un estado permanente de felicidad y alegría.
Rodolfo Jesús Cuevas Batista
08/09/2012


martes, 31 de julio de 2012

PURAS COINCIDENCIAS


PURAS COINCIDENCIAS

Aristócles, el de las anchas espaldas —razón ésta por la cual en la historia se le conoce mejor con el sobrenombre de Platón—, decía con sumo orgullo a sus numerosos alumnos que su maestro, quien había sido, por muchos cuerpos de ventaja, el hombre más sabio de este mundo, sostenía que su inmenso saber se cimentaba sobre el único hecho de saber que no sabía absolutamente nada; el cual es, en realidad, el verdadero principio de todo conocimiento: partir de cero en cualquier investigación que se realice.

Además, decía el bueno de Aristócles a sus muy atentos discípulos, que su extraordinario preceptor sabía más que cualquier otro ser mortal porque, primero, luchó por conocerse a sí mismo y luego se esforzó por conocer a los demás. Y, es muy obvio que, se hace mucho más fácil el poder sacar la minúscula paja que ves en el ojo ajeno cuando primero has extraído la enorme viga que sabes hay en el tuyo.

Dicho maestro, a pesar de su vasta sabiduría —la cual se traducía en invaluables aportes a la humanidad—, fue injustamente sacrificado por sus compatriotas. Los cargos: Negar el poder de los dioses, semidioses y demás divinidades del Olimpo griego, predicar muy impíamente la existencia de un solo Dios (supuestamente único, todopoderoso y omnipotente) y, además, corromper, con éstas y otras enseñanzas similares, a la sana juventud de su tiempo. En cuanto a la forma de ejecución que sufriría por su osado atrevimiento, se determinó que: Sería envenenado, en acto público, por medio de la obligada toma de la ya famosa Cicuta.

Mas, al de las anchas espaldas, se le olvidó advertir a sus numerosos discípulos que todo parecido de éste, su sabio maestro del pasado, con otro gran maestro del futuro —que también sería igualmente sacrificado, o mejor crucificado, por tan sólo sugerir a los seres humanos: “Amaos los unos a los otros”—, sería tan sólo un asunto de puras coincidencias.

Autor: Rodolfo Cuevas B.©:10/10/2003;
todos los derechos reservados, Ley 65-00.

miércoles, 4 de julio de 2012

BREVE HISTORIA DE UN AMOR



BREVE HISTORIA DE UN AMOR
Yo te miré, tú me miraste;
me enamoré, te enamoraste;
yo te besé y tú me besaste;
¡cuánto te amé, cómo me amaste!
Mía tú fuiste, muy tuyo fui,
te acaricié y me acariciaste;
yo te gocé y tú me gozaste,
feliz te hice, feliz me hiciste;
te disfruté y me disfrutaste.
Mas, pasó algo que nos enojó,
tú te alejaste y me alejé yo;
en ti pensé, tú en mí pensaste,
y ciertamente, nos extrañamos;
pasado el tiempo todo murió,
tú me olvidaste y te olvidé yo.
Así fue todo y muy justo fue,
se extinguió el sol que nos abrazó,
juntos a la vez, nos olvidamos;
y con el sueño, que un día nos unió,
murió ese amor que ambos forjamos.
Autor: Rodolfo Cuevas©: 28/06/2012;
todos los derechos reservados, ley 65-00.


jueves, 7 de junio de 2012

EL MOJAÍTO


EL MOJAÍTO*

Así, muy burlonamente, le motejaban todos aquellos que ahora le trataban, tan sólo porque un día, acosado por la asfixiante situación económica que yugula desde siempre a su mal administrado país de origen, decidió montarse en una embarcación artesanal, de esas denominadas yolas, para (subido en tan frágil y rudimentario armatoste) atravesar entonces leguas, leguas y muchas más leguas de infinitas e impredecibles aguas marinas —por demás, habitadas por hambrientos tiburones— hasta lograr arribar a las prósperas costas del colonizado país vecino. Mas, después de un tiempo de estar malviviendo allí ilegalmente, coligió que aquella titánica empresa no había valido la pena; pues se arriesgó hasta a perder la vida (lo más valioso que posee el ser) en razón de que en su país no hallaba empleo, tan sólo para encontrarse ahora con que allá, en el envidiado país vecino, sí que había empleos, pero cuando él se los solicitaba a los encargados diciéndole: «Patrón, yo quiero trabajá y hago lo que sea legalmente: trapeo, barro, chapeo y hasta friego y lavo platos, si quiere.» Éstos, con muy profunda altivez, tan sólo le respondían con aquel sarcástico: «Aquí no hay trabajo para ningún mojaíto.» Y entonces él, muy entristecido, ante lo desconsiderada de la respuesta y el mote, recordaba (y hasta valoraba ahora) aquella frase dicha y requetedicha, en su país de origen, por el alocado del barrio en que vivía: “Del mismo modo en que el pez respira y nada en sus aguas, cada quien, en su país e’ gente”.
Autor: Rodolfo Cuevas©: 04/06/2012;
todos los derechos reservados, ley 65-00.


* Mote despectivo con que denominan en Puerto Rico a todos los dominicanos que han arribados en yolas (frágiles embarcaciones de madera) luego de atravesar el peligroso Canal de la Mona y el mar Caribe.

viernes, 25 de mayo de 2012

MADRE (POEMA)


Doña Grecia con sus nietecitas Keysi y Yuritza

Saludos, amig@s, el próximo domingo 27 de mayo se celebra en mi país (Rep. Dominicana), el Día de las madres, por tanto, quiero dedicar este breve poema a tod@s mis amig@s y parientes que son madres, así como también a las madres de tod@s mis amig@s y parientes (estén éstas vivas o no) y —muy en especial— se lo dedico a mi siempre esforzada y dedicada madre Grecia María Batista (f) y, junto a ella, a sus mejores frutos, mis tiernas y queridas hermanas y sobrinas. Gracias a tod@s.

MADRE

Madre sólo existe una
(en la inmensa multitud),
bella es, cual una flor,
y ninguna como ella
sabe prodigar su amor…
Una madre es, algo así como
un poema o una tierna canción,
que cada hij@, a su manera,
declama en su corazón…
Son, ellas, las más hermosas,
las más admiradas y bellas,
también las más luminosas,
de las incontables estrellas;
por tanto, nunca jamás éstas oscurecen,
ya que, en las almas agradecidas
de sus proles, fulgurando permanecen;
y, allí, claras, íntegras y bien aprendidas,
sus buenas acciones, perpetuamente florecen.
¡Loor por siempre al ser más bello que existe,
en el mundo y aun más allá de sus fronteras!

Autor: Rodolfo Cuevas©: 25/05/2012;
todos los derechos reservados, ley 65-00.

sábado, 5 de mayo de 2012

LA MULTITUDINARIA MARCHA DE LOS PENDEJOS



En este mes que discurre, se celebran en varios países del Mundo (incluido el mío) elecciones presidenciales, congresuales y municipales, siendo ésta una oportunidad de oro para re-publicar el relato:

LA MULTITUDINARIA MARCHA DE LOS PENDEJOS

En la muy democrática Atenas del Nuevo Mundo, como la sociedad plural, representativa e institucional que es, se celebran bienalmente dos cívicas convenciones, es decir, una por cada dos años. La primera, se celebra para escoger a los compañeros del célebre Alí Baba, o sea, a los 40 ladrones que le sirven de contraparte; en tanto que la segunda, dos años más adelante, se realiza para escoger al mismísimo Alí Baba en persona, o sea, a aquel dichoso mortal que tuvo la suerte de descubrir la cueva en donde escondían su ingente tesoro los 40 ladrones y, a pesar de que sabía que todo aquello era robado y, por lo tanto, ajeno, lo recuperó y con todo, para sí absolutamente, se quedó.
En el feliz y paradisíaco marco de dichos representativos conclaves nacionales, los cuales adquieren la categoría de acontecimientos sociales de primer orden, el Pueblo se arroja con ciego frenesís a las calles, avenidas y mentideros de la prístina Ciudad de los colones y, furibundo, enfebrecido y apasionado, aúpa a sus respectivos candidatos. Se forman entonces, tumultuosas concentraciones humanas, fanáticas contradicciones populares y muy peligrosas —aunque, al final, banales— discusiones políticas que, a veces, degeneran en odiosas y lamentables tragedias que, poco después, todos olvidan...
El populacho, verdaderamente fanatizado, masificado y como víctima de un extraño sortilegio —tal y como ocurre en El Perfume a la enorme multitud ante el poderoso hechizo de Jean-Baptiste Grenouille, con la única diferencia de que, aquí, son muchos más los Grenouille—, se concentra, en el día de tan magna cita, en los entornos de las escuelas públicas, colegios privados, liceos, politécnicos, universidades, clubes sociales y populares y muchas otras instituciones más, a fin de poder cumplir con su cívico deber. La venta de alcohol, así como la apertura de los lugares públicos que expenden bebidas espirituosas, se prohíbe, mediante legal disposición, durante el discurrir de ese día; pero que va, todos beben alcohol hasta más no poder, participando así de una extensa bacanal que parece poseer un carácter inminentemente carnavalesco.
Y muchos extranjeros se preguntan azorados: «¿Y qué obtiene el pueblo novo ateniense como consecuencia de esos tan democráticos certámenes?» En tanto que, algunos lúcidos criollos, les contestan bastante apenados: «Pues, nada; ya que su pobre situación es, notoriamente, mucho más incierta, precaria y desesperante después de celebrados éstos.»
Mas, todos —ellos y los extranjeros— siguen sin poder comprender jamás porqué, cada dos años, aquel Pueblo acude, cada vez más y más masificado, cada vez más y más fanatizado, cada vez más y más motivado, a tales certámenes electorales que han sido correctamente denominados, por los espíritus más críticos de aquella rocambolesca sociedad, como: La multitudinaria marcha de los pendejos.

Autor: Rodolfo Cuevas©: 20/09/2004;  
todos los derecho reservados, Ley 65-00.

domingo, 15 de abril de 2012

FÓRMULA PARA UN MEJOR VIVIR


FÓRMULA PARA UN MEJOR VIVIR

Aquel joven pescador, con cara de suma preocupación, se acercó al lugar en que meditaba el siempre luminoso shamán de su aldea y, luego del saludo de rigor correspondiente, le preguntó:

—Maestro, ¿podría usted decirme —claro, si es qué acaso la conoce— cual es la fórmula que conduce a una mejor manera de vivir?
—¡Oh, pero claro que sí la conozco! Y muy bien, pues, tal es receta llana, simple y sencilla —le respondió el sabio. Y, acto seguido, le indicó—: Comienza borrando el pasado de tu existir e instalándote a vivir en el presente, siendo consciente de vivir en él siempre; y, en cuanto a asuntos de fe, dogmas, creencias, hechos o situaciones se refiere, no creas nunca jamás en algo —ni bueno ni malo— que aún no haya acontecido y menos aún si no ha sido verificado por ti mismo.

—¿Tan sólo eso, Maestro…?

—¡Ah…! Y en aquellos disimiles momentos en que confrontes la bondad o la maldad; la abundancia o la escasez; la riqueza o la miseria; en fin, la dicha suprema o la maléfica infelicidad, recuerda pensar en que: “Eso también pasará”.

Autor: Rodolfo de Jesús Cuevas©: 07/01/2009
todos los derechos reservados, Ley 65-00.

sábado, 31 de marzo de 2012

BREVES LECCIONES DE POLÍTICA


BREVES LECCIONES DE POLÍTICA

Argüía Aristóteles que la política es la conjunción del arte y la ciencia puesta al servicio de la humanidad y fue él mismo quien sostuvo que el hombre es un ser político —zoon politikon— cuyo único fin no es vivir, sino vivir bien; y Duarte, aquí en nuestro patrio lar, argumentó que la política, después de la filosofía, es la única ciencia digna de ocupar las inteligencias nobles; en tanto que, muchísimo antes de nuestro querido patricio, ya Platón había dicho: Hasta que los filósofos se encarguen del gobierno o los que gobiernan se conviertan en filósofos, de modo que el gobierno y la filosofía estén unidos, no podrá ponerse fin a la miseria de los Estados; y, antes y después de ellos, miles de pensadores han demostrado que tal actividad —la política— es la única ciencia de administración del Estado que, aún hoy en día, se conoce, pero el pueblo dominicano no parece colegir que aquello de que sólo el pueblo salva al pueblo es irrefutablemente cierto; por tal razón sigue colocando ineptos, corruptos y prevaricadores comprometidos con la oligarquía a conducir la nave del Estado; por eso sigue otorgando la rienda de la nación a politiqueros oportunistas que se aprovechan de sus puestos para instaurar en torno a ellos ingentes cohortes de aduladores profesionales que organizan cultos de estilos religiosos a sus respectivas personalidades. Por tales razones leemos en el libro Trujillo y yo —las memorias del nefasto Johnny W. Abbes García— lo que, según tal matón, le dijo el Tirano: Referente a esto —la adulación— Trujillo me dijo: «Yo quise ser dictador por cuatro años para arreglar este país, pero estos vagabundos políticos me han sustentado ya por 31 años y el pueblo se ha hecho cómplice de ellos.»
Aquí me gustaría advertirle al pueblo dominicano que así, tal y como sostuvo José Martí, resulta ser aún: Gobiernan los malos cuando los buenos son indiferentes; en tal virtud, como entes sociales que somos, debemos hacer nuestro aquello que dijo Lenin: Si tú no te metes con la política, la política terminará metiéndose contigo y con tu familia; también le recordaré, que debemos tener muy en cuenta lo dicho por Edmund Burke: Lo único que debemos hacer para que el mal triunfe sobre el bien es: no hacer nada.
La política, dominicanas y dominicanos, es un asunto tuyo, mío, de éste y de aquél, en fin, de nosotros todos; pues así, tal y como dijo Epicteto, es y seguirá siendo: El hombre sabio no debe abstenerse de participar en el gobierno del Estado, pues es un delito renunciar a ser útil a los necesitados y una cobardía ceder el paso a los indignos.
En cuanto a mí se refiere, sigo pensando como pensaba Thomas W. Wilson, pues, al igual que él: Yo  concibo la política como la ciencia del progreso ordenado de la sociedad y, muy lamentablemente eso no es lo que tenemos aquí... por eso sigo creyendo que, políticamente hablando, este país debería tomar un sendero mucho más sano, es decir, mucho menos corrompido, por tanto, debe ya de dejar de elegir entre el malo y el menos malo... ¡Basta ya, creemos un verdadero país, en el cual prime una democracia real sustentada sobre un verídico estado de derecho…!
Autor: Rodolfo Cuevas©: 21/08/2009;
todos los derechos reservados, Ley 65-00.                                                            


jueves, 15 de marzo de 2012

INCINERANDO-NOS



INCINERANDO-NOS
Quiero poder penetrar en ti,
pero muy dentro de ti;
y allí, ya surto entre
las tiernas profundidades
de tus cálidas hondonadas,
ser sinceramente tuyo,
pero muy absolutamente tuyo…
Quiero poder navegar en ti,
pero muy dentro de tu ser,
hasta verme naufragar
—si es posible para siempre—
en el telúrico estremecimiento
de tus corporales atributos de mujer…
Quiero apropiarme de tu amor,
pero hacerlo con sublimante candor;
y, al verme así, ungido como el dueño
absoluto de tu fascinante tesoro,
hacerte arder en mi fuego, aunque 
yo también me incinere en tu calor…
En conclusión, quiero quemarme
en tu fuego y, a la vez, abrasarte
entre las llamas de mi varonil ardor…


Autor: Rodolfo Cuevas©: 14/03/2012;
todos los derechos reservados, ley 65-00.

jueves, 1 de marzo de 2012

EL SUBLIME ARTE DE PENSAR


EL SUBLIME ARTE DE PENSAR
El anciano Rou, quien, procedente del consultorio tribal en que ejercía como shamán, acababa de arribar al humilde bohío que compartía con uno de sus nietos, descubrió a éste cuasi enmarcado en el umbral de la ventana y como ensimismado en las más hondas cavilaciones.
—¿Qué haces allí, tan absorto, Fito? —preguntó el viejo.
—Pienso, abuelo, tan sólo pienso —contestó el sorprendido joven.
—¡Oh, qué bien! —refutó el anciano—. Estás, entonces, ejerciendo la mayor labor y, por tanto, la más sublime de las artes.
—¿Cómo va a ser, abuelo? ¿Según tú, el pensar es el mayor trabajo y la más sublime de las artes? —inquirió, con evidente sarcasmo, el irreverente muchacho.
—Sí, así mismo es, mi querido Fito; ya que, de él, nacen las más grandes ideas y, basado en él, se erigen los más extraordinarios proyecto que existen en el mundo —se esforzó por demostrar el anciano.
—¡Ah, bueno! Pues, entonces, de hoy en adelante, dedicaré todo mi tiempo “al sublime arte de pensar” —ironizó el joven, en tanto que entrecomillaba los dedos en el aire—. Así, ya, nunca jamás tendré preocupaciones.
¡Muuuyyy biiieeen! —Exclamó emocionado el anciano Rou, para luego puntualizar seriamente—: Sí te advertiré algo, Fito, y es que de lo único que tendrás que preocuparte siempre es de pensar bien y actuar en consecuencia.
Autor: Rodolfo Cuevas©: 09/12/2011;
todos los derechos reservados, ley 65-00.

jueves, 16 de febrero de 2012

CAAMAÑO EN LAS MONTAÑAS



UN DÍA COMO HOY MURIÓ CAAMAÑO

Francisco Alberto Caamaño Deñó —nacido un 11 de junio de 1932 y fusilado el 16 de febrero de 1973— fue un militar que ocupó provisionalmente la presidencia de la Rep. Dominicana, en representación de los más legítimos intereses del pueblo dominicano, en la denominada Guerra de Abril de 1965, provocada por la segunda intervención yanqui al país.
El día 3 de febrero de 1973 él y ocho hombres más desembarcaron en Playa Caracoles, al sur del país, erigiéndose en un frente guerrillero que traía la intención de derrocar al gobierno continuista y antidemocrático del Dr. Joaquín Balaguer.
Con la muerte del coronel Caamaño (fusilado el 16/02/73 luego de ser capturado con su rifle averiado y sin municiones a la tierna edad de 41 años) desapareció la última esperanza democrática de la Rep. Dominicana y una de sus figuras más emblemáticas.
El coronel Caamaño fue el héroe que restauró la libertad y soberanía de la Nación Dominicana frente a las tropas interventoras yanquis, por tanto, es considerado como unas de las más importantes figuras patrióticas nacionales.
En su lucha esgrimió los ideales de los Padres de la Patria, de Gregorio Luperón y de los demás héroes restauradores.
He aquí mi pequeño homenaje versificado a ese gran titán de la democracia, de la libertad del ser humano y, más aún, de la dominicanidad.

CAAMAÑO EN LAS MONTAÑAS

En aquel día inescrutable,
en que Caamaño pereció
bajo el estrepitoso fragor
de los fusiles que, con su
criminal tableteo de muerte
y desolación, rugían entre
las montañas ocoeñas,
la boreal aurora de la Patria
ensombreció, muy triste,
lúgubre y luctuosamente,
y la libertad, con su faz
avergonzada, decidió
ausentarse, de una vez
y para siempre, de entre
los imperialmente colonizados
confines que demarcan
a la bella isla de Quisqueya;
negándose a volver allí jamás,
hasta que la verdadera democracia,
refulgiendo cual la más radiante estrella,
no florezca, nueva vez, ardiente, cual crisol
y valiente, como un héroe, sobre ella.
Y así, de tan inmenso, sería el tamaño
de su homenaje a Caamaño.
Autor: Rodolfo Cuevas©: 23/10/2009;
todos los derechos reservado, Ley 65-00.