martes, 31 de julio de 2012

PURAS COINCIDENCIAS


PURAS COINCIDENCIAS

Aristócles, el de las anchas espaldas —razón ésta por la cual en la historia se le conoce mejor con el sobrenombre de Platón—, decía con sumo orgullo a sus numerosos alumnos que su maestro, quien había sido, por muchos cuerpos de ventaja, el hombre más sabio de este mundo, sostenía que su inmenso saber se cimentaba sobre el único hecho de saber que no sabía absolutamente nada; el cual es, en realidad, el verdadero principio de todo conocimiento: partir de cero en cualquier investigación que se realice.

Además, decía el bueno de Aristócles a sus muy atentos discípulos, que su extraordinario preceptor sabía más que cualquier otro ser mortal porque, primero, luchó por conocerse a sí mismo y luego se esforzó por conocer a los demás. Y, es muy obvio que, se hace mucho más fácil el poder sacar la minúscula paja que ves en el ojo ajeno cuando primero has extraído la enorme viga que sabes hay en el tuyo.

Dicho maestro, a pesar de su vasta sabiduría —la cual se traducía en invaluables aportes a la humanidad—, fue injustamente sacrificado por sus compatriotas. Los cargos: Negar el poder de los dioses, semidioses y demás divinidades del Olimpo griego, predicar muy impíamente la existencia de un solo Dios (supuestamente único, todopoderoso y omnipotente) y, además, corromper, con éstas y otras enseñanzas similares, a la sana juventud de su tiempo. En cuanto a la forma de ejecución que sufriría por su osado atrevimiento, se determinó que: Sería envenenado, en acto público, por medio de la obligada toma de la ya famosa Cicuta.

Mas, al de las anchas espaldas, se le olvidó advertir a sus numerosos discípulos que todo parecido de éste, su sabio maestro del pasado, con otro gran maestro del futuro —que también sería igualmente sacrificado, o mejor crucificado, por tan sólo sugerir a los seres humanos: “Amaos los unos a los otros”—, sería tan sólo un asunto de puras coincidencias.

Autor: Rodolfo Cuevas B.©:10/10/2003;
todos los derechos reservados, Ley 65-00.

16 comentarios:

ReltiH dijo...

LA VERDAD, PENSAR DIFERENTE, ACTUAR DIFERENTE, SIEMPRE HAN SIDO UN ACTOS MAL VISTO. POR ESO ÉSTA COINCIDENCIA SIEMPRE SE DARÁ, YA QUE LA GRAN MAYORÍA DE NOSOTROS NO SOMOS REALISTAS. GRAN TEMA ÉSTE MUY INTERESANTE.
UN ABRAZO MI HERMANAZO

EL AVE PEREGRINA dijo...

Amigo Rodolfo,un gran escrito que nos debiera de hacer reflexionar...al que habla y dice verdades...se le tacha de loco o se le condena...y lo que de verdad.... debiéramos de asir... lo desperdiciamos.Cuanto erramos y que pocas veces nos damos cuenta...

Gracias por estas lecciones, tu también eres sabio.

Un abrazo, desde Galicia.

Alondra dijo...

¡Hola Rodolfo! lentamente voy volando a las ventanas amigas y pido disculpas porque he tardado en llegar.
¿Similitud de personajes? Amigo, la humildad no está de moda, no se pregona con el ejemplo y para colmo la diferencia está mal vista...
Cuando empecemos a respetar las diferencias, a no juzgar alegremente y a vivir en comunión con la naturaleza, entonces nos acercaremos un poco a la tan deseada "paz en el mundo".
Un saludo afectuoso

María dijo...

Hola, amigo Rodolfo, es un lujo estar entre tus letras en este rincón de enseñanza y emociones.

Un beso.

Rodolfo Cuevas dijo...

Mis saludos fraternos y cariñoso para ti, estimado hermano Reltih:
Así suele suceder aquí en el mundo, amigo querido, la verdad, en vez de ser un valor, es una gran molestia; a nadie parece gustarle la verdad, pero siempre existirán seres excepcionales, tales como los personajes de este relato, que la defenderán hasta con sus propias vidas.
Mucho me alegra que te haya gustado este tema, mi apreciado hermano.
Gracias, por tu siempre firme apoyo, recibe mis afectuosos abrazos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Para EL AVE PEREGRINA:
Mis cariñosos saludos, apreciada Asun, y gracias por tus siempre agradables visitas. Comparto plenamente tu pensar. Deberíamos ser más y mejores abanderados de la verdad. Gracias del alma, pues...
Recibe, desde el siempre cálido Santo Domingo, mis mejores abrazos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Mis saludos tiernos, Alondra:
Gracias, amiga querida, por hacer un alto en tu vuelo para posarte un ratito en mi humilde ventana virtual.
Así, como dices, lamentablemente es: "La humildad no está de moda, ya no se predica con el ejemplo y lo que es diferente a lo demás es mal visto"; cosas tristes, éstas, pero muy ciertas. Comparto, apreciada amiga, muy plenamente tu forma de pensar...
Gracias por haber estado por acá, Alondra querida, recibe mis siempre fraternales abrazos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Mis saludos, bella María:
Muy agradecido por tus visitas y este hermoso comentario que aquí me dejas, amiga querida. Mucho me alegra, saber que puedo llegar a enseñar y hasta a emocionar. Humildemente, muchas gracias, apreciada amiga María.
Recibe mis siempre tiernos y fraternales abrazos.

Trizbeth dijo...

Holaa Rodolfo! Increíble y reflexivo texto. Siempre los actos que traen grandeza, pensamientos, historia y marcan caminos y tendencias, van por mala suerte cubiertos de acoso y acusaciones, de incomprensión y en su mayoría de muerte, para luego, entender y comprender lo grande e importante que fueron estos hechos y estas valientes personas que no dieron marcha atrás a sus convicciones y creencias.

Encantada de leerte, lo hice más de una vez, siempre nos traes de todo un poco y bien dicho, qué gusto mi querido amigo!

Abrazosss grandes para ti!

fus dijo...

Leer a nuestros sabios e interpretar sus palabras nos hace ser màs limpios de pensamientos.
Enhorabuena.

un abrazo

fus

Rodolfo Cuevas dijo...

Para Trizbeth:
Mis saludos, estimada amiga Beatriz. Gracias por dejarme este excepcional comentario; comparto todo lo que en el dices, tanto que aquí lo reitero:
"Siempre los actos que traen grandeza, pensamientos, historia y marcan caminos y tendencias, van por mala suerte cubiertos de acoso y acusaciones, de incomprensión y en su mayoría de muerte, para luego, entender y comprender lo grande e importante que fueron estos hechos y estas valientes personas que no dieron marcha atrás a sus convicciones y creencias."
Es un comentario sin desperdicio y ciertamente aleccionador.
Abrazos de quisqueyano a quisqueyana, preciosa Bea. Muy felices días.

Rodolfo Cuevas dijo...

Mis saludos, estimado amigo Fus:
Gracias del almas por tus siempre agradables visitas y comentarios, también por este tan efusivo "Enhorabuena".
Recibe, amigo querido, mis más fraternales abrazos.

Marina-Emer dijo...

Me gusto mucho el relato de ARISTÓCLES...yo he leido algo sobre este gran genio
TE DESEO UNA FELIZ SEMANA CON GRAN AFECTO y te dejo un abrazo y un par de besos
Marina

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Hola mi querido Rodolfo, una buena entrada, sin duda, nuestros filósofos en el pasado hicieron una buena introspección interior, por eso no fueron entendidos.
Gracias
con ternura
Sor.Cecilia

Rodolfo Cuevas dijo...

Para Marina-Emer:
Mucho me alegra, amiga querida, saber que le ha gustado, gracias, pues. Agradezco también sus afectos y buenos deseos. Reciba mis tiernos y afectuosos abrazos y que tenga muy felices días.

Rodolfo Cuevas dijo...

Mis saludos, siempre dulce y tierna Sor Cecilia:
Agradezco mucho que esté por aquí. Gracias por esa reflexión que me dejan sus palabras ("...nuestros filósofos en el pasado hicieron una buena introspección interior, por eso no fueron entendidos...") Ciertamente, así fue...
Gracias también por su ternura, reciba mis cálidos y afectuosos abrazos y que tenga muy felices días.