miércoles, 14 de abril de 2010

ENTRE LOCURAS Y CORDURAS


ENTRE LOCURAS Y CORDURAS
¿Saben, amigos?, muy a propósito de locuras y de corduras, y a  sabiendas de que la franja divisoria, entre tales ¿defectos o virtudes?, es apenas una línea sutil e imperceptible, muchas veces me pregunto: ¿Vivimos en un mundo donde, en realidad, impera la cordura o somos todos pastos de una pandemia irascible de colectivas locuras?; ¿compete al loco o al cuerdo el agradable privilegio de administrar, a su ancha, la dicha, la bondad y la ternura o somos, ambas entidades, víctimas predispuestas, y, por ende, predilectas, de la infelicidad, la maldad y la amargura?; ¿será el amor la definitiva cura para el mal de la locura o, muy por el contrario, es éste,  para aquel que se cree cuerdo, un pasaje permanente a la isla de la locura?; ¿serán las ciencias, las artes y las letras potestades exclusivas, ya del uno, ya del otro o pertenecerán a ambos sujetos de la historia por igual? Mas, y ya en franca conclusión, desde el fondo de mi alma de aedo —sabemos bien que «de médico, poeta y loco, todos tenemos un [buen] poco»—, siempre escucho a mi subconsciente responderme que: aún sin importar el grado de locura o de cordura que cada uno poseamos, todos iremos a parar al fondo de una fría y oscura sepultura... que, en verdad, todo lo que importa en la vida es que seamos solidarios y amorosos para con el prójimo y nada más... que seamos humanos, muy humanos y generosos, el uno para con el otro, sin que esto lo determine jamás el grado de cordura o de locura que algunos nos supongan... que nos hagamos el bien perennemente, sin esperar, a cambio, recibir el equivocado galardón de una reciproca recompensa... y, hoy, mucho más que persuadido, convencido, confieso que sí, me parece que, en tales fórmulas, podría residir aquel tan buscado secreto de convivencia pacífica, armoniosa y feliz que, desde hace siglos, persigue la humanidad... son éstas, mis queridos amigos, tan sólo algunas preguntas que, muy de vez en cuando, me formulo...  ...sin ofensas... y nada más... Gracias mil por leerlas...
Autor: Rodolfo Cuevas©: 14/04/2010;
todos los derechos reservados, Ley 65-00.

48 comentarios:

El ave peregrina dijo...

Pienso amigo Rodolfo que ambos tienen el derecho, nada está reñido al respecto...
el amor lo cura todo, por ello la solidaridad a nuestros semejantes debe de evidenciarse... y sin mirar nombre ni apellido...

Un abrazo desde mi Galicia.

Paloma Corrales dijo...

Sabias reflexiones mi querido Rodolfo, pero sobre todo excelentes conclusiones; amor, solidaridad, generosidad y ese mandamiento que resume todos: "ama al prójimo como a ti mismo" Ainsssss... ¿aprenderemos?

Un abrazo muy grande.

Abuela Ciber dijo...

Leyendote y reflexionando, creo que tenemos ambas cosas, cordura y locura, y por eso existimos en este mundo tan en descontrol con la realidad.

Cariños

reltih dijo...

muy certero tu escrito. preguntas muy coherente, con solidez. razonamiento de la vida.
creo qué quién se ofenda es porqué la nobleza no ronde en sí.
tremendo tema mi hermano.
un fuerte abrazo

Ursula dijo...

Rodolfo...

es cierto amigo querido... locura y cordura... como la rosa la espina...
pero... como bien dices amigo querido... si podemos abrazar ese sueño de amor y hacerlo tan nuestro que ya no nos pertenezca... éste se extenderá y hará raices...!
seguiremos sembrando mientras tanto... en la sombra del árbol se reconocerán sus savias!
te abrazo desde el corazón!!!

hermosos días!!!

beso!!!

Felina Mulher dijo...

A minha mente é muito insana pra comentar este teu texto.Mas de poetas e loucos, todos temos um pouco, ou não?


beijos meus.

Pedro F. Báez dijo...

Rodolfo, has tocado hoy con asombrosa sencillez y sapiencia uno de los temas más antiguos e irresolutos que han acompañado a la Humanidad desde sus albores. En mi concepto, la locura, como patología, no existe. Es, simplemente, el escape de un individuo hacia otra realidad o dimensión donde no funcionan ni tienen sentido nuestras reglas ni nuestros conceptos de conciencia, de espacio, de tiempo... Sea como fuere, una vez más coincido con tu acertado juicio de que todos debemos amarnos y respetarnos, sin tener en cuenta todas las barreras artificiales que por milenios nos han inculcado filosofías y modos de vida que a estas alturas se hacen ya obsoletos e insostenibles. Ama a tu prójimo, dijo Aquél y no existe regla más sencilla ni más efectiva para vivir y dejar vivir. Un abrazo, hermano. Tiene la República Dominicana un portento en tu persona. Brillas y das esplendor a tu bella nación desde muchas y muy disímiles facetas. Te admiro.

Everson Russo dijo...

Belissimo texto amigo,,,penso que nessa vida,,,todos nós carregamos um pouco de loucura...faz bem ao viver...abraços de paz e amizade...um belo dia pra ti.

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola Rodolfo!
Unas preguntas, que casi todos en algún momento nos hacemos.
Si bien, el Procedimiento es de sentido común,
solo poner en práctica la hermandad entre los Pueblos.
A partir de ese paso, vienen dados los demás.
Sin embargo la realidad es otra muy distinta,
prevalece precisamente todo lo contrario,
las desigualdades… Etc.
Es de suponer que algún día, se encenderá la Luz.
¡La locura es excusa...!


Saludos de J.M. Ojeda
P.D. Que pase buen dia.

15 de abril de 2010 08:07

Mercedes Pión dijo...

Rodolfo como te va? mucho tenia que no te visitaba :) pues ya estoy de vuelta y mejor que nunca haha

Rodolfo Cuevas dijo...

El ave peregrina:
Gracias por tu opinión, bella amiga. Me parece que compartimos muy plenamente nuestros puntos de vistas.
Desde Rep. Dominicana, recibe un abrazo cálido.

Rodolfo Cuevas dijo...

Paloma Corrales:
Gracias por tus palabras, amiga preciosa; son ciertamente alentadoras. Espero que sí, que, algún día, los humanos aprendamos sobre nuestra gran responsabilidad para con el TODO.
Un gran abrazo, amiga querida.

Rodolfo Cuevas dijo...

Abuela Ciber:
Cuanta sabiduría encierran su palabra, querida abuela... es un lujo su comentario.
Reciba mi afectuoso cariño.

Rodolfo Cuevas dijo...

Reltih:
Gracias, hermano querido; mucho me alegra que te haya gustado mi entrada...
Un gran abrazo, hermano mío.

Rodolfo Cuevas dijo...

Ursula:
Mi querida amiga, tus palabras son un dechado de sabiduría; «por sus frutos los conocereís», dice el mandato divino... Con personas que piensen como tú, se hace aún mucho más promisorio el, hoy nebuloso, futuro de la humanidad...
Besos tiernos y abrazos cálidos para ti, amiga querida.

Rodolfo Cuevas dijo...

Felina Mulher:
Mi muy querida Felina, así como dices es: «De médico, poeta y loco todos tenemos un poco». Me conformo con tu bella presencia en mi espacio.
Besos cálidos, amiga.

Rodolfo Cuevas dijo...

Pedro F. Báez:
Mi querido, hermano antillano, tus hermosas palabras me han dejado conmovido; yo sólo procuro aportar con humildad mi diminuto grano de arena a la sociedad en que actúo, que, para mí, es el mundo; mas, como sé que «honrar honra», más aún cuando dichos galardones provienen de una persona tan culta y conocedora como lo eres tú, acepto con sencillez y dignidad tan elevado cumplido.
Mucho me alegra que te haya gustado mi artículo...
Un gran abrazo, hermano de raza.

Rodolfo Cuevas dijo...

Everson Russo:
Gracias mi muy querido amigo. Yo también te deseo los mejores días.
Comparto muy plenamente tu comentario aquí vertido, todos somos un poco loco o un poco cuerdo.
Recibe un gran abrazo de hermano, mi amigo.

Rodolfo Cuevas dijo...

J.M. Ojeda:
Gracias mil, mi querido amigo, por este tan sabio comentario. Yo también espero que algún día se encienda la luz, se extingan las desigualdades y la locura deje de ser la excusa predilecta...
Un gran y sólido abrazo, amigo Ojeda.

Rodolfo Cuevas dijo...

Mercedes Pión:
Saludo, mi querida compatriota, le había echado de menos. Yo estoy bien y espero que usted también lo esté; siempre le he manifestado lo bien que me hace sentir el hecho de contar con su amistad. Gracias del alma, por su visita y por estar de vuelta; espero en Dios que sí, que siga mucho mejor que nunca.
Un gran abrazo, amiga querida.

Everson Russo dijo...

Um belissimo final de semana pra ti amigo,,,forte e fraterno abraço de amizade e paz.

salvadorpliego dijo...

Diré, que antes de la sepultura, guardemos un poco de locura y compostura…

Un fuerte abrazo para ti.

Rodolfo Cuevas dijo...

Everson:
Amigo, gracias. Yo también te deseo el más feliz fin de semana y te reitero mi pensar, tu amistad es, para mí, un gran privilegio.
Va un abrazo fraterno, amigo.

Rodolfo Cuevas dijo...

salvadorpliego;
Gracias amigo, poeta, por su siempre oportuno comentario.
Un abrazo fraterno.

Everson Russo dijo...

Um belissimo sabado pra ti amigo,,forte abraço.

Rodolfo Cuevas dijo...

Everson:
Gracias, amigo. Yo también te deseo los mejores días...
Un abrazo.

María dijo...

La locura... la balanza desequilibrada de escape incontrolado de emociones, pero ... ¿y quién no se ha sentido alguna vez con la balanza para un lado?

Cuando algún problema fuerte nos acecha, cuando alguien sufre una ruptura, cuando...

Hay un refrán que dice: "No estan todos lo que son, ni son todos los que estan".

Feliz fin de semana, amigo.

Un beso.

MTeresa dijo...

Amigo querido,
filosofías que invaden
las mentes lúcidas de las personas.
Todos tenemos un punto de locura
pero lo que cuenta es precisamente
cuestionarse todo,
no conformarse con lo que la sociedad
acepta como uniformes concepto.
Los cuerdos nos volvemos locos
de tanto elucubrar
y los locos se vuelven tontos
por no practicar la mente.
Un muy feliz domingo, amigo

Rodolfo Cuevas dijo...

María:
Así es, todos, en un momento u otro, sea por causa x o y, perdemos el control de nuestra vida; más aún por pérdidas, rupturas o fracasos inesperados. Ya dijo Terencio que: «Como humanos que somos, nada humano no es ajenos».
Gracias mil, por tu comentario, amiga, recibe de mí un tierno abrazo.

Rodolfo Cuevas dijo...

María Teresa:
Muy grata y esperada tu presencia en mi espacio... La celebro...
Ciertamente, amiga, todos tenemos puntos de locura y de cordura; por tal razón enuncia el refrán aquel que: «De médico, poeta y loco, todos tenemos un poco». Aunque, más congruente aún con tu comentario, existe un estribillo que canta: «Hay locos que no son locos; hay locos que locos son y hay locos que vuelven locos. a los que locos no son». Muy buen comentario el tuyo y muy bueno el saber que estás bien...
Recibe de mí un tierno abrazo.

Everson Russo dijo...

Uma semana cercada de paz pra ti amigo...forte abraço.

Rodolfo Cuevas dijo...

Everson:
Igual amigo; que la Suprema Providencia te ilumine y te colme de bendiciones siempre. Gracias por tu reiterados parabienes.
Abrazo fraterno.

la_gaviota dijo...

hola amigo, un escrito muy veridico, en los dias que vivimos, nos biene, mas bien como anillo, al dedo, aquello, que deseamos encontrar vivir sabiamente, y al contrario vivimos un mundo sin sentido, donde lo verdadero carece de moral, de esperanzas, donde la vision que tenemos de nosotros mismos, es un mundo sin sentido, entonces estamos todos locos, o somos cuerdos, dentro de esa cordura de la que hablan, las esperanzas de vida, que hacemos, mi querido amigo, como vivimos, una vida, sin apusas sin tiempos, una vida conflictiva, una vida enredosa engañosa, sin amor, y carente de to, carente de fe, y nosotros nos llamamos cuerdos...... yo no lo creo, un besito muacjkkkk

Rodolfo Cuevas dijo...

Gaviota:
Muy interesante comentario el tuyo, querida amiga; concuerdo muy plenamente con lo que en él expones; o sea, lo ratífico...
Beso cálido y abrazo tierno, amiga bella.

María dijo...

Feliz comienzo de semana, Rodolfo.

Saludos.

Melody Paz dijo...

Dos caras de la misma moneda: locura y cordura, ambas peleando dentro de nuestra frágil humanidad. Pero el amor es lo que nos salva, nos hace gozar el lado bello de la locura y nos hace ser más solidarios, mas generosos y nobles. Es el antídoto contra la locura extrema y dañina, y la cordura rígida y estéril. Nos coloca casi, justo allí en el centro de nuestro ser.
Besukkkisss para ti amiguito, y como siempre un placer leerte.

Rodolfo Cuevas dijo...

María:
Gracias, mi bella y querida amiga. Yo también te deseo la mejor semana posible...
Saludos fraternos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Melody:
Certero y enjundioso analisis el que has hecho aquí, mi querida amiga; pues, así, tal y como dices es:
«...el amor es lo que nos salva, nos hace gozar el lado bello de la locura y nos hace ser más solidarios, más generosos y nobles. Es el antídoto contra la locura extrema y dañina, y la cordura rígida y estéril. Nos coloca casi, justo allí en el centro de nuestro ser.»
El amor, que por cierto, es un poco loco y un poco cuerdo, es, mi Bella creadora de historias, el poderoso escudo que protege a la humanidad y, por tanto, a sus componentes.
Gracias, querida amiga por visitarme, te envío besos dulces y abrazos tiernos.

Liliana G. dijo...

Querido Rodolfo, para intentar contestar a todas tus preguntas deberíamos tomarnos unos cuantos cafés :)
Sólo te diré que comparto tus conclusiones. Además ¿Quién es quién para decirle loco al otro? Y aunque se le diga, ambos (cuerdos y locos) somos igualmente humanos e imperfectos, de modo que bien haríamos en empeñarnos en ser mejores personas, como bien lo has dicho, en lugar de etiquetarnos entre nosotros.

Un besote muy grande.

Rodolfo Cuevas dijo...

Liliana:
Mi queridísima hermana, tienes mucha razón en tus planteamientos y los comparto cabalmente; mas sigo creyendo que de "médico, poeta y loco todos tenemos un poco"; me parece que la vida es un permanente ir y venir entre locura y cordura. Considero que el amor debe ser la divisa de cambio del mundo: "Amaos los unos a los otros", dijo el Maestro... "Amor con amor se paga", dice el pueblo...
Grandes besos y fuertes, pero muy tiernos y delicados, abrazos, para ti Liliana.

Alma Mateos Taborda dijo...

Un post magnífico para reflexionar hondo. Felicitaciones. Un abrazo.

Rodolfo Cuevas dijo...

Alma:
Gracias por tu comentario, querida amiga, me alegra que este artículo haya sido de tu agrado.
Un tierno abrazo.

Vicsabelle dijo...

Cuantas reflexiones nos dejas aquí, Rodolfo, que tan vulnerables somos y cuan cerca estamos de uno u de otro... el bien y el mal... la locura y la cordura...
Amar, comprender y ser nosotros mismos...

Un beso

Rodolfo Cuevas dijo...

Vicsabelle:
Saludos, mi apreciada compatriota. Dichas reflexiones son tan sólo unas cuantas y procuran mostrar al ser humano la fragilidad de sus actos y la importancia del amor para con el prójimo. Gracias por visitar mi espacio, querida amiga.
Reciba de mí un tierno y cálido abrazo.

jordim dijo...

ha valido la pena leer estas letras, sigue en ello..

Rodolfo Cuevas dijo...

Jordim:
Gracias, camarada Jordim, por visitarme, comentar y estimularme.
Un agran abrazo.

Mayte_DALIANEGRA dijo...

¡¡Hola, querido Rodolfo!! Pues sí, estoy contigo en que, locura o cordura, el leit motiv del ser humano ha de ser cambiar el mundo a mejor, (que a peor no hay que proponérselo para hacerlo), e intentar cambiarlo, porque el solo hecho de llevarlo a cabo ya es suficientemente gratificante, sin esperar banales medallas ni paraísos perdidos, sin esperar a cambio recompensa alguna...aunque sí, la mejor recompensa es sentirse a bien con uno mismo. Un abrazo y un beso fuertes y fraternales desde el otro lado del océano...

Rodolfo Cuevas dijo...

Mayte:
Ciertísimas tus palabras, querida amiga; el hombre debería luchar por cambiar el Mundo y no por dañarle; así legaría a sus descendientes una heredad llena de amor y paz; pues, aunque suene un tanto utópico, implantar el amor y la paz en el mundo, mejorando las condiciones de los seres humanos (sean éstos locos o cuerdos) debería ser el leit motiv del ente humano que detenta poder; su recompensa: la satisfacción de haber hecho su trabajo.
Gracias, amiga por tu visita; desde el trópical Caribe, yo también te envío besos dulces y abrazos muy tiernos.