lunes, 2 de agosto de 2010

MALDITA SEA LA BUROCRACIA


MALDITA SEA LA BUROCRACIA

Aquel era el día más feliz de su vida; pues, como padre que era, había estado esperando muy silenciosamente su llegada. Su único hijo Juan José, quien vivía en la vecina Italia, le anunciaba, por vía epistolar, que se casaba con Simona, una joven italiana, a la cual él describía como la mujer más hermosa que ojos humanos hayan visto jamás. Tal era la razón por la cual José Juan estaba tan emocionado; ya que, como todo padre, soñaba con tener nietos y, más aún, proveniente de una joven tan bella como ésa.
La boda era el fin de semana próximo y, como él vivía en España, específicamente en la Región de Murcia, gracias a los muchos beneficios traídos por la Unión Europea, sólo tendría que levantarse temprano y dirigirse a la oficina de pasaportes más cercana a renovar su documento de viaje; ya que, aunque lo poseía, no lo usaba porque no había viajado nunca; luego, tomaría un tren hacia Italia y, ya allí, conocería a la preciosa Simona y participaría de los actos nupciales.
A tal efecto, se levantó bien temprano en la mañana; ya en la oficina de pasaportes, cumplió con todos los requisitos exigidos y llenó todos los formularios que debía llenar; luego, se puso a esperar muy tranquilamente a que le entregaran su renovado documento de viaje. Después de tener muchísimas horas esperando, le notificaron que no le podían renovar el pasaporte, en razón de que él había muerto hacía 14 años atrás en la cercana Comunidad de Valencia. El funcionario que le atendió no sólo le mostró el acta de defunción original, sino que también le suministró una copia del mismo y de la autopsia que le realizaron para determinar la causa de su muerte. Allí,  él pudo leer su nombre completo: José Juan García Estévez; así como también verificar todos sus demás datos personales y saber que, según la autopsia que le practicaron en tal entonces, murió de una infección pulmonar causada por el cigarrillo. “Pero, ¿si yo no he fumado jamás?”, pensó. De más está decir que, más que estupefacto, se sentía sobrecogido; pues, estando vivo, tenía entre sus manos un documento que certificaba las causas de su muerte y que, legalmente, decía que había muerto hacía ya 14 largos años atrás.
Cuando preguntó al funcionario que lo atendía que debía él hacer al respecto para poder renovar su documento de viaje, ya que debía de viajar a Italia en el fin de semana próximo para poder asistir a la boda de su hijo para con su bella novia; éste le indicó que primero debía ir a Valencia, con su documento de viaje y la copia del acta de defunción que le había dado, a fin de, allí, poder iniciar las diligencias jurídicas necesarias para anular su muerte; y que, quizás, con un poco de suerte, de 15 días a un mes, le otorgaban un nuevo pasaporte.
 Más que molesto, muy frustrado, regresó hacia su hogar; se sentía ciertamente incomodo e impotente, ya que, por enterarse tan repentinamente de su muerte, se perdería esa inestimable oportunidad que, por tanto tiempo, anheló: ver a su hijo casarse y conocer a esa preciosa nuera que éste le describía como la más bella entre las bellas; por tal razón, mientras que retornaba hacía su humilde hogar, se decía para sí: “¡Ah, maldita sea la burocracia del demonio! ¡Cuántos abusos comete esta desgraciada en contra de los pobres ciudadanos!”
En verdad, aunque sí lo deseaba con el alma, no podría viajar a Italia; pues la maldita burocracia lo había matado documentalmente y ahora se encontraba ante el dilema de tener que emprender acciones legales a ver si, después de 14 largos años de muerto, ésta soberana de los malos gobiernos, se dignaba a resucitarlo.

Autor: Rodolfo Cuevas©: 09/06/2010;  
todos los derechos reservados, Ley 65-00.

46 comentarios:

Paloma Corrales dijo...

Ya lo has dicho tú en título... ¡¡maldita burocracia!!

Besos, mi querido amigo.

Pedro F. Báez dijo...

La burocracia, o como digo yo, perdonando lo vulgar de la expresión: la "culocracia"; porque eso son: cabrones infelices o malvados perversos sentados sobre sus posaderas el día entero rumiando papeles como las vacas... Magnífico relato, Rodolfo mío; magnífico y triste con un macabro toquecillo de humor negro que lo hacen aún más sagaz y efectivo. Gracias por visitar La Blogoteca para volar por mi página. Te abrazo y te espero siempre.

♥ Sussy* dijo...

Valla que desgraciados!
Siempre e pensando q ellos si se pueden Equivocar y nadie les dice nada, Pero los ciudadanos no podemos tener errores por que nos salen caros, Me encanto leerte Rodolfo
Te dejo besos y abrazos* q tengas una linda semana.

♥ Sussy* dijo...

ah el articulo esta excelente muy bueno, pero a la vez! triste pobre Hombre le hicieron perder su ilucion tan anhelada.

El ave peregrina dijo...

Bello relato, donde una vez mas el error humano está presente, pero es así...me quedo pensando en la pobre cara del señor...pues quedaría sin ir a la boda...pues... amigo Rodolfo,las cosas de palacio van despacio...eso lo decía mi abuela.

Un placer pasar por tu casa.

Un abrazo, amigo.

Mercedes Ridocci dijo...

Me ha gustado la forma literaria que has empleado para criticar la agónica burocracia.
Un abrazo

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, mi bella amiga:
Así es preciosa Paloma, ¡Maldita sea por siempre la burocracia!
Besos y abrazos muy tiernos, querida mía.

Rodolfo Cuevas dijo...

Pedro amigo, ¿qué tal?:
Como siempre constituye un placer inmenso el interactuar contigo después de recibir tu bien pensado comentario. En éste no hay ni siquiera una pizca de desperdicios; respaldo a morir todos lo que ha agregado sobre este "culocrático" mal que parece ser endémico en América y en el mundo...
Amigo mío, eso era lo menos que podía hacer, pues, ante ti, en eso de escribir, hay que inclinarse muy reverentemente.
Recibe mis mejores abrazos, apreciado amigo y hermano antillano, y sepa que en mi alma, se le quiere.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, Sussy preciosa:
¡Ay, amiga querida!, que triste verdad esta que aquí dices, lo errores de los malditos burócratas los pagamos, y muy caro, los infelices ciudadanos; pues, esos infaustos, siempre creen tener la razón.
Gracias por leerme, bella Sussy, me encantan tus atinados comentarios.
te envío besos y abrazos cálidos y te deseos muy felices días.

Rodolfo Cuevas dijo...

Sí, Sussy, Preciosa, así fue; hicieron que el señor hirviera de plena impotencia; yo mismo me he sentido, antes la maldad de los burócratas, igual de impotente que este triste personaje...
Gracias, Sussy hermosa, te abrazo de nuevo.

Rodolfo Cuevas dijo...

El ave peregrina:
Gracias, amiga querida, me alegra de que te haya gustado mi anti burocrático relato.
Admito que es muy triste lo que pasó y vivió tal señor, pero no podemos callar y dejar de denunciar la negligencias de tales malvados.
Según veo, amiga Asun, tu abuela era una verdadera sabia.
Sabes bien que mi casa es también tu casa; para mí es un placer inmenso el poder interactuar contigo.
Abrazos muuuy fraternos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, querida amiga Mercedes:
Me alegra sobremanera el que te haya gustado mi literaria manera de enfocar tales males. Gracias del alma, amiga, por tu muy agradable visita y comentario.
Recibe un abrazo afectuoso.

reltih dijo...

sistemas de mierda!!!!! tremendo post mi hermano.
un abrazo

Cele dijo...

Para arreglar los entuertos provocados por la administración necesitas media vida, vamos que para cuando te lo solucionan ya estas muerto, y vuelta a empezar otra vez. Supongo que para el nacimiento del nieto ya tendra el hombre su pasaporte.
Un abrazo

Liliana G. dijo...

Este caso, lamentablemente sucede bastante más a menudo de lo que creemos. En Argentina, han salido a luz unos cuantos, que recién se solucionaron cuando los "muertos", salieron en periódicos, televisión, radio y en cuanto medio de comunicación estuviera a su alcance, pues de otro modo no habían sido escuchados.
En estos momentos estoy sufriendo en carne propia la maldita burocracia, me ha salido un nombramiento, que hacía años esperaba, en una fuerza de la Nación (no en el gobierno, eso jamás de los jamases), bueno, hace un mes que no termino de juntar papelerío que ya había presentado y juntado y legalizado y todos "ados" que se te ocurran, cuando ingresé a la institución. Pero allí no termina la cosa, llevo tres semanas pasando el día en el hospital, en el cual me están haciendo un chequeo que bien parece para un entrenamiento de la NASA para ser astronauta. En otras palabras:

¡NO AGUANTO MÁS! ¡MALDITA BUROCRACIA Y MALDITOS BURÓCRATAS!

Eso sí, los corruptos del poder, ni siquiera saben de que existe esta palabra, a ellos jamás les ha afectado ni les afectará.
(He dicho)

Tu relato, Rodolfo, es una perfecta muestra de este flagelo, muy, muy bueno.

Un beso grande, querido hermano.

El Sentir del Poeta dijo...

Querido amigo, excelente tu relato, quien para la burocracia, ellos engordan sentados en su sillones con cortinas en sus ventanas, son cobardes que no miran al pueblo de frente, solo se van en palabras escritas por alguien pago porque no tienen sentimientos en su alma, esa palabra buracracia no existe en su dicionario.
Lo vivi, lo padeci haciendo tramites que por ley tenian que tener prioridad, pero la ley no existe, no actua, cuando ella esta para protejer y hacer cumplir las leyes y los derechos del ciudadano.
No creo que esto cambie por ahora, tal ves con las nuevas generaciones tengamos un poco de esperanzas.
Rodolfo grandioso tu escrito.
"Siembra tu siembra amigo"
Me pregunto que recogerán estos burocratas de su siembra.
besitos para ti querido amigo, que Dios te bendiga

Duna dijo...

Maldita, inutil y agotadora burocracia. Estoy de acuerdo contigo, y tú lo has dicho fenomenal.
Michos besos amigo mío.

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola Rodolfo!
Un escrito, de muertos vivientes...

Saludos de J.M. Ojeda.

Alma Mateos Taborda dijo...

La burocracia es un flagelo en todas partes. ¡Brillante relato!¡Felicitaciones! Aplaudo tu talento. Un abrazo.

Belkis dijo...

Como te habrás dado cuenta en estos días he estado falta de tiempo, y no voy al día en la lectura de los blogs, cosa que me duele, porque siempre me aportan, pero entre el mucho trabajo, algún que otro problemilla de salud propio y ajeno y preparándome para las vacaciones, voy retrasada en todo, así es que ahora sólo paso para dejarte un saludo y decirte que me voy de vacaciones y a partir de septiembre volveré al ritmo habitual.
Muchos besitos y hasta prontito.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, mi querido amigo Reltih:
Así es, hermano mío, son sistemas inservibles y anquilosantes todos aquellos permeado por el mal de la burocracia. Mealegra que t haya gustado mi entrada.
Mis mejores abrazos, Reltih querido.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, preciosa Cele:
O sea, que es mucho mejor dejar todo así y no enfrentar a la malvada e invencible burocracia. Me fascina tu punto de ver todo a través del alegre prisma del humor.
Quizás, si el viejo tiene un poco de suerte, le entregarán su pasaporte, a fin de que pueda viajar, cuando le nazca un bisnieto.
Mis mejores abrazos, querida Cele.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, mi bella y apreciada Lili:
Así es, hermana, en mi país tú te presenta a votar a las casillas electorales y no puede hacerlo porque aparece "muerto"; si quiere declarar un hijo o enterrar a algún fallecido sucede lo mismo y esa inmensa cohorte de burócrata sigue ahí, pintándose las uñas, leyendo periódicos y contándose chismes unos a los otros; dime tú, ¿cómo puede progresar un país con funcionarios tales?
¡Ay, amiga querida, cuanto te comprendo y compadezco! Pues me ha pasado.. Te ponen a sudar la gota gorda y hasta la flaca y, al final, lo que te ofrecen no vale la pena...
Espero que puedas salir con éxito de tan desgraciado calvario...
Tu comentario no deja espacio a duda, los burócratas son todos unos malditos y malnacidos.
Me alegra, hermana mía, que te haya gustado mi relato anti burocracia.
Recibe mis mejores besos y abrazos.

Rodolfo Cuevas dijo...

El Sentir del Poeta:
Saludo, amiga preciosa. Es excelente tu comentario, en él no se ha desperdiciado siquiera una sola palabra, todas están debidamente justificadas, tú dices:

"Quien para la burocracia, ellos engordan sentados en su sillones con cortinas en sus ventanas, son cobardes que no miran al pueblo de frente, sólo se van en palabras, escritas por alguien pago porque no tienen sentimientos en sus almas, esa palabra burocracia no existe en su dicionario.
Lo viví, lo padecí haciendo trámites que por ley tenían que tener prioridad, pero la ley no existe, no actúa, cuando ella está para protejer y hacer cumplir las leyes y los derechos del ciudadano."

¿Sabes algo?, amiga preciosa, a resumidas cuentas, ellos se matan a sí mismo, o sea, afilan cuchillas para sus propias gargantas; pues, cuando ya son viejecillos que no pueden siquiera valerse, la nueva camada de burócratas le da a ellos el mismo trato que, en su tiempo, dieron a otros; tal cosechan ellos de su siembra, amiga, el doliente rumiar de sus viejas amarguras.
Gracias por tus bendiciones, amiga, que Dios te las redoble.
Besos y abrazos muuuy tiernos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, Duna preciosa:
Eso es la burocracia, amiga mía, una maldita, inutil y agotadora creación de los malos gobiernos. Me alegra que te haya gustado mi relato, bella Duna.
Miles de besos y abrazos para ti, amiga querida.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo J.M.:
Así es, querido amigo, es para que veamos que en verdad "los muertos vivientes" sí existen, jajajajajajaja...
mis mejores abrazos amigo, Ojeda.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, querida Alma:
gracias del alma por tu visita y comentario, me alegra que te haya gustado mi relato. Gracias por tus sinceras felicitaciones.
Recibe mis mejores abrazos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, querida Belkis:
Las cosas como éstas, de comentar y contestar comentarios en un blog o página, se hacen cuando hay tiempo, si no hay tiempo para eso, éste debe decirse a lo prioritario; o sea, te comprendo muy bien, amiga querida.
Espero que mejore, y muy pronto, tu salud y la de tus familiares y que disfrute plenamente de tus vacaciones. Gracias por ese hermoso detalle de pasar a saludarme.
Recibe mis mejores besos y abrazos.

El Sentir del Poeta dijo...

Querido amigo pase a dejarte un saludito y desearte un feliz fin de semana.
besitos para ti querido amigo

MTeresa dijo...

Un relato sarcástico
en el que muestras los fallos
del funcionariado,
¡ay Señor!
que me da risa y ganas de llorar
¡pobre hombre!
Enhorabuena por tu manera
de conectar, amigo

Alondra dijo...

Querido amigo: gracias por los buenos deseos que has dejado en mi blog, siempre llegan y se reciben con el afecto que traen...
La historia que hoy nos dejas puede ser real porque la burrocracia es nuestro pan de cada día. De todas formas el protagonista de tu historia debía tener el documento nacional de identidad caducado, cada diez años hay que renovarlo, y hoy, para visitar cualquier país de la unión europea le sería suficiente para asistir a la boda de su hijo jejeje.
Un abrazo

Húayat dijo...

Pobre Juan José o José Juan, estos casos han ocurrido y seguirán ocurriendo, pues la burocracia es para los más pobres, en cambio alguien con mucho dinero sólo paga para que le den solución a su problema. Muy buen texto mi querido Perro.
Salud-os desde mi situación.

María dijo...

Todo en esta vida se basa en burocracia, en papeleos, a veces, mucha paja, para después nada, después de haber perdido tanto tiempo en gestionar papeleos.

Muy bonito el relato, Rodolfo.

Espero que estés pasando unas felices vacaciones.

Un beso.

El Sentir del Poeta dijo...

Querido amigo espero estes pasando unas deliciosas vacaciones, te esperamos.
besitos para ti, que Dios te bendiga.

Rodolfo Cuevas dijo...

El Sentir del Poeta:
Amiga preciosa, muchas gracias por tus reiterados saludos y parabienes; espero estén bien tú y tu preciosa niña; pido excusa por mi tardanza en contestar este apreciado saludo.
Sean para ti mis mejores abrazos.

Rodolfo Cuevas dijo...

María Teresa:
Saludo, amiga preciosa, por aquí tratando de contestar tu comentario, gracias por hacerlo. En verdad la burocracia torna un poco más difícil la vida. Me alegro que te haya gustado mi relato.
Un dulce abrazo.

Rodolfo Cuevas dijo...

Alondra querida:
Bendiciones a raudales para ti, amiga. Así, como dices, es la "BURROCRACIA" es el pan nuestro de cada día, un pan amargo que nos amarga la vida en este mundo desigual e injusto; ojalá y aparezca una luz aún sea al final del tunel. Gracias por la valiosa información que aquí me dejas.
Grandes abrazos, tierna amiga.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, mi muy querido amigo Húayat:
Así como dices es, amigo mío, la maldita burocracia se ensaña en los más pobres y es complaciente y fácil para con los más ricos; pero, gracias a la vida, existimos hombres como tú, yo y muchos más que les hacemos la vida difícil a esos malvados burócratas. Me alegro, perro amigo, que te haya gustado mi relato.
Sean para ti mis mejores abrazos caninos.

Rodolfo Cuevas dijo...

María:
Saludo, mi muy querida María:
Es así, lamentablemente, como señalas, ponen al pobre a "loquiar" (vez allí, ven aquí, vuelve allá) y al final lo que le otorgan no sirve para nada; son unos abusadores... Me alegra que te haya gustado mi relato.
¿Sabes, amiga?, no estoy de vacaciones (cuanto quisiera yo estarlo) estoy medio desaparecido porque mis dueños (Tiempo, Trabajo y Responsabilidad) me tienen a soga corta.
Besos y abrazos tiernos, amiga mía.

Rodolfo Cuevas dijo...

El Sentir del Poeta:
Mis afectuosos saludos, amiga preciosa. Que el Creador te colme de luz, prosperidad y bendiciones siempre.
¿Sabes, amiga?, no estoy de vacaciones (cuanto quisiera yo estarlo) estoy medio desaparecido porque mis dueños (Tiempo, Trabajo y Responsabilidad) me tienen a soga corta.
Besitos tiernos.

El Sentir del Poeta dijo...

Querido Rodolfo, entre a visitarte y dejarte mi cariño.
En el blog El Sentir del Poeta hay algo para ti es "Amigos en la distancia", y el otro "Amistad", Blog Unidos, espero lo aceptes con todo mi cariño, en el blog Dejame un Poema esta el mismo en difrentes tonos, lo hice asi para que elijan el que se adapte mas al blog.
besitos para ti querido amigo, que Dios te bendiga.

Rodolfo Cuevas dijo...

El Sentir del Poeta:
Gracias, mi amiga preciosa, por tus visitas, por tu cariño, por tu solidaridad para conmigo y mis letras y por tus premios; claro que sí, los acepto y muy emocionado.
Besos y abrazos tiernos para ti, querida amiga.

Anónimo dijo...

Pues como lo dice ahi para los burocratas hemos muerto hace años...Excelente manera de mostrarlo como lo hacen esos infelices.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo señor, señora, joven o señorita anónimo:
Es así, tal y como lo dices: "Hemos muertos hace años"; pues sucede que la pasividad colectiva de una nación lleva a la muerte colateral (políticamente hablando) de todos sus habitantes, ya que éstos pasan a ser como la sangre que circula por un cuerpo enfermo: lo mantiene con vida, pero postrado... Gracias, anónimo, por visitar y comentar.
Recibe mi mejor abrazo.

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Ay, Rodolfo, la burocracia es uno de los peores males del mundo, que ha hecho fracasar muchos intentos por mejorarlo. Y lo verdaderamente malo es que no sabemos cómo podríamos hacer para prescindir de ella. Magnífico relato que invita a la reflexión sobre tan controvertido tema con una cierta dosis de humor negro. Otro beso, mi querido amigo.

Rodolfo Cuevas dijo...

Mayte:
Saludo, mi querida amiga. Sí, es indudablemente cierto eso que dices, la burocracia hace al mundo peor de lo que es y no se ve en el horizonte una fórmula que permita conjurar sus malos efectos, muy lamentable el caso... Me alegra mucho que te haya gustado el relato...
Un abrazo, querida Mayte.