sábado, 20 de agosto de 2011

LOS BEMOLES DE LA VIDA


LOS BEMOLES DE LA VIDA

La vida es, en sí, un constante desafío a nuestra inteligencia física o emocional; una prueba constante a nuestra capacidad de ser humano; en ella debemos disponernos a vencer siempre o siempre seremos perversamente vencidos. Según arguyen algunos pensadores y espiritualistas, de la vida recibimos todo lo que pedimos, o atraemos hasta nosotros todo eso que consciente o inconscientemente anhelamos, sin importar que esto sea bueno o malo. Siendo así —porque irrefutablemente es así—, debemos procurar atraer  hasta nosotros lo mejor y alejar de nuestros entornos lo peor. Quizás, de tal manera, podamos vivir coherentemente acordes con los cambiantes e inusitados bemoles de la vida, que son, a fin de cuentas, los que trazan el curso de la existencia del ser social.
Ahora bien, en la vida, estemos o no de acuerdo con los antes enunciados preceptos,  hemos de procurar vivir en perfecta consonancia con aquella profunda filosofía que nos asegura que: “Todo pasará”. Así mismo es, aunque no lo queramos admitir, sea bueno o sea malo el momento vivido: “Todo pasará”. Vivamos, pues, conforme a la excelsa religión de hacer prevalecer el bien común en todo el momento vivido, procurando así dejar en los demás lo mejor de nosotros, a fin de que, aquellos que sean agradecidos, nos recuerden con gratitud y amor y, al igual que los que nos lo son, disfruten de nuestra bondadosa luz y nosotros de la de ellos. Así que, a sabiendas de que todos pasará —pues hasta nuestras propias vidas terminan—, vivamos de común acuerdo con los cambiantes e inusitados bemoles de la vida, extrayendo de ellos lo mejor y desechando siempre lo peor.
Autor: Rodolfo Cuevas©: 20/08/2011;
todos los derechos reservados, ley 65-00.
P.D.
Estimados amigos, pido perdón por mi aún más notable ausencia de la blogosfera, estoy teniendo problemas técnicos graves con mi equipo computacional, por tanto, apelo a su comprensión. Gracias.

11 comentarios:

Artes e escritas dijo...

Rodolfo, permita-me uma explanação técnica: para haver consonância e harmonia existe o encadeamento de acordes relativos a tonalidade desejada (que determina a presença dos bemóis ou sustenidos conforme a escolha do compositor)presentes na matéria Harmonia Tradicional, outros acordes são permitidos na Harmonia Funcional (usada nas músicas populares). A música é matemática, exata. A interpretação se faz diferente em cada um dos músicos porque são as suas mãos (não existem mãos iguais, apenas semelhantes) é que formam o corpo com o instrumento musical. Parto do princípio que a composição é original (a melodia), mas o acompanhamento pressupõe um encadeamento harmônico entre si, e nesse encadeamento tudo é consequência da melodia desejada ou programada. Para explicar de maneira um tanto simplória: se por necessidade eu visto uma calça verde e uma blusa beje com detalhes mínimos no tom laranja e a minha amiga(o) veste marrom, estamos em sintonia. Transpondo a escala, o que é possível de acordo com enharmonia, continuamos a mesma melodia e os mesmos acordes com bemóis, sustenidos, ou sem nenhum dos dois. Resta conversar com o compositor enquanto ele propõe esta melodia, ou senão, facilitar o dedilhado para que o executante(instrumentista) não se perca na interpretação da obra. Pensando tudo o que disse até aqui no plano espiritual, os bemóis são as consequências vindas das expectativas do compositor. A música reproduz o universo e as energias em um determinado momento. Perdoe-me a longa explanação. Um abraço amigo, Yayá.

Rodolfo Cuevas dijo...

Gracias, por la explicación técnica, mi muy estimada amiga, ha sido bien entendida y bien digerida; mas me refiero aquí a "bemol o bemoles" en el sentido figurado o metafórico del término referentes a las altas y bajas de la vida tomando en cuenta que, en español --y en cualquier otro idiomas, ya que la música, como idioma que es, es universal-- es una alteración que se escribe antes de una nota musical para que disminuya un semitono, también existe el doble bemol que, entiendo, puede alterar toda las notas que se encuentran en su misma línea. O sea que, aquí, bemol, está señalado como un acontecimiento bueno o malo que acontece en el discurrir de una vida y la altera .
Gracias por la aclaración técnica que me has brindado, amiga querida, en cualquier caso agradezco cualquier otro señalamiento.
Recibe, amiga del alma, mis mejores abrazos.

María dijo...

No te preocupes, amigo, sino puedes visitarnos, no tiene importancia, para eso ya estamos nosotros por aquí.

Tienes mucha razón con esta entrada, porque todo pasa, bien sea malo o bueno, ya que nada permanece quieto, por eso mismo, debemos intentar ser positivos ante los problemas que se nos presenten en la vida, porque todo tiene solución, y todo pasará.

Lo importante es vivir en armonía, en paz, en unión, y con amor.

Un beso, amigo.

Francisca Quintana Vega dijo...

Es difícil, a veces, sacar lo mejor de nosotros mismos, cuando nos dañan, cuando nuestro dolor no importa a los demás. La mayoría de las veces, sólo se puede intentar sobreponerse al daño, para que no nos destruya. Intentar dejarlo atrás,levantar la barbilla y mirar hacia adelante...saludos. Gracias por su visita

EL AVE PEREGRINA dijo...

Amigo Rodolfo,esas subidas y bajadas que se nos presentan hay que saberlas torear para.. salir bien-parados...
son esos tonos que nos desequilibran...pero que no podemos permitirles que nos tiren...Por ello venzamos con ahínco y fuerza a estos bemoles...despistados...

Un placer pasar por tus letras.

Un abrazo, desde Galicia.

Trizbeth dijo...

Querido Rodolfo,

Cuán de acuerdo estoy con esta maravillosa entrada, si que pienso que algo hay en desear las cosas y en el pensamiento positivo para que todo nos llegue como debe ser.

Yo pienso mucho que hacer el bien sin mirar a quién tiene su recompensa y que no debemos agobiarnos por lo que nos suceda, todo tiene una razón de ser.

Tus pensamientos, bellos y profundos me encantan, reflejan tu manera positiva de ver las cosas y tu alma bondadosa y noble mi querido amigo y por eso estoy feliz de tenerte como amigo!!

Besossss por montón, tu tranquilo, que si no puedes ir por el ciber mundo vendremos a tu rescate, porque te apreciamos y siempre te esperamos!!! Mil gracias porque cuando puedes, siempre estás y eso vale un mundo!!

Abrazosss y feliz inicio de semana!! Hasta pronto!! Muacks!

Liliana G. dijo...

La consigna, como bien lo has dicho, mi querido hermano, es plantarle cara a la vida y vencer ¡siempre! Y vencer no quiere decir acuchillar al prójimo sino acuchillar, metafóricamente, a las circunstancias adversas. Salir airosos aprendiendo de ellas, es lo más sabio que el hombre racional puede hacer. Así, de frente, con honor, con amor y con perseverancia, la vida se disfruta y atesora.
Completamente de acuerdo con tu maravillosa exposición, Rodolfo.

Un beso gigane.

EL AVE PEREGRINA dijo...

Buenas noches Rodolfo, espero que estés bien, ya me enteré por los medios de comunicación de lo sucedido.
Espèro que todo vuelva a su cauce, aunque las pérdidas humanas dejan ese vacío y ese dolor.

Un abrazo, desde Galicia.

Melodía dijo...

Que preciosa alma tienes Caballero! Tus palabras son enseñanzas de vida. El bien es el valor supremo, hacer el bien, ayudar, es nuestra obligación y derecho.
Nos completa, nos enriquece y fortaleze frente a esos embates de la vida.
Tomar lo bueno que ella siempre tiene y descartar lo malo
El privilegio de vivir no debe ser desechado por ver lo negativo.
Besitooosss Rodolfito.

Balovega dijo...

Hola y bello día del blogguero:

Si la vida te da mil razones para llorar, demuestra que tienes mil y una para soñar.

Haz de tu vida un sueño y de tu sueño una realidad.

Feliz regreso de vacaciones, gracias..

Un besote

Rodolfo Cuevas dijo...

Muy estimad@s amig@s, Artes e escritas, María Sáez, Francisca Quintana Vega,EL AVE PEREGRINA, Trizbeth, Liliana G., Melodía, Balovega, gracias a todos; agradezco sus visitas comentarios y comprensión; saben que me gusta contestar sus comentarios personalmente, pero aún no me han entregado mi nuevo equipo de computadora, por tanto le estoy contestando y publicando una nueva entrada desde un muy concurrido cibercafé. Muy agradecido de todos, reciban mis abrazos.