sábado, 25 de julio de 2020

LA JUSTICIA EN REP. DOMINICANA



LA JUSTICIA EN REP. DOMINICANA


El problema es que ésta, allí en RD, no es independiente bajo ningún concepto; veámoslo a vuelo de pájaros, el Ministerio Público (MP) es el ala acusadora y persecutora de la Justicia, en tal virtud, dirige la Política Criminal del Estado, pero resulta que todos los integrantes del MP, desde el más alto hasta el más bajo, son nombrados, por el dedo del presidente de turno (o en amañados concursos) de entre las camadas de abogados que hicieron campaña política en su favor; obvio es que, ante tal panorama, el presidente, su consultor jurídico o cualquier funcionario poderoso, con sólo una llamada corrompan el ya débil accionar del MP.

Algo parecido ocurre con la Suprema Corte de Justicia (SCJ), cuyo presidente y demás miembros son nombrados por un Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), reducido y amañado éste, y con integrantes espurios, precisamente para así poder quitar independencia al constitucionalmente (no lo es en la práctica) llamado Poder Judicial. Esto, aparte de la aplicación de unos antiquísimos códigos napoleónicos (vinieron desde Haití en la invasión de 1822) que frisan ya en 200 y pico de largos años de utilidad.

Y, dígame usted, ¿podrá funcionar esa Justicia de marras si se mantienen así los ya señalados males? ¿Se podrá instaurar, en RD, con tales rémoras existentes, un Régimen de Consecuencias que castigue allí la corrupción y el crimen? Yo, de mi parte, no lo creo.

Rodolfo de Jesús Cuevas : 21/07/2020.

2 comentarios:

Alí Reyes dijo...

Un grave problea. Pues la clave de una democrácia sólida se llama AUTONOMÍA DE PODERES
---
Gracias por volver de nuevo al ruedo. te hemos extrañado. Por cierto, no más ayer estuve indagando en tu blog para ver qué te habías hecho.

Rodolfo de Jesús Cuevas dijo...

Así es, amigo Alí, una verdadera democracia se cimenta sobre poderes y órganos autónomos, no la hay donde un poder subyuga al otro o a los otros (caso RD).

Reciba mis abrazos y gracias del alma por extrañarme...