miércoles, 23 de junio de 2010

MAREAS NEGRAS

Marea Negra de José Ma. Morero Yunta

MAREAS  NEGRAS

Muy tétricas y ecológicas destrucciones
son las viles consecuencias acarreadas
por nuestras tan nefastas acciones;
las cuales, como vemos, se dejan sentir
e impactan como miles de protervas erupciones
sobre el medioambiente del planeta,
causando así, miles de daños sobre la fauna,
las cuencas hidrográficas y la floresta.
Y, en torno a estas catástrofes ambientales
(que se suceden ya con inexplicable asiduidad),
yo me hago sólo tres preguntas capitales:
¿Por qué será  que existen tantas maldades
y tantas insólitas y avarientas apetencias
cobijadas bajo los humanos escondrijos
de nuestros ambiciosos corazones,
las cuales nos obnubilan hasta el punto de no
permitirnos percibir que nos autodestruimos?;
¿por qué en vez de preservar nuestro hábitat
tendemos a devastarlo aún más y más?,
y ¿esas malvadas mareas negras, que se han
vueltos tan constantes en nuestra cotidianeidad,
no concluirán suprimiendo  todo género de vida
(animal, vegetal o mineral) de sobre la terráquea faz?
Aquí,  muy tranquilo, esperaré; pues, quizás, alguien,
con mucho más capacidad que este humilde poeta,
estas tres preguntas sin respuestas, me contestará.
Autor: Rodolfo Cuevas©: 20/06/2010;  
todos lo derechos reservados, Ley 65-00.

40 comentarios:

Rebecca dijo...

hola Rodolfo,
me uno solamente y callada a tus inquietudes, a tus preguntas y a las posibles soluciones que vengan.

El ser humano con su avaricia solo logra destruírse y destruír lo que tiene a su alrededor... Triste, verdad?



Recibe amigo, un fuerte abrazo^^

El ave peregrina dijo...

¡Ay...! amigo Rodolfo
lo tenemos muy crudo...
pues...este infame crudo...
nos va a desarraigar...
la hermosa fauna y flora...
y nuestra libertad...
de disfutar... viviendo
con naturalidad...
en nustro mundo hermoso...
que Dios hizo crear...
Pues...no voy a objetar...
yo se... que alguien lo hará...

Me agrada encontrar personas como tu que
luchan por los derechos humanos y naturales...

Un abrazo desde mi Galicia

María dijo...

Hola, Rodolfo:

Me encantó volver a leerte.

Tantas y tantas preguntas que nos hacesmos muchas veces, que ni siquiera tienen respuesta.

¿Cómo puede ser capaz el ser humano de destruir su propio mundo y la naturaleza que es un regalo de la vida?

¡Qué poco sabemos apreciar las cosas cuando las tenemos! y en cambio, cuando ya no haya remedio, nos lamentaremos, así es de penoso.

Menuda herencia que vamos a dejar a nuestros hijos, nietos, ellos no merecen esto.

Un poema que sirve para protestar contra toda destrucción.

Un beso, amigo, y feliz tarde.

Vicsabelle dijo...

Rodolfo, me identifico mucho con tu poema. La ambición desmedida del hombre es que terminará con nuestro habitad y es alarmante. Es el precio del desarrollo, la civilización, la riqueza (para unos pocos) la inconsciencia, la indiferencia, etc. Hay un pasaje bíblico que hace referencia a la destrucción inminente de la tierra por parte del hombre y no es que con esto quiera decir que es profético cuando en las mismas manos destructoras está la solución.
Un abrazo grande.

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Hola, querido Rodolfo. Ojalá alguien pudiera responder a las tres preguntas que tu sabio poema presenta y mejor aún, ojalá alguien frenase la destrucción que generan esas mareas que son fruto de la codicia humana. Algún día el ser humano se dará cuenta de su perniciosa conducta, sólo espero que para entonces no sea demasiado tarde...Un beso y un abrazo fuertes, amigo mío y disfruta de una estupenda y relajante semana.

Pedro F. Báez dijo...

Rodolfo querido, si mal no recuerdo, el 7 de mayo publiqué un poema en mi bitácora denunciando el mismo hecho, herido y alarmado, como tú, ante tanta ambición, tanta estupidez, tanta indiferencia. Me arde la sangre y se pone de pie mi ser entero al pensar en el sufrimiento de todos los animales, los ecosistemas y las personas afectadas por estos desastres (éste es uno de muchos sucedidos y desgraciadamente, por suceder). Y en pensado en qué pasará a las áreas aledañas del Caribe, como las playas de tu hermosa tierra y de mi Cuba amada, si llega hasta ellas la oscura y asquerosa viscosidad del desenfreno y la arrogancia empresarial en forma de petróleo y de disolventes químicos... Tal vez, como digo en mi poema al final. sería mejor que el planeta hiciera su propia revolución y girara al revés para ya acabar con tanto abuso y tanta ignominia. Te abrazo y me solidarizo con tu denuncia y con tu reclamo de buscar respuestas a tanta desmoralización y desverüenza. Ah, y me gusta mucho el nuevo "look" de tu página.

reltih dijo...

sabemos muy bien quienes son los responsable, pero quién los acusa; siendo ellos los manipuladores del planeta? excelente reflexión nos compartes hoy.
un abrazo mi apreciado hermano.

Duna dijo...

Rodolfo, de acuerdo totalmente contigo.
El hombre no mide sus maldades sino cuando ya no hay remedio.

Muchos besos amigo.

MTeresa dijo...

Así que luego la naturaleza
se venga de nosotros
enviándonos huracanes, diluvios,
tsunamis...
lo importante es mantener el equilibrio y para la supervivencia
humana es esencial proteger
la naturaleza.
Un abrazo, amigo,
me gusta esta defensa
y el ataque al depredador humano.

Cele dijo...

Luchar contra los poderosos es difícil y el poder tiene un precio, aunque sea el de nuestro planeta, a ellos no les importa, y el resto… guardan silencio, no se atreven. Esto me recuerda aquella pregunta que se hacian los ratones, ¿Quién le pone el cascabel al gato?
Besos

Paloma Corrales dijo...

No sé si encontrarás respuesta mi querido Rodolfo, pero tus interrogantes lanzados en este espacio virual ya son un primer paso... como siempre "sembrando", hasta hoy no había caído que encontraste el nombre adecuado a tu blog.

Abrazos envueltos en cariño.

Húayat dijo...

Creo que la respuesta lógica sería que fuimos "Creados" dentro de una "Sub Creación" y por ello no tenemos certeza de la vida y de los azares que afectan el comportamiento humano, mas creo yo que en algún momento podremos percibir lo absoluto, espero que así sea. Abrazos mi humilde Poeta canino.
Salud-os desde mi eje existencial.

Liliana G. dijo...

Querido Rodolfo, hay preguntas que no pueden contestar ni los filósofos, ni los científicos, ni los sociólogos, ni...
Parece ser que la autodestrucción humana viene desde que el hombre surgió sobre la tierra, siempre luchando, siempre matando, rompiendo, anegando. La vida es una gigantesca rueda que nos remite una y otra vez al lodo del camino.
Genial tu poema, con la denuncia a flor de piel, sin eufemismos, tan terrible como la realidad.

Un besazo inmenso :)

Duna dijo...

Y el 14 para dejarte besos.

Dejame un Poema dijo...

Rodolfo inquietantes preguntas que preocupan, esta en cada uno de nosotros poner nuestro granito de arena para mejorar un poquito, Tu con tu poema ya lo has hecho, me encanto leerte, sigue sembrando para que el ser humano tome conciencia y haga algo.
besitos para ti, feliz fin de semana

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, Rebecca:
Y gracias, amiga, por unirte calladamente a mis inquietudes , a mis interrogantes y a las posibles soluciones por venir; ójalá y éstas últimas sean buena. Sí, el hombre es un destructor nato, pero esperemos a ver si, por su bien, reacciona.
Un gran abrazo.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, ave peregrina:
y gracias,amiga, por ese tan hermoso poema que me ha dejado. Me gustó mucho...
Gracias por esa manifiesta solidaridad, para conmigo, en mi lucha por la preservación de los derechos humanos y los recursos naturales. Me hace saber que no estoy solo.
Un gran abrazo.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo querida, María:
Y gracias por leerme, amiga; me hace sentir muy bien saber que cuento con una lectora como tú...
Amiga, es muy hermoso todo esto que aquí me dices; pero, muy lamentablemente, creo que, al paso que va, el hombre se autodestruirá y, según las palabras más sabia del mundo: "Lo que mueran último (por los crueles efectos de la destrucción), sentiran envidia de los que murieron primero".
Me alegra que te haya gustado mi poema, amiga; con gran fe esperemos a que el hombre reaccione y comience a cuidar del medioambiente.
Besos y abrazos muuuy tiernos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, Vicsabelle:
Gracias, amiga y compatriota, por identificarte con mi poema; es así como dices, la ambición desmedida del hombre acabará eminentemente con los recursos naturales y provocará un caos en este Planeta Tierra que algunos amamos tanto. Para nosotros los dominicanos, que vivimos en una isla, nos es mucho más imperante el cuido del medio ambiente; pues, por razones obvias, nuestro entorno es independiente de toda tierra firme, siendo, por tanto, aún más vulnerable. Por cuanto debemos educar con más conciencia, en cuanto a nuestro ecosistema se refiere, a los nuestros.... sean éstos menores o mayores...
En cuanto a la Biblia, todos lo que en ella dices es valido, pues fue escrita por hombres que, en su momento, eran sabios, sucede que algunos la hemos etiquetado y queremos desmeritarla, pero éste es el único libro que es una biblioteca en sí mismo...
Un gran abrazo, querida compatriota.

Rodolfo Cuevas dijo...

Mi saludo,querida Mayte:
Ojalá que sí, que alguien pueda contestarlas; lo que sí sé, Mayte, es que lo sabios y ambiciosos de la humanidad saben hacia donde conduce el problema medio-ambiental y que, a la hora de querer poner correctivos, ya podría ser muy tarde; pues, parte de las palabras más sabias del mundo advierten: "Los que mueran último (por los crueles efectos de la destrucción), sentiran envidia de los que murieron primero".
Mas, con gran fe, esperemos que el hombre controle su tan perniciosa conducta.
Besos y abrazos tiernos, querida amiga, y muy felices días.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo querido, Pedro:
Sí, amigo, tuve el grato placer de leer tu poema y otros que también trataban el mismo tema, los cuales, sin dudas, sirvieron de muy silente inspiración a éste, mi humilde poema, pues, en verdad, nadie escribe solo. Yo también hiervo en coraje al igual que lo haces tú, hermano querido, y pienso en lo mismo: ¿Cómo se harán los pobres peces, animales, aves y otras formas de vidas que son los primeros afectados por ese azarozo vertido?; ¿cómo afectarán tales derramés los frágiles ecosistemas de nuestro archipielago en Las Antillas?; ¿es qué esos malditos no entienden que la ciencia debe ponerse al servicio del hombre y no el hombre al servicio de la ciencia?; ¿es qué no hay poder sobre la tierra que pueda poner un freno a la desgraciada ambición de esos petroleros?.
Y, al igual que tú, creo que sí, la Tierra debería hacer su propia revolución y, entonces, de un solo fuetazo, virar la página; pues, acontece que el hombre ha llegado a creer que él es el dueño de la naturaleza y no un humilde componente de ella; "polvo fuiste y en polvo te convertirá", dice la palabra.
Hermano antillano, me alegra sobremanera que te guste el nuevo "look" de mi espacio... eso me hace sentir bien...
Recibe de mi parte un gran y sólido abrazo, querido Pedro.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, hermano Reltih:
Así es, amigo, sabemos quienes hacen el daño, pues, tal y como dice la palabra, "por sus hechos los conoceréis", son los mismos que antaños fungían como piratas, los mismos que antes, como hoy, saqueaban al mundo; ahora bien, ¿Quién los puede enjuiciar?; por tales motivos, los pueblos, un día cualquiera, se empoderan y gritan violentamente: "¡A la Bastilla!".
Me alegra, hermano del alma, que te haya gustado mi reflexión, así que, desde Dominicana, un gran abrazo.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, apreciada Duna:
Gracias por tu solidaridad para conmigo y mis letras; me alegra mucho que te haya gustado mi escrito.
Ojalá que el hombre reflexione y comience a proteger el medioambiente.
Besos y abrazos muuuy tiernos para ti, Duna querida.

Rodolfo Cuevas dijo...

María Teresa:
Saludo, bella amiga. Así es, el hombre, al desequilibrarla, obliga a la naturaleza a recomponerse; y su forma de hacerlo es por medio de huracanes, ciclones, tsunamis y demás fenómenos naturales...
Eso sería, en verdad, lo más importante: poder mantener el equilibrio naturaleza-humanidad; pues la naturaleza no pertenece al humano, como éste ha llegado a creer, sino, muy por el contrario, éste es tan sólo un pequeño componente de ella. Ojalá y podamos adquirir algo de conciencia, en cuanto al cuido del medioambiente se refiere.
Me alegra que te haya gustado mi defensa al medioambiente y mi ataque poético al humano depredador.
Un gran abrazo, amiga querida.

Belkis dijo...

Muy buena entrada Rodolfo. Definitivamente parece que no somos conscientes del daño que nos autoinfringimos al dañar lo más preciado que tenemos, la naturaleza. Falta mucha decisión y acción para intentar frenar la total destrucción.
Un placer saludarte.

Rodolfo Cuevas dijo...

Cele:
Saludo, mi querida amiga. Sé que sí, el luchar contra los poderosos, más que difícil, es, hasta cierto punto, utópico; pero, aquí, lo que posee validez es el grito en sí mismo; aunque sé qué con él no cambio nada, pero tampoco me quedo callado; es importante el no desalentarse y poder seguir creyendo que "sí se puede", pues sí, porque creemos que no nos escucharán, les dejamos que se coman al mundo, ahí sí que llegamos adonde ibamos...
Debemos tener fe, amiga Cele, pues, en el mundo, siempre aparecerán ratones capaces de poner cascabeles a los gatos...
Besos y abrazos muuuy tiernos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Paloma Corrales:
Saludos, amiga querida. Sí que he encontrados varias respuestas, amiga bella; pues el sólo hecho de que personas como ustedes me hayan mostrados sus inquietudes y hasta se hayan solidarizados conmigos y mis puntos de vistas, son los mejores frutos que puedo esperar como respuestas.
Así es, mi bella amiga, procuro sembrar y sembrar siempre; como has deducido, es mi seudónimo favorito y se deriva de aquel momento en que gané en Argentina el concurso internacional de poesía "CONFRATERNIDAD POÉTICA HISPANOAMÉRICANA II" con el poema "SIEMBRA, BUEN AMIGO, SIEMBRA", el cual puede leer aquí en el etiquetado POESÍAS.
Gracias, amiga preciosa, por tu solidaridad y cariño, en reciprocidad te envío muy dulces besos y cálidos abrazos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, mi muy querido Húayat:
Me gustan tus respuestas, amigo, pues constituyen un punto de vista tan diferente que me llevan a análizar las cosas de otros modos. Yo, jamás me cierro al conocimiento, no soy una ostra, y me gusta pergeñar en cuestiones que el otro no cree posible; por tanto, agradezco, de corazón, este formidable comentario...
Te saludo con cariño, mi querido perro-amigo, sabe que eres mi cachorro favorito. Un gran y afectuoso abrazo, amigo Húayat.

Rodolfo Cuevas dijo...

Liliana G.:
Saludo, hermana querida, y gracias; pues, el sólo hecho de recibir comentarios como éste me indican que las respuestas anheladas sí llegan o, mejor, se manifiestan...
Ciertamente el hombre viene depredando al mundo desde un principio, por tales motivos un gran pensador,cuyo nombre no acude ahora mi memoria, dijo: "El Planeta tiene una piel: la Tierra y esa piel tiene una bacteria: el hombre". Así que, querida Lili, el hombre es el verdugo encargado de llevar a cabo su propia ejecución...
Besos y abrazos muuuy tiernos, hermana del Sur.

Rodolfo Cuevas dijo...

Duna querida:
Gracias, amiga del alma, por ese besos tan cariñosos; yo, venciendo la distancia que nos separa, te hago llegar miles y miles de besos y abrazos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Dejame un Poema:
Saludo, mi bella y preciosa amiga, y gracias por esas tan hermosas palabras. Sé que sí, dichas preguntas son muy inquietantes, pero ese, que tú coliges, es el objetivo, que cada quien pueda aportar un diminuto granito de arena en pos de la conservación de "la casa en común" el medioambiente del Planeta Tierra. Me alegra que te haya gustado mi concienciador poema y claro que seguiré sembrando, amiga preciosa... Muy a propósito, te invito a leer el poema "SIEMBRA, BUEN AMIGO, SIEMBRA", el cual puede buscar aquí en el etiquetado POESÍAS, de él proviene el nombre de este weblog...
Mis mejores besos y muy felices días para ti, bella amiga.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludos, querida Belkis:
Gracias por tu visita y por tus hermosa palabras. Así es, muy lamentablemente el hombre se infringe un daño a sí mismo superior al que que él, con su malhadadas acciones, provoca al Planeta; ya que, tal daño, afecta a todas las especies; y la Tierra, por su parte, ha demostrado tener la capacidad de recomponerse, en consecuencia, el hombre es el gran perdedor, pues actúa como quien devasta su propia casa... Ojalá y que este depredador sin sentido, que es el ser humano, pueda tomar conciencia.
Recibe, Belkis, el más afectuoso de todos mis saludos y gracias mil...

MTeresa dijo...

Buenos días, corazón
inicio la semana con tu lectura
que nuevamente
vuelve a estremecerme.
Ayer estaba en la playa
y pensaba con qué facilidad
podemos destruir
la belleza natural
que Dios nos ha regalado.

Rodolfo Cuevas dijo...

María Teresa:
Saludo, amiga querida, y gracias por otorgarme ese gran privilegio de comenzar la semana leyéndome; pues es éste un galardón inestimable.
Precisamente cuando uno está en eso lugares, como la playa, el campo, la montaña o en la rivera de un río, puede colegir con mucho mayor precisión los daños ambientales causados por el ser humano sobre el ecosistema.
En torno al caso, bien sé que "una golondrina no hace verano", pero sí se sacrifica tratando de hacerlo. Por día de playa como ése, vale la pena creer que "sí se puede" proteger el medio-ambiente, mi querida María Teresa.
Recibe el más tierno y cálido de todos mis abrazos.

Alondra dijo...

¡Hola Rodolfo! has puesto en palabras un delito donde siempre tienen escapatoria los culpables. La codicia del ser humano es destructiva consigo mismo, porque no podemos vivir sin un planeta.
¿qué hacer? poner nuestro granito de arena, tú lo has hecho con esa denuncia en este lugar.
Un abrazo

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, amiga Alondra, y gracias mil; pues es, para mí, un grato placer recibir tu visita y comentario.
Así es, amiga, yo, al parecer, estoy siempre recalcando cosas que parecen muy difícil de corregir,pero que sí están ahí y nos afectan a todos por igual --a justos y pecadores o a santos y demonios-- y, como tú bien díces, no podemos vivir sin un planeta, porque éste es, además de nuestra única casa, nuestro hogar en común. Ojalá, amiga Alondra, y el hombre pueda corregir su equivocado rumbo... Mientras tanto, que cada cual coloque su pequeño granito de arena en pro de la preservación del Planeta Tierra.
Mi mejor abrazo para ti, Alondra.

Acariciando el Alma dijo...

Rodolfo, inquietante parece que estamos ciegos que no vemos la destrucción, me uno a ti en un grito desesperado poniendo cada uno su granito de arena.
es un placer enorme leerte.
besitos para ti Rodolfo

Rodolfo Cuevas dijo...

Acariciando el Alma:
Saludo, querida amiga. Así es, esta es una entrada bien inquietante y concienciadora, busca llamar la atención del ser humano hacia la destrucción masiva a que somete a diario a su casa, su único hogar, el Planeta Tierra. Ojalá, querida amiga, y el hombre opte por corregir ese destructivo rumbo que hoy lleva.
Agradezco tu visita y comentario, amiga, también el que te unas a mí en mi desesperado grito; así ambos aportamos nuestro granito de arena en pro de la conservación y/o preservación del Planeta. Me alegra mucho que te haya gustado mi entrada.
Gracias, amiga, recibe de mí besos dulces y cálidos abrazos.

Dejame un Poema dijo...

Rodolfo te deje comentario en...
"SIEMBRA, BUEN AMIGO, SIEMBRA"
besitos para ti Rodolfo

Rodolfo Cuevas dijo...

Dejame un Poema:
Gracias, amiga preciosa, me alegra que lo hayas leído.
Besos y abrazos.