miércoles, 7 de julio de 2010

EN PRO DEL IMPERIO DE LA LEY

Francis Caamaño ante el Altar de la Patria.

EN PRO DEL IMPERIO DE LA LEY

«La Ley es igual para todos...», según se desprende de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y, según sostienen grandes pensadores universales como: Voltaire, Montesquieu, Franklin, Jefferson, Rosseau (y muy especialmente éste último), el hombre, al entrar en sociedad, lo hace mediante un contrato social, en el cual delega sus derechos y la protección de éstos a un sistema, por todos, acordado de antemano. Tal sistema tiene por misión administrar y garantizar tales prerrogativas; he ahí de donde nace el Ius Puniendi o derecho del Estado a penar los delitos cometidos por sus ciudadanos. Mas, todos vemos como esos derechos son —en vez de defendidos y garantizados— usufructuados y constantemente vulnerados por el goce especial de que disfruta la burocracia gubernativa de turno y, por esto, en vez de la muy benéfica Dictadura de la Ley, surgen las mesiánicas dictaduras de los Franco, Trujillo, Bignone, Galtieri, Duvalier, Somoza, Pérez Jiménez, Batista y un larguísimo etc... y el hombre... nuevamente... y por medios violentos... se ve obligado a conquistar su libertad al precio de sangre y fuego...

Fundamentándose en tales motivos, el juez latino (de origen dominicano) Manuel Méndez Olivero, que imparte justicia en la Corte Suprema de Manhattan, en la ciudad de Nueva York sostiene en su discurso que: «...Lo más importante, en cualquier sociedad es la Justicia; que el pueblo respete a la Ley y que la Ley se aplique igual para todos, tanto a ricos como a pobres. Pues el ciudadano común desobedece la Ley si piensa que ésta sólo se aplica en su contra. Debemos implantar el imperio de la Ley, crear una cultura de la legalidad. Nadie debe creer que está por encima de la Ley, sólo porque tiene un cargo público o político. Es precisamente aplicándole la Ley a los poderosos que se convence al ciudadanos común de que la Ley es igual para todos...»

Tan hermoso discurso es antípoda fiel a todo lo que sucede en mi natal República Dominicana. Aquí la Ley sólo se aplica a los infelices; y los funcionarios judiciales (incluyamos entre éstos no sólo a los jueces sino también a los fiscales del Ministerio Público; pues, los primeros, son nombrados por interinatos, luego de que las vacas sagradas de la Suprema Corte de Justicia, han puesto miles y miles de zancadillas a los abogados que se presentan a los concursos para optar al cargo de juez; y a, los segundos, les regalan el puesto tan sólo por ser amigo del Presidente o miembros de un comité de base del partido en el gobierno) son enemigos jurados de los sectores más empobrecidos; pues éstos no tienen con que pagarle la coima o la mordida que ellos exigen por sus servicios. En tanto que los policías e investigadores (supuestos auxiliares de los primeros) tienen instituidas sus propias pandillas de malandros y malandrines, de todas layas, instaurando así la denominada Delincuencia de Estado. Siendo así, de salud es preguntarnos: ¿De qué manera avanza una nación que viva bajo tales parámetros...?

Es muy cierto que la Democracia no es perfecta, pero si algo de bueno ella tiene, es precisamente su perfectibilidad; por tanto, los dominicanos (y, obviamente, los ciudadanos de todos los países del mundo) en vez de soñar con una vuelta regresiva a las sangrientas y variopintas tiranías que hemos padecidos ya, deberíamos mirar hacia la Democracia (real y verdadera), pues, a través de ella, sin necesidad de utilizar los extremos recursos de la violencia, se pueden implementar cambios. Utilicemos, pues, los fueros de la Democracia (real y verdadera) para procurar instaurar en nuestros pueblos La Dictadura de la Ley, una en la que la divisa regente sea el majestuoso imperio de la Ley sobre todos y todas; y esto sólo se logra reformando, relanzando, reingeniando, reinventando o descentralizando (o como a usted guste decir) todas esas viejas, burocratizadas y, por ende, anquilosadas estructuras gubernamentales, judiciales y policiales que actualmente poseemos; es decir, logrando hacer efectiva la rancia inefectividad de esos órganos sociales. Hagámoslo ya, señores, sembremos entre los muy prometedores surcos de nuestros pueblos nuevos brotes de democracias. ¡Propiciemos, pero ya, un nuevo y reivindicador Trabucazo[1]!

Autor: Rodolfo Cuevas©: 28/06/2010;
todos los derechos reservados; Ley 65-00.


[1] La independencia de la República Dominicana se inició el 27 de Febrero de 1844 luego de un trabucazo comprometedor propiciado por el prócer Matías Ramón Mella en el Altar de la Patria o Bastión de San Genaro.

40 comentarios:

reltih dijo...

definitivamente mi amigo, los nombres dados a los estado políticos, son simplemente títulos, términos, definiciones; como uno quiera decirle. el meollo aquí, indiscutiblemente somos nosotros, que no sabemos con ecuanimidad, interpretar dichos estados. cuando eran los tiempos de los reyes, los zar,los emperadores, faraones, ect,ect,ect. los tiempos se vivan según el corazón y la sabiduría de quien llegara a ese cargo. ahora sucede lo mismo, sólo que en diferente escenas disfrazadas con un nombre (socialismo, capitalismo, comunismo y democracia).
excelente tema mi hermano, para dar buena lata polemizando.
un abrazo

Alondra dijo...

Estimado amigo: efectivamente no puede haber democracia en un país en el que una buena parte de la población no sólo es analfabeta sino que ni siquiera es consciente de que vive en un régimen político democrático. No es ir a votar con el cerebro lavado por bonitas palabras, no son esos festejos en donde los canditatos saludan y se jalean banderas, gastando alegremente el dinero de "juan pueblito" el grado de corrupción es tan alto y está tan instalado en todas las administraciones, empezando por las municipales, que no se puede hablar de democracia.
Y si de elegir se trata hoy las izquierdas y derechas están tan diluidas que ya sólo conservan el nombre.
Amigo, buen tema para pensar, en todas partes la realidad nada tiene que ver con los principios de sus Constituciones.
La pregunta siempre es la misma ¿qué hacer? si no aprendemos nada de la historia.

Belkis dijo...

Muy cierto y penoso el planteamiento que nos dejas Rodolfo. Como se puede avanzar en pos de la democracia, cuando las personas que son responsables de aplicar la justicia son designadas de la forma en que nos explicas, y en vez de defender los intereses de todos por igual, aplican la injusticia a los desfavorecidos de la fortuna justamente porque no tienen dinero para comprar su tan ansiada libertad. A donde llegaremos por esos derroteros. En vez de acercarnos, cada vez nos alejamos más de los nobles intereses. Construimos muros que nos separan en lugar de puentes que nos unan.
Gracias por compartir el sentir de tanta gente.
Un abrazo muy grande.

Pedro F. Báez dijo...

Cuánta razón llevas, Rodolfo y cuán desoladora es la realidad de nuestros pueblos, guiados y engañados por símbolos e ídolos vacíos que no han hecho más que aprovecharse de la inocencia, la ignorancia, la buena voluntad y el buen corazón de nuestros compatriotas para instaurar regímenes corruptos y lastrados de sed de poder y de prebendas para con las castas privilegiadas que apoyan su ascenso y su permanencia en la cúpula. Mencionas a Batista, de Cuba, que fue un dictador sanguinario y corrupto que intervino en los destinos políticos de la Isla desde su cuartel castrense de Columbia, ciudad militar cercana a La Habana para luego huir cobardemente en 1959, dejando sólo 33 millones de pesos en el erario público (lo demás se lo llevó en cuentas y en maletas repletas de billetes) para dar paso a lo que pensamos muchos en la propia Cuba y en el mundo, sería una alborada de promesas, de libertad, de prosperidad y beneficios para todos. Se abría la época de la Revolución Cubana encabezada por un joven abogado de 33 años (edad mesiánica) que parecía un santo de marfil con barbas de azabache y hablada apasionada y enardecidamente por horas, dejando lelos a su audiencia de millones. Ese hombre lo traicionó todo. Lo arrasó todo. Después de 51 años en el poder, con un solo partido político y una falta de libertades civiles y de recursos y bienes materiales de todo tipo, Cuba es hoy ejemplo y faro de América, pero no de la forma planteada por sus dirigentes sempiternos en su afán enfermizo por perpetuar una imagen propagandística que hace tiempo perdió su objetivad, su lustre y su razón de ser, sino como señal de alarma para que tengan cuidado los pueblos de América y del orbe a la hora de hacer sus vuelcos históricos y sociales y de dar su apoyo a causas y caudillos que demasiado prometen. Es preferible arañar y apretar hasta que sangren las ubres de esa democracia imperfecta y exigua e intentar hacerla más justa, más equitativa, más viable, más accesible y participativa. Pero el pueblo necesita hacerlo, educándose, participando, siendo parte del proceso de empuje y del procedimiento para efectuar cambios e impulsar transformaciones. Que sea realmente un movimiento catártico de abajo hacia arriba, sostenido, inteligente y sistemático y no al contrario, porque corremos el riesgo, con los trabucazos, trancazos y zarpazos que vengan desde otras castas e intereses, de caer en más o peor de lo mismo. Admiro ese cerebro tuyo, incansable, que no deja de pensar y de buscar fórmulas para el progreso y el bien comunes de tu pueblo y de todo ser humano. Tiene en ti República Dominicana a un hombre preclaro capaz de guía, con poder de convocatoria y con voluntad de sacrificio real. Sabiendo eso, duermo mejor. Abrazo enorme para ti.

Jorge V. dijo...

Querido Rodolfo, imposible no estar de acuerdo contigo. A los dirigentes políticos de ahora no les importa el pueblo, para nada. Sólo se mueven por el ansia de poder económico y social. Perpetuarse y engordar el ego, saberse con la facultad de subir y bajar el pulgar. Jugar a ser Dioses en algunos casos.
Estás personas (y soy generoso) no tienen la menor idea de la historia; que la palabra cargo deriva de “Carga” a cuanto mayor el cargo político es proporcionalmente mayor la carga y la responsabilidad. Se educa con el ejemplo.
No tienen amor por su pueblo. No vendría mal recordarles el concepto del ARETÉ de Pericles.
Un abrazo, amigo.

El ave peregrina dijo...

Tus palabras son verdades que apenan amigo, pero la vida es de unos pocos...
La ley debiera de ser justa…de ella la palabra justicia , como sabemos representada entre la balanza de la equidad…
La justicia amigo Rodolfo es algo que carece hoy en día de respuesta…
Debiera de ser igual para ricos y para pobres…pero no es así…lo vemos día a día…El pez grande…se come al pequeño…y lo que debiera de ser transparente…torna opaco…e incomprensible .En esta vida nada es perfecto…siempre nos encontramos con irregularidades…

Un placer leerte, tus palabras te honran, no cambies.
Un abrazo agarimoso.

Ursula dijo...

Rodolfo...

cuánta razón tienes amigo querido!!! y lo digo desde la óptica que me da estar pasando por lo mismo... injusticia social… ceguera política… delincuencia de estado…
Que triste es saber que no le importamos a los que deberían protegernos…
A pesar de todo… seguimos siendo buena gente, gente con el corazón tan grande que todavía espera y cree…
Ese es el fundamento que nos lleva a pensar que a pesar de todo…todavía hay esperanza…

Gracias infinitas… por ser el eco de tantos hermanos!

te abrazo desde el corazón!!!

hermosos días!!

beso!!!

Mariana dijo...

Rodolfo:
pasaba a dejarte un beso y un abrazo, y decirte lo bueno que hace al pensar tu texto.Es verdad yo en mi caso descreo de la justicia....a veces parece armadito todo para los políticos,clero y militares que por otra parte m tienen un poco cansada al menos por aquí en mi Argentina.
¡¡Cariños y éxitos!!!

Everson Russo dijo...

Meu amigo,,,passando pra deixar um forte e fraterno abraço de bom dia pra ti.

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Pues sí, mi querido Rodolfo, no debería existir más dictadura que la de la ley aplicada con justicia y equidad para todos y todas y la herramienta para conseguirla es la democracia real y efectiva, aunque no creas, que en los sistemas democráticos también impera la corrupción, pero en mucha menor medida que en un sistema tiránico y distatorial, por supuesto. Y es que debe ser el pueblo, mediante el poder que le infundan las urnas, el guardián permanente que vigile para que la corrupción sea la menor posible y para que las clases dirigentes no se aprovechen de su estatus como tales en su propio beneficio. Estupenda y certera disrtación, amigo mío. Un beso y muy feliz fin de semana.

Mercedes Ridocci dijo...

Tienes mucha razón en lo que dices, pero creo que ahora los gobiernos no son más que marionetas del poder económico, al menos por aquí. Pero soy de las que pienso que hay que seguir luchando por la utopía.
Un abrazo desde Madrid y gracias por visitar mis blogs.

Liliana G. dijo...

Luego de leer tu estupendo alegato a favor de la igualdad de derechos, mi querido Rodolfo, y reconocer en tus palabras respecto del gobierno de tu país, los mismos y espantosos fallos del gobierno del mío, termino concluyendo de que existe una clase política mundial, regida por (tal vez) una misma "Carta Orgánica", que los nuclea, pues las acciones son completamente idénticas.
Pareciera que el único modo de no terminar como "manu servi", es desgracidamente, emular la epopeya de nuestros próceres. Cosa inadmisible en estos tiempos.
Lo que deberíamos tener por derecho, nos lo quitan evocando ese mismo derecho. ¡Un espanto social!
Mi padre siempre decía que "no existe nada más sucio que la política", ahora lo entiendo mejor que antes...

Estupendo, como siempre, Rodolfo, es un placer leerte y también comentar tus escritos, compartiendo ideas también se hacen caminos.

Muchos besos y cariños.

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola Rodolfo!

Desgraciadamente toda tu exposición es común en casi todos los pueblos de la tierra.
¡¡vamos mal, muy mal!!

Y lo desagradable del caso es que todos somos consiente del sistema…


Saludos de J.M. Ojeda

Acariciando el Alma dijo...

Rodolfo excelente, tendrias que hacer copias y pegarlas en las calles a ver si algun politico las ve, ellos estan tan ocupados en el poder que ni siquiera les importa el pueblo, los niños mueren de hambre, los hospitales estan deplorables la educación un caos, que tristeza que pasará con nuestros niños cuando crezcan.
la democracia tiene derechos y obligaciones que solo sirven en este momento para los que estan en el poder, tapan su mugre con esa palabra tan sagrada como es Democracia, triste realidad que afecta casi al mundo entero.
Querido Rodolfo es un placer inmenso leerte, Dios quiera que tus letras no queden ignoradas.
besitos para ti querido Amigo.

Melody Paz dijo...

Pensar Rodolfito, que política es la actividad humana del Estado en beneficio de la sociedad. Puajjj "beneficio".
La justicia y la política son "conceptos" para ser ejercidos con una verdadera conciencia y sentimiento de su significado. Ejercidas por homnbres como lo que elegimos en nuestros países se envicia, se percude en sus objetivos. Lo peor es que cuantas veces van, que tropezamos con la misma piedra.
Besiiitooos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, mi querido Reltih:
Sin duda que has dado en en el clavo, querido amigo; a mí me parece que: la vieja y desmedida ambición del ser humano; el querer ser más que el otro,; el poder controlar a los demás; el sozjugar siempre al más pendejo, es lo que no le permite mejorar el entorno en que vive...
Mi mejor abarazo, hermano Reltih.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, estimada Alondra:
Cuantas verdades irrefutables expresan tus palabras, amiga; estos pueblos sin niveles educativos (porque así conviene a esos políticos que aquí denunciamos) toman siempre las elecciones como si fuesen fiestas carnavalescas y no como lo que son: momentos cruciales en el cual los pueblos se juegan sus destinos. Por tanto, los corruptos de todas layas,lo que hacen es alimentar ese espíritu de festividad con sus ruidosas campañas; pues, al final, ese es el mejor negocio de sus vidas...
Ciertamente, lo pueblos que no conocen su historia tienden a repetirla una y otra vez, es lo que ocurre y ocurrirá en estos países...
Es muy penoso el panorama que por aquí se ve...
Un gran abrazo, amiga.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, apreciada Belkis:
Así es, amiga, le ponen un precio a la libertad de los infelices y, si éstos son quienes tienen la razón o el derecho, se lo conculcan a fin de poder ellos negociar con el o los poderosos a los cuales, por uno u otros motivos, tales enfrentan... así, en realidad, no vamos para ningún lado; ya que, llega otra vez el momento en que los pueblos vuelven a tomar las armas y entonces... a recomenzar de nuevo... hasta que vuelve a instaurarse otra vez, la malvada burocracia en el poder... y así, vamos y volvemos en un inacabable círculo vicioso.
Gracias por interpretar también el espíritu de este escrito...
Un gran abrazo, amiga Belkis.

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Rodolfo querido, te he dejado un regalito en mi blog. Pasa cuando gustes y puedas a recogerlo, te copio el enlace:

http://maytedalianegra.blogspot.com/2010/07/premio-dardos-que-juan-antonio-comparte.html

Un beso y muy feliz fin de semana.

Rodolfo Cuevas dijo...

Mi muy apreciado Pedro:
Antes que todo mi más afectuoso saludo.
Hermano mío, en ese extraordinario pasaje de tu comentario en que reseña aquel instante clave de la historia cubana, post Batista, en el cual se ve a un joven Fidel Castro de sólo 33 años (“edad mesiánica”), con figura de “santo de marfil”, bordeada por “barbas de azabache” y de hablar apasionado, enardecido y hasta elocuente, bajando de la Sierra Maestra, has esbozado de forma muy magistral el drama perpetuo en que han vivido, y aún viven, los pueblos de Latinoamérica; has resaltado, en esa parte de tu exposición, todas esas repetitivas escenas políticas en que, de cuando en vez y en cualquiera de nuestros pueblos, aparece uno de estos jóvenes mesías que prometen resolverlo todo de un plumazo y, a fin de cuentas, miras tú en la clase de ganchos en que caemos...
Así sucedió en Dominicana: “No hay peligro en seguirme”, aseguraba enfáticamente en 1930 un joven marcial, pulcro y reluciente llamado Rafael Leonidas Trujillo Molina, cuya sigla, resultante de su nombre (según afirmaba él mismo), significaba “Rectitud, Lealtad Trabajo y Moralidad” y, muy por el contrario, durante 31 largos años, Rep. Dominicana recibió de él y su camarilla de asesinos “Represión, Luto, Tortura y Mortandad”.
Precisamente de eso trata este escrito, Pedro amigo; se refiere a no buscar más mesías de esta calaña y a luchar por instaurar, en nuestros países, la más dura de todas las dictaduras, la Dictadura de la Ley, dentro de los fueros de la democracia (real y verdadera, enfatizo yo), pues aún creo posible la utopía.
Ese trabucazo, al que me refiero, no es más que un llamado a la conciencia, pues sabemos que “una golondrina no hace verano”. Y aquella noche de febrero en que Mella sopleteó el suyo heroico, lo hizo precisamente porque los conjurados querían coger la de Villadiego y él, con el estridente sonido de su trabuco lo conminó a asumir sus responsabilidades patrias...
eso justamente trato de hacer yo ahora a través de mis muy humildes palabras... ya que, actualmente, tenemos en Latinoamérica y el Caribe a un grupo de gobernantes que se pintan de ser absolutamente democráticos, mas todo sabemos que son muy mañosas raposas vestidas de tontas ovejas. Los ejemplos están ahí, a la vista.
En un ensayo anterior intitulado EN PRO DE NUESTRO COLECTIVO TURNO AL BATE (esto en cuanto a mi país se refiere, pero lo creo valido para toda Latinoamérica, pues sufrimos de los mismos males) trato un poco más cruda y profundamente este tema, ya que, me parece (siendo esa es la verdadera razón de ser de estos escritos), que mi país, aunque vive en un aparente ensayo democrático, jamás ha salido del trujillismo, pues éste vive aún en la abusiva, burocrática e injusta funcionalidad del Estado Dominicano, y esto, sucintamente, es lo que denuncio aquí.
Gracias, Pedro querido, por dedicarme tan larga exposición de ideas, gracias por distinguirme con tu sincera amistad y por dejar brotar, en cada una de esas letras que me dedicas, ese gran cariño que me tienes...
Recibe, querido hermano antillano, con inmensas muestras de afectos, mis mejores abrazos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, mi querido Jorge:
Has entendido, amigo, muy perfectamente el espíritu que ánima este escrito; es precisamente esa falta de responsabilidad, ese altivo egocentrismo, ese creer que ellos son señores de horcas y cuchillo y el pueblo su condenado, lo que aquí deseo denunciar...
Yo hablo por experiencias propias, pues, como abogado que soy, veo a diario como fiscalillos y policías insensatos, que no saben siquiera ni escribir su nombre correctamente y mucho menos en donde le queda la cabeza, creer que pueden disponer (y disponen) de la libertad de cualquier infeliz y por cualquier quitame esta paja; es a ese tipo de tremendeces a las que aquí me refiero...
Imaginate, Jorge; si ellos ni siquiera saben como se llaman, ¿podrán saber el significado de la palabra CARGO? Si no pudieron siquiera entender ni el "NACHO" ni el "COQUITO" en primaria, ¿sabrán quién fue pericles o Areté?
Esas clases de bestias son quienes hoy en días nos gobiernan...
Con recordarle al ARETÉ de la boda de Pericles y Aspasia, amigo, no pudiste traerle a colación mejor ejemplo...
En buen Derecho (como ciencia, técnica o arte que es) existen dos figuras: EL MANDANTE (que es el pueblo) y EL MANDATARIO (que es el presidente de ese pueblo), pero, como sucede con la palabra CARGO, ellos no pueden, pues la sesera no le da, llegar a entender tales conceptos.
Gracias, querido Jorge, por tus palabras; recibe, amigo, mis mejores abrazos.

Rodolfo Cuevas dijo...

El ave peregrina:
Saludo, amiga querida, y gracias por tus palabras. Así, como dices, es, amiga, "la ley debería ser justa", pero no lo es... Eso, precisamente, es lo que aquí denunciamos. Gracias, querida amiga, por tu agradable visita.
Un gran abrazo.

Rodolfo Cuevas dijo...

Ursula:
Saludo, mi querida amiga. Un placer poder verte compartir con nosotros...
Así es, Ursula, las desigualdades sociales y la injusticias copan al mundo, en tanto el ser humano, afectado por éstas, sigue siendo un ente pasivo, al cual sólo le importa aquello que vive por sí mismo, o sea, en su propia carne...
La carencia de conciencia en el humano y la falta de escrúpulos de las autoridades gubernamentales, han llevado a la perdida absoluta de los más caros valores humanos. Pero es así como dices, aunque hemos perdido hasta el optimismo: "Aún queda la esperanza"
Gracias a ti, querida amiga. Espero sea pronta y óptima la recuperación de tu salud; para mí es un alto honor el poder interactuar contigo.
Besos y abrazos muy tiernos, bendiciones y mejores días para ti, amiga Ursula.

MTeresa dijo...

Tus palabras muestran
tu honradez y legalidad,
cuanto más se aprecian
en una nación que
hace nulo requerimiento
en su ejecución.
Pasa en unos países
más que en otros,
pero en todos hay políticos
y funcionarios corruptos,
gente sin escrúpulos
que ocupan lugares inmerecidos
y que sostienen el poder
de la justicia entre sus manos,
en decisiones precarias
que provocan mal.

María dijo...

Hola, amigo Rodolfo:

Yo pienso que los gobernantes solo miran su ombligo, no miran por el pueblo, sólo miran estar en el poder, es lo único que les importa, lo demás, sobra para ellos.

Primordial debería ser: IGUALDAD para todos, y en cambio, lo que reina son las injusticias.


Un beso y feliz fin de semana, amigo.

Rodolfo Cuevas dijo...

Mariana:
Saludo y gracias, bella amiga, por recordarte de mí. Así es, querida Mariana, todos, en esta sociedad sin escrúpulos ni moral, está armado para favorecer al clero, a los políticos de turnos, a las corruptas castas militares y a los poderosos económicos; y eso no sólo ocurre en Argentina y Dominicana, sino en la mayoría (por no decir en todos) los países latinoamericanos. Sucede que tales grupos de poder se hacen sus trajes a la medida y el pueblo, con su pasividad y permisividad, se lo celebra.
Gracias a Dios, ya somos dos los que estamos cansados de ellos, tú y yo.
Gracias, Mariana, por tu saludo, por tu beso y cariños.
Recibe mis más tiernos abrazos junto a mi más dulce besos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Everson Russo:
Gracias, amigo, por tu visita, recibe mis mejores saludos, felices días.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, bella Mayte:
Así es, amiga, deberiamos aspirar a la perfecta dictadura de la Ley y a la democracia verdadera, pues resulta que las "democracias" (así entre parentesis) que poseemos hoy en días no son más que burdas y burocráticas partidocracias que descansan en muy rancias y amañadas plutocracias. Creo que una democracia (real y verdadera) es aquella en la que la Ley rige, controla y supervisa todas las instituciones y organismos del Estado, no es perfecta, como digo, pero sí perfectible.
En mi país, por ejemplo, existe una supuesta democracia representativa, pero en ella no funcionan los pesos ni los contrapesos de una verdadera democracia; funcionan, en cambio, el amiguismo, el populismo y el clientelismo.
Gracias por tu visita y comentario, amiga querida.
Te envío miles de besos y abrazos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Mercedes Ridocci:
Mi saludo, querida amiga. Así es, los gobiernos actuales son sólo marionetas del poder economico, pero no siempre ha sido así; el pueblo o los pueblos, si quieren vivir un poco mejor, deberían luchar por invertir tales situaciones. Es lo que aquí quiero decir. Yo también, al igual que tú, pienso que aún es posible la utopía. Gracias a ti, amiga, por tu visita y comentario. Seguiremos en contacto.
Abrazos muuuy fraternos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Liliana G.
Saludo, mi querida hermana Lili.
¿Sabes?, ahora que lo señalas, creo que sí, podría ser cierto, poseen una misma "Carta Orgánica" para mal gobernarnos a todos... y, como viajan y se reunen tanto y hacen tantas y tantas cumbres, cuando vienes a ver, tales funcionan como "sus universales congresos"... Y nosotros como los grandes pendejos que somos cargándole los bultos y haciéndole los mandados, porque no hay nada que hacer contra ellos... al parecer en eso consiste la gran bondad de la democracia representativa... en aguantar callado... pues, es así como dices: "Lo que deberíamos tener por derecho, nos lo quitan evocando ese mismo derecho. ¡Un espanto social!" ¡Cuántas verdades has dicho,hermana Lili!
Gracias, amiga querida, por leerme y comentar, me alegra que te haya gustado; es un alto honor ser tu amigo. Seguiremos compartiendo ideas.
Para ti, besos y abrazos inmensos.

Rodolfo Cuevas dijo...

J.M. Ojeda:
Saludo, mi querido amigo. Así es, J.M., se trata de un panorama mundial que descansa en la desidia del ser humano, que parece esperar a que el mundo, en cuanto a lo social se refiere, cambie por sí mismo. Como dices: "¡¡vamos mal, muy mal!!"
Ojalá y que el ser humano pueda correjir ese extraño rumbo que lleva...
Gracias, amigo Ojeda, recibe de mí un gran abrazo.

Rodolfo Cuevas dijo...

Acariciando el Alma:
Saludo, bella amiga. Mira que sí me has aportado una muy buena idea, jajajajajaja...
¡Oh!, preciosa, pero imaginate, sí los políticos nuestros son seres indolentes y no oyen ni ven ni entienden nada que no sea el brillo del oro corruptor al cual ello aman y alaban... y van a poder leer algo...
estas humildes letras están dirigidas a los ojos y oídos del pueblo, a ver si, en uno de sus resquicios, se queda aún sea una pequeña idea de éstas...
Todos lo que señalas en tu comentario es muy real en todo lo pueblo de Latinoamérica... Y, en todos ellos, la democracia es un fiasco...
Gracias amiga bella por leerme; para mí constituye un alto privilegio ser tu amigo.
Besos y abrazos muy tiernos para ti y tu pequeña, que Dios las bendiga a ambas por siempre.

Dejame un Poema dijo...

Rodolfo, hecha la ley, hecha la trampa, los politicos hacen leyes para beneficiarse ellos y tapar su mugre, mientras ellos se dan todos los lujos el pueblo pasa hambre y mueren muchos niños, creo en Dios y pienso mejor dicho estoy segura que el que las hace las paga en esta vida.
como te dije con Caricias dale yo te ayudo a pegar los carteles y a eso no son ciegos eso mancha su hipocrita imagen.
Rodolfo me afecta el dolor de la gente pero lo que mas me indigna es el dolor el hambre de los niños, cada ves mueren mas niños por desnutrición en el mundo y los que estan en el poder ya estan planeando sus vacaciones a la luna o a marte, eso es indignante.
Rodolfo es importante los temas que tocas, te aplaudo y felicito por ello, excelente.
besitos para ti querido Rodolfo

Rodolfo Cuevas dijo...

Melody Paz:
Saludo, bella Creadora de historia.
Así, precisamente, es como se define a la política, pero quienes la ejercen han desvirtuado hasta el retorcimiento tal definición, pues los único que reciben los beneficios de ésta son ellos mismos y los pueblos siguen hundidos en la miseria... Da pena, por ejemplo, la situación de esos pueblos que son cada día más pobres en contraste con los políticos que les dirigen, los cuales, en cambio, son cada día más ricos y viven en mejor situación que los "jeques arabes más ricos del mundo"...
Ojalá, bella amiga, la justicia y la política lleguen a ser lo que muchos soñamos y que los pueblos comiencen a pensar bien, a a ver si así dejan de tropezar siempre con la misma piedra.
De mi parte, recibe, bella Melody, muuuy tiernos besos y abrazos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Mayte:
Gracias, bella Mayte, por ese tan hermoso regalo, lo exhibiré con sumo orgullo en mi espacio.
Besos y abrazos para ti.

Rodolfo Cuevas dijo...

María Teresa:
Saludo, amiga, y gracias por tu comentario. Es así como dices, en algunos países existen más los políticos corruptos e inecrupulosos que en otros; me parece que en los países menos exigentes hay más corrupción y viceversa. Ojalá y que los pueblos puedan ser siempre gobernados por sus mejores hombres y mujeres.
Un gran abrazo, amiga.

Rodolfo Cuevas dijo...

María:
Saludo, querida amiga. Estoy plenamente de acuerdo con todo lo que dices y creo que sí, éstos sólo piensan en sí mismo y el pueblo a ellos le importa un bledo...
Felices días, amiga querida, recibe mis más tiernos abrazos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Dejame un Poema:
Gracias, mi bella amiga. De tu comentario se desprende lo sensible y humano que es tu gran corazón. Es así como dices, en tanto que los pueblos mueren de hambre y necesidades de todo tipo ellos viven planeando en que lugar del universo pasaran su proxima vacaciones... y, lo triste del caso es que los pueblos toman estas clases de gobiernos con una pasividad espantosa.
Ojalá, amiga preciosa, y el mundo tome un derrotero algo más auspicioso...
Besos y abrazos muy tierno.

Duna dijo...

La democracia es el estado perfecto. Lo malo es que no se suele cumplir. Bien por circunstancias sociales, políticas o geográficas, la democracia deriva en otras cosas.
Amigo, te he tenido abandonado por falta de tiempo, pero me he acordado de ti, no lo dudes.
Muchos besos Rodolfo.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo,Duna querida:
Bueno, amiga, lo bueno de la democracia es que es moldeable; todo depende de la capacidad de lucha que el pueblo tenga para exigir sus derechos en determinado momento; ahora bien, si se trata de un pueblo de comportamiento pasivo o pesimista, la democracia no servira de nada y terminará, como bien dices, derivando en otra cosa...
¡Ay si!, querida amiga, al parecer el tiempo está en contra nuestra; yo a veces deseo entrar a saludar a todos mis amigos y a dejarle palabras bellas en sus weblogs, pero cuando no es una cosa es otra.
Yo sí te comprendo, amiga, y aprecio mucho esa distinción.
Recibe, pues, mis mejores besos y mis más tiernos abrazo, Duna preciosa.