jueves, 31 de marzo de 2011

EX CANDIDATO A DEFENSOR DEL PUEBLO; MIS PALABRAS POR ANTE LA COMISIÓN ESPECIAL DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS DE LA REP. DOMINICANA.


EX CANDIDATO A DEFENSOR DEL PUEBLO; MIS PALABRAS POR ANTE LA COMISIÓN ESPECIAL DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS DE LA REP. DOMINICANA.

Mis saludos, amigos y amigas. Pido reverentes permisos a los asiduos seguidores de mi espacio porque trataré aquí un tema que, a pesar de su universalidad, como es la protección de los derechos humanos de primera, segunda y tercera generación, se circunscribe al ámbito de la Rep. Dominicana.

Fui candidato a Defensor del Pueblo con el muy firme apoyo de ciudadanos y ciudadanas que confiaban en que yo podía hacer un buen trabajo en tan importante órgano institucional. A todos esos ciudadanos que confiaron en mí y me refrendaron con su firmas, así como a Pedro F. Baez (quien piensa que yo puedo ser el mejor presidente de la R.D. y unificador de Latinoamerica); a Mayte Dalianegra (quien, a ultranza, siempre respalda mi defensa por los derechos humanos); a mi hermano de raza Reltih (a quien siempre he sentido solidariamente a mi lado); a Liliana García (quien sin saber que yo era candidato a Defensor del pueblo, comentó: "Creo que serías el mejor Ombudsman de tu país, Rodolfo); y junto a ellos a: Asun, María Saez, Melody Paz, María Teresa López, Carmendy, Paqui Quintana, Rodolfo de Jesús Chavez Mercado, Norma Ruiz, Carmela, Noemí, J. M. Ojeda, Vicsabelle, Bea, Mimosa,Charo Cruz, Sor Cecilia, Sherezade, en fin, a todos mis amigos, amigas, seguidores y seguidoras, aunque sé que un poco tardío, le dedico éste mi discurso de aceptación de candidatura a Defensor del Pueblo, el cual cuelgo aquí, para quienes deseen leerlo y en el que les muestro y demuestro que sí hice mi trabajo:

DISCURSO DE RODOLFO CUEVAS

Mis saludos, honorables congresistas;
mis saludos, damas y caballeros presentes:


Sean mis breves palabras un honroso tributo a la memoria de ese Defensor del Pueblo por antonomasia muy recientemente fallecido: Don Freddy Beras Goico.

Soy, Señoras y señores, Rodolfo Cuevas, un humilde abogado litigante con algo más de 12 años de experiencia en dicho oficio, que, a muy corta edad, tuvo la oportunidad de formarse en los institutos castrenses de la nación; de manera más específica ingresé, siendo prácticamente un imberbe, a la institución que tiene por misión sostener el orden público; más adelante, cuando aún era sólo un estudiante de término de Derecho obtuve, por concurso, la valiosa oportunidad de integrar al equipo de Supervisión a Tiempo (SUAT) del AILA-JFPG; compuesto, tal equipo, por supervisores civiles y militares que velaban por la prestación allí de un servicio eficiente. Más luego, debido a mis marcadas dotes gerenciales, fui enviado, a estudiar Seguridad Aeroportuaria y Reglamentación de Aeronáutica Internacional, al Instituto Militar de Educación Superior (IMES); en el cual, después y siendo ya un profesional del Derecho, me convertí en asesor de monográfico de varios oficiales superiores de las Fuerzas Armadas de la República que cursaban entonces la “Especialidad en Comando y Estado Mayor Conjunto”. Poco más tarde, la vida me concedió la oportunidad de graduarme en el primer diplomado de CRIMINALÍSTICA (ciencias de las investigaciones criminales) impartido por el Colegio de Abogados de la República Dominicana, coordinado éste por el Dr. Ramón Pina Acevedo y en el cual fueron profesores los mejores investigadores castrenses y judiciales del país. Es decir, que aprendí sobre gerencia, supervisoría, don de mando e investigaciones en las mejores escuelas posibles de la nación: Los institutos castrenses, el Colegio de abogados, las instituciones investigativas y jurisdiccionales de la República y otros organismos estatales.


A propósito de supervisoría, recuerdo que Yaqui Núñez del Risco, a la sazón gobernador del AILA-JFPG y, por ende, nuestro superior inmediato, decía que “un supervisor no es más que una extensión de los ojos y oídos de su superior” y, estudiando y estudiando, me enteré que, congruente con esto, al antecedente del Defensor del Pueblo en el Imperio Persa se le denominaba EL OJO DEL REY; en tanto que al antecesor de dicha figura aquí en América, además de PROTECTOR DE LOS INDIOS, se le llamó VEEDOR DEL REY.  De tales ejemplos deduzco, pues, que un Defensor del Pueblo no es más que un supervisor; sí, un supervisor que debe velar porque imperen la legalidad, la legitimidad y la lealtad en las actuaciones de los poderes públicos y las empresas prestadoras de servicios públicos para con el soberano de todos: el pueblo. En fin, creo que a eso se debe ir a la Defensoría del Pueblo, a velar y supervisar porque se dé el correcto cumplimiento a las disposiciones legales. Por tanto, para mí, un Defensor del Pueblo no es más que eso: un supervisor de la legalidad pública.

La pregunta básica que hoy debo responder, por ante este solemne hemiciclo es: ¿Por cuál razón aspiro a ser Defensor del Pueblo o, en su defecto, uno de sus adjuntos? Le diré que la razón por la cual deseo detentar dicha posición es porque siento dentro de mí ser un defensor de vocación, tal y como lo demuestran los numerosos procesos contra abusos y excesos de autoridad que he seguido —algunos de ellos aún abiertos por ante los tribunales de la República— y porque, además, considero que es justo poner un freno a esos abusos y excesos que, a diario, cometen contra la población algunos funcionarios de los poderes públicos o empleados de organismos privados que prestan servicios públicos en el país.

Estoy muy firmemente convencido que sólo con una Defensoría del Pueblo neutral y apolítica, que ejerza una magistratura moral, capaz y persuasiva, acompañada de una supervisión eficiente, que aplique ejecutorias legales, convincentes e irrefutables y que, ya muy en última instancia, y sólo en caso de que se persista en los abusos y violaciones que se traten de corregir, ponga en marcha una eficaz maquinaria de denuncia nacional o internacional, se acabará con los abusivos excesos de autoridad que algunos desconsiderados jueces, fiscales, policías, militares y demás funcionarios, administradores y empleados de empresas públicas o privadas comenten en detrimento de los derechos esenciales de la población dominicana.

Por tanto, de ser designado como Defensor del Pueblo o adjunto, por los augustos congresistas de mi país, no vendré a confrontar con ningún poder del Estado, pero sí a ejercer esa moral magistratura, con la dignidad, la capacidad y la apolítica, pero neutral responsabilidad requerida. Desde allí propugnaré porque, a través de pequeños libros, folletos, carteles y anuncios publicitarios, tanto radiales como televisados, se active una campaña educativa, en cuanto se refiere a Moral, Civismo, Derechos Humanos, garantías fundamentales y demás prerrogativas legales y constitucionales inherentes a los ciudadanos y habitantes de la República Dominicana. Trataré de que dicha entidad funcione a la altura tecnológica que demandan los tiempos y de que ésta esté debidamente afiliada a los organismos regionales, continentales o internacionales constituidos por sus pares. Actuaré con suma honestidad, llevando siempre en mi memoria el lema aquel del viejo, pero exitoso equipo de Supervisión a Tiempo (SUAT) del AILA-JFPG que enunciaba: «La honestidad es un insulto a la perversidad de los corruptos»; tomaré como norte la premisa de los gloriosos héroes del 27 de Febrero que nos enseña que: «Muy dulce y decoroso es morir por la Patria»; y haré completamente mío aquel proverbio castrense que reza: «Si el cumplimiento del deber me trae enemigos, pues, bienvenidos sean éstos».

Juro y prometo, antes ustedes, honorables congresistas, ciudadanos y ciudadanas de la República que, de ser designado como Defensor del Pueblo o adjunto, muy recta y correctamente, cumpliré con mis deberes y obligaciones de supervisar la legalidad pública, de los actos del Estado y de las empresas privadas prestadoras de servicios públicos, aunque en el alma me pese.

Es cuanto, muchas gracias a todos.


Palabras expresadas por Rodolfo Cuevas ante la Comisión Especial de la Cámara de Diputados de la Rep. Dominicana, el 26 de noviembre del 2010, en las vistas públicas para escoger al Defensor del  Pueblo

36 comentarios:

Teresa Pelaez dijo...

Felicidades Rodolfo, mejor no podria ser. Un abrazo.

Rodolfo Cuevas dijo...

Gracias, amiga querida; seguiremos en guardia, como el buen dominicano que soy, al pie del cañón y firme, como manda la ley, en la lucha por preservar los mejores intereses del pueblo dominicano y la humanidad en general...
Abrazos muuuy fraternos para ti, mi apreciada amiga, compatriota y coterranea.

Liliana G. dijo...

¡Brillante, Rodolfo, brillante! Me he llevado una gratísima sorpresa al leer este enfervorizado y magistral discurso. Por un lado, porque efectivamente, no sabía de tu candidatura, pero siempre noté (a la legua) tu condición de hombre honesto, recto y luchador nato. Estas condiciones te hacían a mis ojos, el mejor candidato para defender al pueblo dominicano.
Rodolfo, hay mucho tiempo por delante, sé que no cejarás en tu empeño y que llegarás. La vida tiene que ser justa y darte esa posibilidad.

Me despido querido hermano, con una gran emoción, tus palabras son conmovedoras.

Un beso enorme. Y... ¡A por todas!

Trizbeth dijo...

¡Estoy emocionada!! Magistral discurso querido Rodolfo, es que mejor defensor de los nuestros no puede haber, tu honestidad, buenos deseos, responsabilidad, seriedad y formación moral hacen de ti un ejemplo para todos, con todo mi cariño te deseo toda la suerte del mundo y que tu labor no termine jamás, eso nos da esperanza de ser cada día mejores como nación y como ciudadanos de la República Dominicana ;) Enhorabuenaaaa!!!! TE felicito! Un abrazo en la distancia querido amigo y compatriota :)
Bea

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludos muuy fraternos, querida Liliana:
Gracias del alma, por tus bellas palabras, muy firme apoyo y solidaridad. Sé que sí, tenemos tiempo de más; y lucharemos siempre por los demás con el más elevado espíritu de servicio, pues sabemos que: "Quien no vive para servir, no sirve para vivir".
Gracias por todo, hermana querida, besos inmensos, abrazos de osos y, muy firme y sin miedo, pues "todo tiene su tiempo bajo la luz del sol" ¡A POR TODAS!

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, Bea Preciosa:
Gracias, mi querida amiga, por tu emoción, por tu apoyo, por tus hermosas palabras y por esos tan alentadores deseos para conmigo. Por personas como tú (que son quienes constituyen la merecedora estirpe de mi país) sí vale la pena continuar luchando con la sacra finalidad de construir una mejor nación. En esto, te aseguro que no cejaremos jamás, pues nuestra labor es ardua, pero lúcida, paciente, segura y muy serena, ya que los dominicanos nos merecemos una mejor, más justa y organizada nación.
Agradezco tus felicitaciones y recojo tu tierno abrazo. Recibe, muy apreciada Bea, mis más tiernos, afectuosos y dominicanísimos abrazos.

Taty Cascada dijo...

Tiempo que no leía un discurso de cepa, detesto los pseudo políticos vendedores de falsas ideas y promesas. Te sigo, me quedo en tu espacio.
Un abrazo.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo y gracias, estimada Taty, por esas tan hermosas palabras de aliento, me alegra mucho saber que te has gustado mi discurso. ¿Sabes?, yo también odio a rabiar a los politiqueros y demagogos, por tal razón no estoy afiliado a ninguna de sus falsas logias y corruptoras tendencias, pues creo en el surgimiento de una nueva generación de ciudadanos que sean más prudentes, morales, capaces y preocupados por las cosas del pueblo. Gracias del alma por seguirme...
Recibe, apreciada amiga, mis más tiernos y fraternales abrazos.

Vicsabelle dijo...

!Rodolfo, mi estimado compatriota! No sabia que eras candidato a defensor del pueblo. Felicidades por ello y por llegar hasta donde has llegado. Se que tienes el corage y el deseo de hacer un buen trabajo. Tu discurso, muy emotivo, brillante y directo. No podia ser mejor. Un gran abrazo recordandote que hay mas oportunidades.
Abrazos de dominicanos

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludos y gracias, muy estimada compatriota, tanto por tu apoyo como por estas bella palabras de aliento. Sí, así era, sucede que estaba manejando estas aspiraciones bajo perfil, porque mis intenciones, más que ganar fama, dinero o popularidad, se circunscriben a lograr hacer un buen trabajo en provecho de todo el pueblo dominicano. Soy de los que creen que este país no sólo debe organizarse e institucionalizarse sino también moralizarse, pues una nación sin ética ni moral no es nación sino una vulgar asociación de corruptos y malhechores. Sé que sí, es así, quedan muchos más días y oportunidades, gracias por recordarmelo, apreciada Vicsabelle; el día en mi país me necesite ahí estaré.
Para ti, de dominicano a dominicana, afectuosos y muy tiernos abrazos.

Olga i Carles dijo...

Gran y poético discurso salido del fuego del alma.
Felicidades por esa canditatura y que todo vaya lo mejor posible.
Que sepas siempre discernir de lo verdadero a lo falso... de lo bello a lo feo... de lo bueno a lo malo.
Que el equilibrio te sostenga entre el cielo y la tierra para que puedas dar buenos frutos.




Un abrazo.

MTeresa dijo...

Enhorabuena,
es un discuso magistral,
magnífico y honesto,
con la nobleza que te caracteriza
en el tiempo que te llevo tratando,
tus palabras han sido siempre
de gran honradez y serenidad,
hombre razonable y cabal
como eres
no dudo que conseguirás los medios
propicios a tu alcance para
ser un fiel servidor de la sociedad.
Personas como tu
es lo que hace falta.
Un abrazo y mi
sincera felicitación
por tu magnífico discurso.

EL AVE PEREGRINA dijo...

Rodolfo,me congratulo por tan buen discurso y esos valores humanos que llevas en tu interior, los que te hacen grande...no sabía este empeño tuyo, pero tu valía te dará otra oportunidad, y podrás demostrarlo.
La lucha por mejorar tu país lo llevas dentro y Diosito te dará ese empujón de conquista.

Un abrazo, desde mi Galicia.

Francisca Quintana Vega dijo...

Es muy digno de alabanza, tanto su trayectoria profesional como humana.
Las dos quedan patentes en esta entrada, la cual he leído con mucha atención y que me ha parecido muy emotiva. Denota grandeza de alma y de corazón,la única grandeza digna de alabanza en el ser humano.
Un cordial saludo y enhorabuena. Espero que siga en la lucha por todo en lo que cree.

RELTIH dijo...

CÓMO SE NOTA LA ENTEREZA POR EL PUEBLO, POR LA ÉTICA Y LA MORA, POR LO IMPARCIAL, POR LO JUSTO, POR LO NATURAL DE LA VIDA. GRANDIOSO DISCURSO!! SÉ QUE UN DÍA NO MUY LEJANO, ESCUCHAREMOS TU DISCURSO COMO PRESIDENTE DE TU PAÍS.
UN FUERTE ABRAZO MI APRECIADO Y QUERIDO HERMANO DE LA TIERRA.

MIMOSA dijo...

Vaya! Creo que la fe que tienes es la que debes seguir manteniendo en tu lucha diaria,un nuevo intento, los valores que sostienes y que vives son los que te realzan, los cuales sintetizan con fervor en éstas tus palabras. Yo no soy tan docta, pero si entiendo que quien debe merecer ese puesto es una persona de creencias firmes, luchador nato, con una capacidad innata para resolver y dirimir sobre cuestiones que alcanzan a todo ser humano, y es por ello, que veo en ti un fiel reflejo. Sigue luchando, no cejes ni un momento.
Desde aquí todo mi apoyo y mi cariño
Un fuerte abrazo

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola Rodolfo!
SUERTE.

Saludos de J.M. Ojeda.
Buen domingo.

Rodolfo de Jesús Chávez Mercado dijo...

Dios mio!!! Un discurso eficaz, esperanzador, serio, dinàmico, responsable, humano y justo... Para que màs?

Tocayo mio. No sabes cuanta alegria me dà saber que has sido postulado por tu gran valor y humanidad. Admiro mucho esa valentia para declarar tus ideales en favor de tu pueblo. Te lo agradeceràn. Por lo menos estoy segurisimo que ya algunos te habran agradecido por tu sencillez y amor al projimo. Yo hago parte de tu puelo Latinoamèricano... Gracias hermano mio.

Dios te siga pemiando por tu honorable conciencia a favor del bien comùn.

Un fuerte abrazo.

Fra Rodolfo de Jesùs O.Carm.

José Salomón dijo...

Buen discurso como debe de ser de una persona capaz y consciente del deber de un buen ciudadano como lo es usted distinguido hermano y amigo Rodolfo.

Rodolfo Cuevas dijo...

Mis saludos, amigos Olga i Carles:
Gracias por esta visita, por tan bellas palabras de aliento y por sus felicitaciones... ¿Saben? siempre que he tenido algo de poder en mis manos pido al Creador que me de capacidad para discernir sabiamente en cualquier actuación que deba tomar y que ésta sea siempre lo menos dañina y más beneficiosa posible. Agradezco en el alma tan buenos deseos. Ojalá y que Dios les escuche.
Reciban, amigos queridos, mis mejores abrazos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludos, María Teresa querida:
Gracias, amiga, por esas tan hermosas palabras que aquí me dejas; contar con la fe en mí de persona tan excelente como tú me redobla la mía...
Gracias mil por tus sinceras felicitaciones...
Abrazos muuuy cálidos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Gracias, mi apreciada Asun, por estas tan hermosas y alentadoras palabras; agradezco también el que que tengas tan buen punto de vista sobre mí. Sí, te diré que maneje tales aspiraciones bajo perfil porque en verdad, más que el tener poder, lo que me interesa es poder hacer mi trabajo y corregir cosas mal hechas.
Sumamente agradecido, te envío abrazos muuuy tiernos...

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo y gracias, apreciada Paqui. Sí, le prometo que así será, mantendré en bien en alto los valores que han inculcado en mí los mejores habitantes de mi país.
Abrazos muy fraternos, amiga querida.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, mi querido Reltih, y gracias por tan hermosas y alentadoras palabras, estimado hermano de raza. Haré el máximo de todos mis esfuerzos para no defraudar nunca esa inmensa confianza y cariño que me tienes.
Recibe, hermano de mi corazón, mis más afectuosos abrazos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Gracias, querida Mimosa.
Tus palabras son tan sinceras que se sienten, amiga. Te prometo que sí, haré siempre lo más que pueda e intentaré siempre servir a mi país con humildad, capacidad y honestidad.
Gracias, Mimosa, por aumentar mi fe...
Muy afectuosos abrazos, amiga.

Rodolfo Cuevas dijo...

Mis fraternales saludos, Ojeda, y gracias del alma, pues esa suerte se necesita siempre.
Abrazos, amigo querido.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, mi estimado Rodolfo de Jesús Chávez Mercado:
Gracias, por todos esos hermosos adjetivos que me dedicas. Tu alegría me hace sentir sumamente alegre a mí también; sí, ciertamente somos de un mismo pueblo, el latinoamericano y es por persona como tú, mi querido hermano latinoamericano, que lucho por mejores opciones de vida; creo en un bloque común en Latinoamérica y asumo que primero que dominicano, soy latinoamericano... son hermosas todas tus bellas bendiciones, hermano.
Miles y miles de bendiciones para ti, tocayo del alma, junto a mis más afectuosos abrazos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludos afectuosos, José Salomón:
¡Qué agradable sorpresa, hermano y amigo de mi alma!; muy placentero es recibir su agradable visita; gracias por estas hermosas palabras que aquí me dejas, es ciertamente un inmenso placer interactuar con usted. Saludo a su familia.
Reciba, pues, mis más fraternales abrazos.

Rodolfo de Jesús Chávez Mercado dijo...

Hola querido tocayo. Saludos.

Espero que te encuentres bien. Mis mejores deseos para ti y toda tu familia.

Paso a dejarte un fuerte abrazo y que Dios te siga bendiciendo.

Fra Rodolfo de Jesùs O.Carm.

Déjame un Poema dijo...

Querido Rodolfo, me pongo de pie ante tal discurso.
Admiro tu fuerza, tu lucha y tus ideales, se que llegarás lejos.
El pueblo se merece gente como tu al mando, luchando por ellos.
Te felicito querido amigo porque eres grande como persona y como profesional.
No todo esta perdido con seres como tu.
besitos para ti mi querido amigo, que Dios te bendiga y te de las fuerzas para seguir en esta lucha que es la de todos.

♥ Sussy* dijo...

Hola querido Rodolfo
Muy buen discurso a mi me encanto
Un gusto pasar a leerte, te dejo muchos besos y abrazos hasta luego q estes muy bien.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Estimado Rodolfo:
No en vano Sor.Cecilia se prendió de usted, de sus cualidades como escritor y de su ética y por ello me atreví a pedirle que compartiésemos nuestros blogs.
Estoy orgullosa de usted y feliz de haberle encontrado.
Gracias por ser noble, equilibrado y leal a la ciudadanía y a su Patria.
Le dejo mi ternura
Sor.Cecilia

Rodolfo Cuevas dijo...

Tocayo querido, gracias por tu saludo y sana preocupación por mi persona, estamos bien, tanto la familia como yo, y esperando en Dios Padre que tú y los tuyos también lo estén. Gracias por ese abrazos tan sincero que aquí lo siento y por todas tus valiosas bendiciones, por tanto, muy justamente redobladas te hago llegar miles y miles de bendiciones y muy fraternales abrazos, acompañados de mis mejores deseos para ti, tus familiares y compañeros de congregación. Gracias del alma, Tocayo Fra Rodolfo, por tu gran cariño.

Rodolfo Cuevas dijo...

Para Déjame un Poema:
Gracias, Noemí querida, por ese gran homenaje que aquí me brindas al ponerte de pie ante mi discurso; gracias también por la gran fe que manifiesta tener ante mi accionar, espero poder cumplir siempre con mi deber y no defraudarte jamás ni a ti ni a quienes tan firmemente me apoyan. Además de tu sincero homenaje y fe, agradezco también las bendiciones y fortaleza que pide a Dios que me depare... Gracias del alma, muy apreciada amiga, que el Padre Todopoderoso te colme siempre de bendiciones, así como también a todos los tuyos.
Gracias, Noemí, por tu amistad.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, bella y estimada ♥ Sussy*:
Gracias del alma por tu visita y comentario, amiga querida; me alegra mucho saber que te has gustado mi pequeño discurso... Gracias... y gracias del alma también por tus besos y abrazos; te envío los míos tiernos, cálido y muuuy melosos para ti, amiga ♥ Sussy*.

Rodolfo Cuevas dijo...

Para Monja de Clausura Orden de Predicadores:
Sor.Cecilia, gracias, sus hermosas palabras son un gran homenaje a mi sacrificio por ser cada día un ser humano mejor; le agradezco porque sus palabras tan hermosas, aquí vertidas, me indican que mi caminar no ha sido en vano y que aún en la distancia se aprecia mi sincero y patriótico esfuerzo... para mí es un gran privilegio el poder contar con su amistad. Agradezco su ternura, su orgullo, su felicidad y tan bellos juicios hacia mí, espero no defraudarla jamás ni a usted ni a ninguno de los que tan firme y solidariamente me apoyan... Para su conocimiento, fui educado, en mi país, Dominicana, por Las Hermanas de La Caridad, tanto en la primaria como en el bachillerato.
Además de mi inmenso cariño, reciba usted mis más tierno abrazos, esperando en Dios que su salud sea óptima... Gracias del alma.