sábado, 5 de noviembre de 2011

EL SINDROME DE PENÉLOPE (En sólo cuatro actos)


EL SÍNDROME DE PENÉLOPE (En sólo cuatro actos)
I
Él,  joven, vigoroso y muy frescamente acariciado por la brisa marina, la abrazó y besó con inmenso cariño, luego subió al buque de guerra que ya se disponía a partir hacia mar adentro y desde allá le dijo adiós, haciendo amorosos gestos con sus manos.
II
Ella, bella, joven y pretendida, también, y a modo de despedida, le besó y abrazó con sin igual ternura, luego aguardó verle subir al buque, y allí se quedó hasta ver la nave partir y perderse poco a poco en la lejana vastedad del marino horizonte.
III
Él, al cabo de los años, regresó, ya mustio, encanecido y un tanto desgarbado, pero cargado de heroicas y victoriosas insignias. Oteó e inmediatamente la vio, coligió que le esperaba y hacia ella se dirigió muy alegremente.
IV
Ella, ya cansada, marchita y muy deslucida, debido a lo largo de la espera, sí lo vio llegar; mas, como aún esperaba a un mozuelo, jamás le reconoció. De plano, le rechazó su cariñoso saludo y le dijo, parangonando al cantor aquél: «No eres a quien yo espero».

Autor: Rodolfo Cuevas B.©:30/05/11;
todos los derechos reservados, Ley 65-00.

28 comentarios:

ReltiH ReltiH dijo...

HERMANO ME HE QUEDADO SIN PALABRAS, FRENTE HA ESTA GRAN TRISTEZA DE AMOR...



UN ABRAZO

fus dijo...

Una historia de amor que termina cuando ella descubre que aquel que un dia amò ya no tiene la misma envoltura....decisiòn cruel para este final.
En España Joan Manuel Serrat tiene una canciòn donde narra la historia de una chica que se queda en al andèn se llama Penèlope.

un fuerte saludo

fus

Rodolfo Cuevas dijo...

Mis saludos, estimado Reltih:
Sí, admito que es un relato que posee una gran carga de tristeza. Desde niño, al leer LA ILIADA Y LA ODISEA y aún más adelante al escuchar la canción PENÉLOPE de Joan Manuel Serrat, quedé sumamente impactado por tal suceso mitológico que se repite a diario en la realidad de nuestros pueblos de inmigrantes forzados por motivos económicos.
Un fuerte abrazo, Hermano de mi alma.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludos, estimado amigo Fus:
Así es, la vida a veces se torna un tanto cruel para quienes en ella estamos...
PENÉLOPE es una canción encantadora universalizada por el cantautor español Joan Manuel Serrat, la escucho todo los días, por tanto, la disfruto muchísimo, de tal canción tomé, y muy a propósito, el final de este relato.
Un fuerte abrazo, amigo FUS.

Melodía dijo...

Ohhhhh pobre, es que el tiempo hace estragos suelen decir y en este caso es cierto. Tienes razón esto se repite en la actualidad, en aquellos que se ven obligados por causas externas a separarse y esperan el regreso de ese amor.
Me hizo recordar la canción de Diego Torres un cantante argentino.
Genialmente escrito mi Rodolfito una love history triste pero hermosa, sabes que soy romántica.
Besitoooo y Abrazoteeeee para ti

Rodolfo Cuevas dijo...

Mis saludos afectuosos, bella Melody:
Así es, amiga querida, el tiempo es un cruel y devastador tirano. Veo repetirse a diario, en mi país (que queda en el área del Caribe) esta dolorosa historia, protagonizada por seres muy jóvenes que, por meros asuntos económicos, se ven en la necesidad de emigrar, como quiera y pa' dondequiera, abandonando así, y sin quererlo,su hogar y familia; luego, regresan con dos o tres pesos, pero ya viejos y cansados, lo que sucede de ahí para allá es motivo de otro largo análisis.
Gracias, mi dulce Creadora de historias y poemas, por ver una chispa de genialidad en este escrito.
Besos y abrazos tiernos para ti, bella Melodía.

Trizbeth dijo...

Es una historia de amor triste, que llena de nostalgia y pena, saber que el tiempo no perdona y que aún con intención hay cosas que no las controla ni el alma, ni las ganas de estar...el tiempo a veces es aliado, a veces cruel...

Penélope, con su bolso de piel marrón...♪♪

Excelente mi querido y apreciado Rodolfo, qué bueno volverte a leer, siempre un placer!!

Besosss y abrazos y una feliz semana querido amigo!!!

Rodolfo Cuevas dijo...

Para Trizbeth:
Mis saludos afectuosos, bella Bea. Sí, es ésta una historia un poco triste, que reseña un episodio de la vida que se repite y se repite desde que el mundo es mundo...
Son aleccionantes y muy sabias las palabras que hoy me has regalado:

"...el tiempo no perdona y... aún con intención hay cosas que no las controla ni el alma, ni las ganas de estar... el tiempo a veces es aliado, a veces es cruel..."

Penélope, de Joan Manuel Serrat, es una de mis canciones favoritas y el final de este relato es una invocación a ella y a su final...
Gracias, Bea preciosa por tu hermoso y siempre grato comentario...
Abrazos muy fraternales, para ti, compatriota querida, que tengas muy fabulosos días.

Liliana G. dijo...

Sabemos que el tiempo es tirano y por eso mismo deberíamos aceptarlo ya que también sabemos que no se detiene. Ahora bien, se podrían hacer varias lecturas de tu excelente cuento, Rodolfo: él deja el amor por la gloria; ella espera convencida de que el tiempo le devolverá al mismo hombre que se fue un día, sin aceptar que también ella acusa arrugas, es decir, esta viendo "la paja en ojo ajeno", esto demuestra también de que el amor no es eterno, sino para los poetas, el amor que no se cultiva deja de ser amor y se convierte en una ilusión... Y todavía se le podría sacar mucho jugo y seguir reflexionando. Eso es lo bueno de compartir nuestros trabajos, Rodolfo, además del deleite que nos produce, podemos pensar por muchos.

Muy bueno, querido Rodolfo, una gran síntesis.

Un beso grande.

Rodolfo Cuevas dijo...

Para Liliana G.:
Gracias, por tus sabias palabras estimada Lili; pues, ellas, aclaran más que lo que enmascaran... Claro que es así como dices, actualmente somos 7'000 millones de personas en el mundo, lo cual indica que a este relato se le podrían dar igual número de interpretaciones, ya que "cada cabeza es un mundo distinto" y éste (el mundo de tal cabeza) es del color que desee darle su dueño...
Me han encantado esas reflexiones e interpretaciones que te ha provocado el relato, amiga querida, pues quedan en nuestras mentes tales meta-mensajes y, allí, concluyen trocándose en aprendizajes...
Gracias, por tus alentadoras palabras, hermana del alma, recibe mis tiernos besos y abrazos y brindemos por un porvenir siempre fructífero y saludable.

Marilyn Recio dijo...

Bravo!! Precioso!! El nombre del relato no pudo estar mejor escogido! Muy bien escrito, breve pero cautivante hasta el final. Puede intepretarse de varias maners, por lo que hoce más interesante aún.


Un abrazo y ..sawabona!!

Rodolfo Cuevas dijo...

Mis cariñosos saludos, Marilyn:
Agradezco de corazón la grata efusividad con que ha recibido mi microrelato y, sobremanera, me alegra saber que te gustó. También agradezco, querida amiga, tu valoración y respeto hacía mí; te diré que éste es un sentimiento reciproco. Creo que yo debería responder mis abrazos, para ti, estimada amiga y SHIKOBA.

♥ Sussy* dijo...

Una historia llena de sentimiento nostalgia y amor... me encanto leerte amigo, que tengas tengas un lindo fin d esemana.

Alondra dijo...

¡Hola Rodolfo! la memoria no envejece los recuerdos, ni los amores; es más, los engrandece...
Lo triste es dejar de vivir por esperar porque la vida no sólo nos cambia por fuera, también por dentro.
Gracias por tus palabras en mi ventana, recibe un abrazo lleno de afecto.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Pena, penita, pena, pero a la vez bella y sugerente.



Gracias.

MTeresa dijo...

Pues claro que si,
tanto tejer y destejer
para ahuyentar a los pretendientes,
tanta fidelidad hacia un hombre
y bien que se lo pasó Ulises
con su viajecito ¡eh?
Una pequeña broma
para enfilar el fin de semana,
un besazo de mi corazón,
amigo,
sé feliz.

María dijo...

Me recuerda el nombre a la canción de Serrat, que es preciosa y tantas veces he escuchado.

El amor, a veces, puede transformarse y convertirse en desamor o traición, porque la vida tiene sus luces y también sus sombras.

Un beso, amigo Rodolfo.

Rodolfo Cuevas dijo...

Mis saludos, ♥ Sussy*:
Muy grato es tenerte por aquí. Agradezco mucho tu visita y comentario y me alegra sobremanera que te haya encantado mi relato.
Recibe mis abrazos y que tengas muy felices días.

Rodolfo Cuevas dijo...

Mis saludos, Alondra:
Así, como dices, es amiga querida. Estoy de acuerdo contigo, ciertamente la memoria no envejece, aunque si se disloca.
Esta historia (la de Odiseo y Penélope) es tan antigua que se le han dado millones de interpretaciones...
Me encanta visitar tu ventana, por tanto iré siempre por ahí.
Gracias por tu abrazo lleno de afecto recibe los míos, muuuy fraternales siempre.

Rodolfo Cuevas dijo...

Mis saludos, apreciad@s Olga i Carles:
Sí, amig@s querid@s, es una historia penosa porque confronta el triste final de un amor que pudo ser eterno, pero, en este caso, no llegó a ser...
Me alegra que encuentren bella y sugerente mi pequeña historia...
Gracias, estimad@s amig@s, reciban mis fraternales abrazos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Para MTeresa:
Jajajajajajaja... Pues claro, amiga querida, "ni tanto huele la flor", se dice por estos lares, la pobre Penélope esperando y esperando deseperanzada (a pesar de tener tanto pretendientes) y el "gustanini" de Odiseo disfrutando con diosas, nifas, náyades y sirenas durante su largo viaje ¡Qué bien! ¿Eh? Jajajajajajaja...
Gracias, amiga querida, por este comentario tan agradable. Te confesaré que sí lucho por ser feliz. Recibe muchos besos y abrazos tiernos, querida María Teresa.

Rodolfo Cuevas dijo...

Mis cariños, bella María:
Sí, amiga, sucede que soy un gran admirador de Serrat y tome prestado el final (sólo el final, pues la historia es muy diferente)de su canción PENÉLOPE...
Es así tal y como dices, cito:
"El amor, a veces, puede transformarse y convertirse en desamor o traición, porque la vida tiene sus luces y también sus sombras".
Por tales razones, el amor debe fundamentarse siempre en bases solidas como los son: la lealtad, la sinceridad y la verdad.
Te hago llegar muchos besos, bella María.

Francisca Quintana Vega dijo...

Una originalísima adaptación de la historia de Penélope. Perfectamente condensada,sin perder la esencia que que la hizo famosa...la espera y el paso del tiempo.
Gracias por su visita y su comentario. Un saludo

Rodolfo Cuevas dijo...

Para Francisca Quintana Vega:
Gracias, estimada Paqui, por tu bello y considerado comentario sobre mi pequeño relato...
Para mí es un privilegio poder leer tus hermosos poemas y, por ende, visitar tu espacio y comentar...
Recibe mis fraternales abrazos y muy felices días.

Rodolfo de Jesús Chávez Mercado dijo...

Hay penélope si supieras que el tiempo vuela y con el los años marchitan... Pero te sigo queriendo con ese mismo amor que me mantuvo en los mares hasta encontrar la riva... Ahora solo espero que con este ejemplo sean las mujeres sean los hombres, sepan que el tiempo avanza pero el amor siempre palpita y si un día nos vamos pero siempre permaneceremos que también sepan que no se ama la imagen partida sino el alma que siempre se ha tenido y si en "verdad" siempre ha querido los brazos estarán abiertos para seguir creyendo en lo vivido.

Así, improvisando je,je,je.

Existen letras para todo.

Un fuerte abrazo querido tocayo.

Dios te bendiga.

Fra Rodolfo de Jesùs O.Carm

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludos afectuosos, estimado Fra Rodolfo de Jesùs O.Carm:
Gracias, hermano, amigo y tocayo querido, por este valiosísimo comentario que aquí no has dejado, es muy bueno y se pueden sacar valiosas conclusiones de lo que en él expresas. Si fue improvisando, muy bien improvisado fue, así que, muuchas gracias...
Hermano y tocayo, que el ser supremo te colme siempre de muy inmensas bendiciones, recibe mis más fraternales abrazos.

Ana María - Penélope dijo...

Penélope
teje y sueña
su vida queda atrás
Odiseo viaja
él no olvida su vida
su sueño es regresar a Ítaca
Cada vez la vida da vueltas
y nunca se sabe cómo termina
la historia
Salud,
Penélope

Rodolfo Cuevas dijo...

¿Qué bellas palabras!
Muchísimas gracias, amiga Penélope, por visitar mi humilde espacio y dejarme este bello comentario.
Recibe mis saludos y fraternales abrazos.