domingo, 7 de marzo de 2010

¡QUÉ VIVAN LAS REINAS!


Dedico este breve homenaje a todas mis parientas y amigas (que son muchas), muy en especial a las mujeres de mi familia, a aquellas divas que han compartido un breve espacio de su vida conmigo y a todas las que me acompañan en esta aventura bloguera. A todas ellas, por el enorme cariño que me profesan o me han profesado en su momento, gracias del alma y felicidades.


¡QUÉ VIVAN LAS REINAS!

El 8 de marzo es el día dedicado universalmente a ese ser que, por derecho natural, constituye la mitad del mundo y es regente absoluto de la otra mitad: la mujer; pues, éstas, cuando no son madres, son novias, esposas, amantes, hermanas, primas, sobrinas, hijas o amigas. Ningún ser nacido sobre la faz de la tierra es tan o más importante que éste, ya que, tal, compone en sí el fundamento de la vida, pues es la copa en que descansa la continuidad de la especie humana y, por ende, el ente formador de la humanidad.
Desde  aquel momento en que Lisístrata (la que disuelve los ejércitos) impuso la paz —a su muy peculiar manera, acompañada por mujeres como Cleónica, Mirrina y Lampitó— entre los hombres de las polis o ciudades-Estados griegas, se viene acrecentando el pacífico poder de la mujer. Un ejemplo de esto es Hypatia de Alejandría (370 d.C.), la primera mujer científica reconocida por la historia, es ella una muestra fehaciente de ese progresivo poder. Sus conocimientos eran sorprendentes, fue cuidadosamente educada por su padre el filósofo y matemático Teón de Alejandría (administrador del Museo del emperador Tolomeo), quién al verla tan bella y tan sabia, se ufanaba de haber “creado” en ella “un ser humano perfecto”. Fue la continuadora de la escuela “Neoplatónica”  y, al igual que su padre, administradora del Museo de Tolomeo (400 d.C.). Era tan apegada al conocimiento que se negó a casarse, para poder así dedicarse por entero al cultivo de su mente y de su cuerpo; haciéndolo tan bien que llegó a simbolizar el conocimiento científico, aquél que los primeros cristianos identificaron con el paganismo. Para colmo, era amiga de Oreste (un ex alumno de ella que alcanzó la prefectura romana de Alejandría) y éste, a su vez, era rival de Cirilo (más tarde San Cirilo), el patriarca cristiano de Alejandría, quien la instó a convertirse al cristianismo y a renegar de todos los conocimientos adquiridos y de su amistad con su rival, el prefecto; ella, se negó a traicionar así sus principios e ideas, lo cual molestó mucho al líder cristiano (que en la época era una especie de sumo pontífice) y, alrededor del 430 d.C., fue acusada de conspiración contra él, motivo por el cual fue interceptada por una turba, mientras se desplazaba hacia su casa en un carruaje, la golpearon y arrastraron por toda la ciudad; más luego la desnudaron y la descuartizaron con conchas marinas y fueron sus restos paseados por toda la ciudad alejandrina —en señal del triunfo cristiano sobre la herejía— hasta llegar al Ciraneo (supuesto crematorio) donde los incineraron.
Llovería mucho para poder llegar al marzo del 1857 en que se quemaron las obreras en Nueva York (Clara, Elisa y sus 146 compañeras de fábrica, durante una huelga en que demandaban horarios justos y mejoras saláriales), hasta caer al 1908 cuando 15,000 obreras neoyorquinas (también un 8 marzo) marcharon por las calles de tal urbe estadounidenses al grito de “¡Pan y rosas!”; finalmente en 1910, durante un Congreso Internacional de Mujeres Socialistas celebrado en Dinamarca, la alemana Clara Zetkin  propuso que se estableciera el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer, en claro homenaje a todas aquellas que llevaron adelante las primeras acciones de mujeres que, en función de activistas, luchadoras y trabajadoras, se organizaron contra la explotación política, religiosa, capitalista e invocaron la igualdad de género.
Ahora bien, siendo las mujeres las indiscutibles reinas del universo, el sexo débil que siempre se torna fuerte, la mitad del mundo que es dueña absoluta de la otra mitad, yo no comprendo por qué las de mi país, Rep. Dominicana, se conforman con tan sólo un ministerio de Estado (Ministerio de la Mujer) y un pírrico porcentaje de puestos gubernamentales, congresuales y municipales, cuando —por derecho divino, natural, humano y hasta cívico—, les corresponde un 50 % en igualdad de condiciones.
Para finalizar, desde aquí, yo, Rodolfo Cuevas B., un ser que siempre me he pronunciado contrario al abuso de la ablación y la trata de blancas (en especial la que afecta a las mujeres) y otras arbitrariedades en  contra de las féminas, brindo por todas las Lisístrata, las Hypatia, Las Celia y Elisa, las Clara Zetkin y las Patria, Minerva y María Teresa Mirabal (éstas inspiraron e hicieron posible la caída de la sangrienta satrapía de Trujillo en mi nación) que han existido y aún existen en el mundo; y elevo alto, muy alto, mi copa y pregono a todo pulmón: «¡Qué vivan por siempre y para siempre las auténticas soberanas del universo: las mujeres! Felicidades reinas».

Autor: Rodolfo Cuevas©: 06/03/2010;
todos los derechos reservados, Ley 65-00.

38 comentarios:

El ave peregrina dijo...

Hermoso y tierno homenaje a la mujer, cuanta verdad llevan sus palabras. Dicen… que somos el sexo débil…pero ¿Dígame? Cuántas de ellas... lucharon en solitario, y muy dignamente, sacando sus hijos adelante…¡Muchas!.
De nuevo gracias por sus bellas palabras y por sumarse a este nuestro Día…
Un placer leerle.

Desde mi Galicia un abrazo agarimoso.

Paloma Corrales dijo...

Bonita manera de rendir homenaje, me ha encantado Rodolfo.

Un abrazo con mucho cariño.

Felina Mulher dijo...

Belíssima homenagem anjo querido.

Obrigada!


Besos.

Ursula dijo...

Rodolfo...

como no podía ser de otro modo viniendo de tu sensibilidad!!
PRECIOSO!!
gracias amigo querido!!! por ser tan humano y compañero!!!

levanto mi copa y brindo!! SALUD!!

hermosos días!!!

beso!!!

Antoñi dijo...

Gracias en mi parte de mujer, de madre y de persona, que es la lucha real que debemos sostener, para ser consideradas personas en la misma medida e igualdad con el hombre. Ojala no este lejos ese momento, donde no quede ningún resquicio de discriminación hacia la mujer por el mero echo de serlo.
Debo reconocer que no me gustan este tipo de efemérides, eso recuerda que somos una parte social discriminada. A la vista esta que el hombre no la necesita. Sin embargo que parta del hombre felicitarnos es todo un detalle y digno de elogiar, puesto que no son todos los que están en el otro frente...

Rodolfo, en mi comentario anterior, al citar los descendientes inocentes de antiguos cenocistas,no me refería a la descendiente de tu texto, entendí perfectamente que no lo es, y admiro tu entereza al denunciarla al mundo...
Toda mi solidaridad contigo, amigo...
Besos
Antoñi

Antoñi dijo...

Uiff!!, Perdón!!, quería decir; genocidista, que tampoco es demasiado correcta, jajaja
Besos

Rodolfo Cuevas dijo...

Ave Peregrina:
Gracias por tu reconocimiento a mis palabras, constituye para mi el más elevado homenaje. Si te fijas bien no digo en sí que son el sexo débil, sino «el sexo débil que siempre se torna fuerte»; sí, claro que he visto muchas madres salir hacia adelante con sus vástago en solitarios. Gracias, bella, por tan altos halagos, es para mí un honor contar con persona como tú.
Saludos y abrazos fraternos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Paloma bella:
Me hace sentir contento que te haya encantado mi humilde homenaje; de corazón,está dedicado a ustedes, mis amigas, mis reinas.
Abrazos cariñosos y fraternales.

Rodolfo Cuevas dijo...

Felina Mulher:
Concebido de corazón para reinas como tú, mi bella.
Abrazos tiernos y fraternales.

Rodolfo Cuevas dijo...

Ursula:
Amiga querida, gracias por tan bellas palabras, me alegra que te haya gustado mi breve homenaje, fue creado con el alma para reinas como tú; gracias también por el brindis, mi bella, ahora somos dos los que brindamos: ¡A tu salud!
exitosos parabienes te deseo, amiga preciosa, de mí para ti, besos y abrazos cálidos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Antoñi:
Gracias, por tu palabras, amiga hermosa, para mi constituyen un acicate más para seguir escribiendo.

¿Sabes algo?, yo tampoco estoy de acuerdo con efemérides de este tipo y mucho menos con ésta, pues creo que a la mujer, por el sólo hecho de ser un ente humano, le corresponde un 50% de la responsabilidad del mundo; mas, las aprovecho para deja sentir mi voz y exponer al mundo mis ideas.

¡Ah!, perdón Antoñi, pues creí que entendía que yo atacaba a los descendientes inocentes de tal Sátrapa, no lo haría jamas. Sucede que esa señora, a pesar de su corta edad, en tal entonces (23 ó 25 años a lo sumo) fue tan criminal como él y sus compinches.
Gracias, por tu solidaridad, comprendo y asumo los riegos en que incurro.
Saludos y abrazos fraternos

Rodolfo Cuevas dijo...

Antoñi:
No te preocupes, bella, yo te entendí perfectamente.
Abrazos cálidos.

Huayat dijo...

¿Qué sería de nuestras vidas sin Ellas?, creo que estaríamos mejor, je, je. Estoy bromeando, sí son tan ricas, hay que saber soportarlas. Un abrazo mi perro Amigo.
Salud-os desde mi teclado.

Rodolfo Cuevas dijo...

Huayat:
Saludos, caro amigo. Me parece que la vida sin ellas no tendría ni sentido ni razón alguna; aprendí con un artistas de mi país --Anthony Ríos-- que las mujeres son buenas todas, el éxito está en aceptarlas tal y como son...
Un gran abrazo, amigo querido.

reltih dijo...

eso es mi hermano!!! tremenda forma de homenajear a la muejer. gracias por compartir tus pensamientos.
un fuerte abrazo poeta.

Rodolfo Cuevas dijo...

Reltih:
Gracias por tus palabras, hermano querido. Las homenajeo de corazón por que sé que, en realidad son, la parte medular de la humana sociedad.
Un gran abrazo, hermano mío.

Khepri dijo...

Un saludo magistral viajando por la historia y la lucha del “sexo débil”, brindemos entonces por aquellas, que perdieron sus vidas en la causa y por las que aun mantienen el estandarte en alto, hermoso homenaje, un beso Rodolfo, parabienes.

Liliana G. dijo...

Claro y rotundo, pero a la vez tierno, reivindicador y amoroso, así es tu texto de homenaje.

Me siento orgullosa de ser mujer y de ser tu hermana.

¡Mil gracias, Rodolfo!

Besos y cariños.

BEATRIZ dijo...

Rodolfo,
Es un hermoso homenaje, me lo atribuyo porque soy mujer....
Hace unos días algunos defendían el hecho de que Nietszche fuera misógino disque porque se basaba en que la mujer no debería de ser pasiva...tu lo has ejemplificado magistralmente, hay muchas mujeres que han sabido utilizar su intelecto tanto o más que cualquier hombre...simplemente todavía hay necios que escuchan a personas como Nietszche con problemas patológicos, es una necedad creo yo.
Un millón de gracias por ser de los pocos que saben reconocer un valor humano en la mujer.
Abrazos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Khepri:
Gracias por ese saludo magistral viajando por la historia y la lucha del "sexo débil que siempre se vuelve fuerte"; el brindis va por todas, bella amiga. Me alegra mucho que te haya gustado mi sencillo homenaje.
Besos y abrazos fraternos, amiga querida.

Rodolfo Cuevas dijo...

Liliana:
Gracias por tan hermosas palabras, hermana mía; me siento orgulloso de ti y de tu reconocimiento; me fascina saber que te ha gustado mucho mi pequeño homenaje. Mil gracias a ti, por tu firme apoyo.
Besos y abrazos fraternos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Beatriz:
Mi cariñoso saludo. permíteme aclararte que no te lo atribuyes, pues para ti es; ya que, como mujer que eres, eres una reina. Gracias por tal comparación y por tus interesantes palabras.
Abrazos fraternos.

Sherezade dijo...

Gracias Rodolfo por este bello post dedicado a nosotras, las mujeres. Queda pendiente el que os voy a dedicar a vosotros, nuestros Reyes.
Un abrazo
Sherezade

Rodolfo Cuevas dijo...

Sherezade:
Gracias a ti, bella, tanto por tu visita como por tu comentario, esperaré calmado dicho post.
Abrazos fraternos.

Duna dijo...

Rodolfo, precioso homenaje. Gracias por escribirlo y por la parte que me toca.

Un beso amigo

Rodolfo Cuevas dijo...

Duna:
Amiga querida, gracias a usted por su visita y comentario.
Tiernos y fraternales abrazos.

Nefertari dijo...

Gracias por este homenaje, me ha encantado.
Un abrazo

Rodolfo Cuevas dijo...

Nefertari:
Gracias a ti por honrarme con el privilegio de tu amistad; me alegra que te haya encantado mi pequeño homenaje.
Tiernos abrazos.

Mariana dijo...

RODOLFO!!
GRACIAS POR TAN HERMOSO HOMENAJE...¡BESOS!:)

Rodolfo Cuevas dijo...

Mariana:
Amiga querida, me alegra bastante que te haya gustado mi sencillo homenaje; pues, precisamente para reinas como tú, fue escrito...
Besos y abrazos fraternos.

La_EsPeCtAdOrA dijo...

Sobretodo ke vivan por siempre y para siempre. besines

MTeresa dijo...

Querido amigo
un rendido homenaje a la mujer
y como tal te lo agradezco,
desde el corazón y el intelecto.
Aunque¿sabes? opino que no debería haber un día "especial" para la mujer,
al fin y al cabo
somos personas,
seres humanos
¡y ya está!
me jode ese feminismo feroz
que también nos discrimina
"positivamente"
no quiero que me asciendan
en mi trabajo por una "cuota"
femenina, sino por mis méritos
propios como profesional.
Ufffff vaya rollo
disculpa, corazón,
reitero mi agradecimiento
a tu homenaje femenil.
Un fuerte abrazo.

Rodolfo Cuevas dijo...

Espectadora:
Así, ciertamente, debe ser; pues sin ellas no creo que sería posible la vida. Gracias por visitar mi humilde espacio, que ahora es también tuyo, espero te sientas bien en él.
Besos y abrazos fraternos.

María dijo...

Hola, Rodolfo:

Has escrito un bonito homenaje dedicado a las mujeres, te ha quedado genial.

La verdad es que hemos dado un gran paso y seguiremos caminando en la lucha por la igualdad.

Saludos.

Rodolfo Cuevas dijo...

María Teresa:
Gracias sinceras, querida amiga, por tu agradecimiento... Te haré notar algo: Si te fijas bien, en mi escrito dejo bien claro que no estoy de acuerdo con un «porcentaje X» para la mujer «cuando —por derecho divino, natural, humano y hasta cívico—, le corresponde un 50% en igualdad de condiciones» (estoy citando mi trabajo) y mucho menos con un «Día internacional de la mujer» (pues entiendo que todos los días son de la mujer al igual que los son del hombre)y aún menos con una cuota femenina, o sea que en tales puntos coincidimos plenamente...
Gracias por dejarme saber tu punto de vista, para mí es muy importante.
Abrazos fraternales.

Rodolfo Cuevas dijo...

María:
Amiga querida, me alegra que te haya gustado mi humilde homenaje, gracias por tus consideradas palabras. Sé que, con cada día que transcurra, se lograrán más y más cosas en esta lucha por la igualdad de género. te reitero mi agradecimiento.
Saludos fraternos.

María dijo...

Aunque no tengas nada nuevo, te dejo mis saludos, deseándote una feliz tarde, Rodolfo.

Saludos.

Rodolfo Cuevas dijo...

María:
Gracias, bella amiga, tu presencia enaltece mi espacio y tus saludos me privilegian. Sin duda que constituye un alto honor tenerte como amiga.
Saludos fraternos.