martes, 26 de octubre de 2010

HOY POR TI, MAÑANA POR MÍ


HOY POR TI, MAÑANA POR MÍ
«Soy humano y, como el humano que soy, nada humano me es ajeno», argüía Publio Terencio Afer, aquel famoso comediógrafo  que, antes de ser escritor, fue esclavo de un senador, y no dejaba de tener la más absoluta de todas las razones posibles; nuestros hermanos haitianos, ayer afectados por un desproporcionado terremoto que mató a miles y miles de ellos y dejó a los millones de habitantes de Puerto Príncipe, la ciudad capital, y otra comunidades cercanas viviendo bajo la más terrible y desoladora intemperie, hoy han sido víctimas nueva vez, no sólo de la inclemente furia de la naturaleza, sino también del inmenso desinterés humano proveniente de los poderosos que, cuando Haití era prospera colonia y principal filón del oro y de la plata del universo le explotaban. Ahora, precisamente ahora, nuestros hermanos son perturbados por una despiadada epidemia de cólera que, utilizando la miseria, la insalubridad, el hambre y la pobreza como vías de acceso, amenaza con convertirse en pandemia, extendiéndose hacia toda la isla de Quisqueya y… cuidado…
Ojalá y que ahora los poderosos gobiernos de este mundo unipolar en el que hoy vivimos, secundados por sus serviles adláteres latinoamericanos, no tomen  este nuevo episodio de desgracias de la patria haitiana, que es tan nuestra como la nuestra, para empezar a celebrar cumbre tras cumbre, conmemoraciones éstas en donde los representantes de dichos universales gobiernos a lo que van es a consumir caviar, champagne y otras exquisiteces dignas de reyes o dioses, en tanto que, el pueblo haitiano, a nombre de quien se celebran tales cumbres, continua languideciendo en la más extrema de las miserias.
Ojalá y que dichos amos del mundo, o por lo menos los gobiernos latinoamericanos que, por situación geográfica, resultan ser hermanos de Haití, sí apliquen, ante tal desgracia, la real solidaridad humana, refrendando así aquel antiguo adagio que reza: «Hoy por ti, mañana por mí».
Autor: Rodolfo Cuevas©: 26/10/2010; 
todos los derechos reservados, Ley 65-00.

32 comentarios:

Vicsabelle dijo...

Rodolfo:
Estoy contigo. Estoy con el pueblo haitiano. Ciertamente da asco la menera como lo toman los grandes, los dioses, los poderosos... llevando una holgada vida a "costilla" de los pobres.

Hablan mucho prometen mucho, muchos millones de papeletas transperentes, muchos millones de soluciones imaginarias, mullones de promesas que siguen siendo eso: promesas. y mientras tanto el pueblo haitiano continúa hundiéndose en la miseria, en la podredrumbre que alarga sus tentáculos para perseguirnos a nosotros también. El colera... cuanto garanarán los gobiernos, los laboratoros y las institucuiones de "beneficiencia" con esta nueva epidecia que han dejado crecer??? No quisiera saber, porque me da rabia, y no me quiero dejar matar por esta epidemia tampoco de la rabia, de la impotencia, de dolor ajeno que es nuestro también..
Un abrazo de dominicano, mi querido Rodolfo, un abrazo de quisqueyano...

reltih dijo...

hermano. cuando las cosas suceden, el manto amarillista resplandece(televisión, personajes, gobiernos). eso ya se sabía, Haití se quedaría sola. esta sociedad de mierda!! sólo quiere sacar pecho cuando le conviene. nuestros hermanos Haitianos ya no son presa de ningún heroísmo. qué tristeza mi querido hermano. y a quiénes más nos duele, no podemos hacer cumbre, porque no tenemos para costear el caviar.
excelente post mi hermano.
un abrazo

Carmendy dijo...

Amigo Rodolfo:aunque es muy tarde ya aquí en España, no podía dejar de visitarle para unirme a su humanísima voz de hombre bueno y bondadoso.
A través de la TV. nos llegan, muy escuetamente,las dolorosas imágenes de ese Haití sufriente y desgarrado...qué impotencia, amigo;y cuánta rabia siento por todo lo mal que se está portando este otro mundo tan alejado de esa dramática realidad.No tengo palabras;sólo tengo ganas de llorar y de gritar con todas mis fuerzas,basta ya de mentiras¡¡
Aquí en mi ciudad, pertezco a una Asociación Cultural, entre otras muchas actividades lúdicas y desde hace diez años, sacamos una revista anual con los escritos de todos:poemas,cuentos, relato...Siempre regalamos los ejemplares, pero en la edicción del pasado marzo,propuse la venta de los mil ejemplares a dos euros, para entregarlos para Haití a Médicos sin Frontera. Así lo hicimos entregando el dinero a dicha Asociación.Cómo me hubiera gustado haber recaudado más. Espero que al menos nuestro humilde granito de arena haya contribuido en algo.
Amigo, un honor pasar por su blog.
Con mi abrazo fraterno de amor y paz. Salud. Carmendy

EL AVE PEREGRINA dijo...

Amigo Rodolfo, esperaba esta entrada, pues se que no es indiferencia para ti lo que acontece en estos momentos. Estoy completamente de acuerdo en todo lo que comentas, es indignante ver estas injusticias, ver este dolor ajeno en personas que como cualquiera de nosotros nace con una dignidad y unos derechos, ver como se lucran otros a costa…es espeluznante la impotencia de querer hacer y no poder…y los que en realidad tienen ese poder…no lo hacen. Reuniones, congresos, comilonas y brindis a eso se apuntan todos…el débil es el que paga todo .Solo pido que la justicia haga su trabajo pero con verdadera conciencia y entero corazón…porque creo que ambas cosas se olvidan al respecto. Les hago una pregunta a todos ellos ¿qué es HUMANIDAD?, espero que alguien escuche las llamadas de los que gritamos que la humanidad somos todos y no unos cuantos…

Como siempre un placer leerte.

Abrazos fraternos.

Pedro F. Báez dijo...

Rodolfo, hermano mío, es la historia repugnante y repetida del "vedettismo" noticioso del día. Si vendes, hablan de ti por quince minutos, si no, como decimos en mi tierra y estoy seguro que en la tuya: "te cagas en tu madre", porque nadie viene a verte ni a socorrerte ni a darte nada. Estoy totalmente seguro que muchos se han metido miles de dólares o de euros en los bolsillos con la tragedia haitiana (incluyendo los funcionarios de Haití que están entre los más corruptos e inoperantes del mundo) y que mucha de la ayuda que llegó al país no ha hecho sino podrirse sin ser distribuida como debió de serlo inicialmente. Da asco que en las campañas políticas para las elecciones gubernatoriales y congresionales en California, por ejemplo, se hayan ya gastado cientos de millones de dólares, mientras estas cosas terribles pasan en Haití y en otras partes del mundo, pero seamos justos también, porque cuánto no sea han gastado Chávez y su partido para mantener el poder en Venezuela y cuánto no han gastado los contrincantes en todas las campañas electorales en América Latina y Europa, independientemente de ideologías... En fin, es desalentador y totalmente demagógico, y mientras, los niños, las mujeres, los ancianos y los enfermos son los que más sufren y ya va para un año del gran desastre inicial. Se hace necesario entonces; imperativo, refundar la utopía de un mundo mejor, más justo e igualitario, menos atado a los destinos de las grandes potencias y de los intereses comerciales de las multinacionales... Es imprescindible, ¿pero cómo? La "democracia" representativa es una gran farsa manejada por las corporaciones, el modelo totalitario y paternalista "radical" de izquierda está agotado y el "socialismo" moderado euroccidental está desprestigiado y en bancarrota... ¿qué hacemos, entonces?. Te dejo pensando. Un gran abrazo, mi hermano de región y de sentimientos.

Alondra dijo...

¡Hola! A veces pienso que la palabra solidaridad se ha convertido en una imágen, en un producto para vender política, está en candelero hasta que otra noticia la sustituye.
En la parroquia hemos vendido cucuruchos de castañas asadas y el producto fue para que Cáritas lo empleara en Haití, es poco pero han seguido el ejemplo otras parroquias y también están poniendo el granito de arena.
Un saludo afectuoso

MTeresa dijo...

Hola, amigo mío,
me da tristeza leer tu post
pero lo comparto consecuentemente,
da dolor,
produce rabia, impotencia...
a los pobres del mundo
les sobrevienen las mayores
miserias y sufrimiento.
Espero que todo vaya bien
en tu vida, querido amigo.
Un abrazo

Olga i Carles dijo...

Todos unidos para ir más lejos de las cadenas que martirizan, aúnque nos golpeen los verdugos.


Unm abrazo.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, Vicsabelle:
Gracias por estar conmigo y con el sufrido pueblo haitiano, mi querida compatriota; ciertamente que la gran insensibilidad mostradas por los dueños del mundo antes la cada día más agravada crisis de Haití es, más que de antología, olímpica. Ellos todos lo solucionan en su fantasiosa mente mientras que el pueblo haitiano sigue cayéndose a pedazos...
Es, en verdad, muy penosa la situación vivida por nuestros hermanos haitianos, querida Vicsabelle, situación ésta que puede arrastrar a toda la región pendiente abajo... Ojalá y que ante tal emergencia se tomen las medidas necesarias y pertinentes.
Abrazo de hermano para ti, mi compatriota querida.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludos, mi querido Reltih:
Asimismo es, hermano querido; cada vez que ocurre una desgracia estos malos gobiernos la toman como una oportunidad para regodearse, lucrarse y promoverse, haciéndole ver al mundo que son supuestamente solidarios, cuando ciertamente lo que son es un conjunto de bárbaros inhumanos e indolentes. En verdad que sí, tales malvados sólo dan las caras en pro de defender sus siempre espurios intereses.
Gracias, amigo-hermano, por este tan valioso comentario.
Recibe mi más fuerte abrazo.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, estimada Carmendy:
Y gracias del alma, amiga querida, por posponer un poco su valioso sueño para leernos y dedicarnos este tan importante comentario. Es ciertamente doloroso lo que está pasando en Haití y es aún más triste ver como los poderosos de la tierra se regodean, buscando cámaras, ante la desgracia sufrida por ese pueblo hermano...
Te diré que, en el caso de la grave crisis que afecta a nuestro hermano país de Haití, cualquier contribución, por pequeña que sea o parezca, es bienvenida e importante.
Es muy grato saber que existen personas como tú que se conmueven y tratan de apaciguar o dulcificar en algo el dolor ajeno...
Gracias, querida Carmendy, por tus visitas y comentarios en mi espacio.
Recibe mis más fraternales abrazos.

Rodolfo Cuevas dijo...

EL AVE PEREGRINA:
Saludos cariñosos, mi estimada Asun. Gracias por creer en ese firme compromiso contraído por mí para con lo más sagrados intereses humanos; nada que agobie, maltrate o dañe a un ser humano me puede dejar indiferente... Es ciertamente muy amargo y doloroso permanecer impotente y sin nada que podamos hacer en el caso que abordamos, pues lo poderosos de la tierra incluso tratan de impedir que países con quizás más sanas y reales intenciones de ayudar lo hagan, ya que a ellos lo que sí les interesan es esas costosas cumbres y comilonas en las cuales se dedican a trazar imaginariamente la vida de los países del Tercer Mundo y, en especial, la de Haití. Es, amiga Asun, sumamente penoso y desmoralizante lo que ocurre con Haití y su, cada vez más insoportable, cadena de desgracias.
Gracias, amiga, por este comentario tan valioso y solidario.
Recibe mis más fraternos abrazos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludos fraternos, mi estimado Pedro:
Agradezco muy profundamente que me hayas premiado con este tan importante comentario en el cual no veo ni siquiera una pizca de desperdicio. Sí creo muy valioso todo lo que aquí dices y refrendo una por una todas las palabras contenidas en este tan sincero comentario . En verdad, ¿Cuánto millones no se desperdician en el mundo tan sólo en burdas campañas políticas?, ¿cuánto miles de millones no se lanzan al ruedo de la carrera armamentista que nos guía muy apresuradamente hacia la autodestrucción?, ¿cual es la cantidad, cada vez más exorbitante de dinero, que se gasta en esas innecesarias cumbres gubernamentales?.
Tanto en Cuba como en Dominicana empleamos un lenguaje común, por tanto, decimos que el pobre que nada tiene «se caga en su santa madre» y es esto lo que ocurre con el hermano Haití. Tal y como dije, Pedro, refrendo palabra por palabra este valiosísimo comentario y quiero destacar esta parte de él:
«Se hace necesario entonces; imperativo, refundar la utopía de un mundo mejor, más justo e igualitario, menos atado a los destinos de las grandes potencias y de los intereses comerciales de las multinacionales... Es imprescindible, ¿pero cómo? La "democracia" representativa es una gran farsa manejada por las corporaciones, el modelo totalitario y paternalista "radical" de izquierda está agotado y el "socialismo" moderado euroccidental está desprestigiado y en bancarrota... ¿qué hacemos, entonces?. Te dejo pensando.»
Sobre la forma en que podemos refundar la utopía es manteniendo la lucha en favor de los mejores intereses de la sociedad, amigo Pedro, es haciendo de ésta, muy precisamente, un utópico ejercicio de sacerdocio moral, humano y solidario, sin caer jamás en el pesimismo aniquilante ni llevarnos de aquello que al ver en un ente un acto de valiente solidaridad humana pregonan que: «Una golondrina no hace verano». Debemos no permitirnos desfallecer, Pedro hermano, ni mostrar ningún atisbo de cobardía ante el mísero y abusivo explotador de la humanidad; tan sólo sigamos adelante, hermano querido, muy a pesar de los pesares y habremos aportado nuestro diminuto granito de arena a la mejoría de la humanidad y el bien común en que ésta debe vivir. Con nuestras plumas podemos lograr muchas cosas... te lo aseguro, Pedro...
Recibe un gran abrazo, mi querido hermano antillano.

Rodolfo Cuevas dijo...

Mis saludos, Alondra:
Ciertamente, amiga, las palabras pierden su valor cuando las usan aquellos que no le dan el verdadero sentido a su significado. Esos aportes de su parroquia son un valioso acto de solidaridad que en algo tiende a favorecer al desfavorecido pueblo haitiano; pues el caso es que, en materia de filantropia, hay que dar siempre, sin importar lo poco o mucho que se dé y eso es más importante aún cuando aquello que se da ciertamente se necesita. Con esos granitos de arena puede llegar a construirse un gran castillo...
Recibe mis fraternales abrazos, amiga querida.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludos afectuosos, María Teresa:
Gracias, amiga mía, por leer mi entrada y compartir ese cruel dolor que nos causa la situación haitiana, que también es nuestra, pues somos pueblos hermanos.
Yo también me siento rabioso e impotente ante tal situación.
Agradezco, querida amiga, tus buenos deseos.
Recibe mis mejores abrazos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Olga i Carles:
Gracias amigos. Así es, debemos luchar mientras vida tengamos, y romper así las cruentas cadenas del martirio; pues «aquello que no nos mata tiende a fortalecernos».
Reciban mis abrazos.

MTeresa dijo...

Hola, querido,
quería volver a leerte
antes del fin de semana.
Pensar que lo tenemos todo
y que otros no tienen nada
y mueren en la miseria
es algo que debería estar
presente cada día de nuestra
feliz existencia.
Total, por haber nacido en
uno u otro lugar.
¿Qué sería de cada uno de nosotros
si hubiéramos nacido en un país
pobre y hambriento?

Empatía.

Rodolfo Cuevas dijo...

Mis cariñosos saludos, María Teresa:
Gracias por hacerme objeto de esa tan especial distinción...
Así es la vida, amiga querida, muchos nacen nadando en medio de la abundancia y otro en un horrible desierto carente de nada; aunque debemos admitir que tal asunto (carencia o abundancia) tiene mucho que ver con el entorno geográfico y con la visión u objetivos de quienes fundaron o erigieron dicho lugar...
Ciertamente, cuando lo tenemos todo o vivimos una vida plena, debemos agradecer siempre a Dios, al Creador o a la Suprema Providencia por tal bienestar... Leyendo literatura espiritual he llegado a comprender que el ente es un solo en conjunción con su maravilloso entorno; lo cual nos indica que bien pudimos nacer en uno u otro lugar o bien ser un ser perfecto, minusvalido o disminuido en nuestro físico o psíquico, por tanto, debemos aprender a ver a cualquier ser como nos vemos a nosotros mismos; pues, realmente, «nada humano no es ajeno».
Agradezco desde lo más profundo de mi alma, esa maravillosa empatía, me encanta.
Abrazos, amiga querida, y muy feliz fin de semana.

María dijo...

Un gran post, amigo, es terrible lo que está sucediendo, y parece como si nos hubiéramos olvidado de ellos.

Ojala entre todos unidos pudiéramos hacer algo.

Un beso.

Rodolfo Cuevas dijo...

Mis saludos, querida María:
Gracias, mi muy estimada amiga, me alegra que te haya gustado mi entrada;es ciertamente muy halagador recibir tu visita y comentario.
Recibe mis fraternales abrazos.

Carmendy dijo...

Estimado Rodolfo.
Fraternales y solidarios abrazos para tí y para nuestros queridos hermanos de Haití.
Con mis mejores deseos de paz, amor, justicia y alegría para todos.
Espero que éstos buenos deseos se hagan realidad.
Abrazos, con mi admiración sincera.
Carmendy

MTeresa dijo...

Tu contestación a mi comentario
me lleva a reflexionar
sobre tu filosofía de vida,
es ´muy profunda pero cristalina,
es como lo sencillo
que hay delante de los ojos
y no se quiere entender
porque obliga al sacrificio
en pro de los semejantes,
ay fariseos
UN ABRAZO

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola Rodolfo!
Pena, pena me da que el ser humano se encuentre solo, solo entre sus semejantes.
En la desgracia, a esta sociedad lo único que le interesa es el sufrimiento, como moneda de cambio, morbo, morbo vendible a buen precio, para desahogo del "ser" HUMANO.

Saludos de J.M. Ojeda

Rodolfo de Jesús Chávez Mercado dijo...

Hola Tocayo. En medio de mis obligaciones con la Universidad y el poco tiempo. Pasò a darte un fuerte abrazo.

Dios me ilumine para que siempre sea capaz de servir a mi projimo, a modo de Jesucristo. Sin medidas y sin la pretesa de esperar nada a cambio.

Con aprecio Fra Rodolfo de Jesùs O.Carm

Rodolfo Cuevas dijo...

Mis saludos, querida Carmendy:
Amiga, en los precisos momentos en que te contesto este comentario el vecino Estado hermano de Haití es cruelmente azotado por las inclemencias del huracán Tomás, por tanto, es sumamente importante elevar nuestras preces al Gran Creador Supremo a fin de que el daño ocasionado por viento y lluvia sea mínimo y, luego del desastre, disponernos a ayudar como podamos a éste tan vilipendiado pueblo...
Gracias, amiga, por tus parabienes y gratos saludos, esperemos que todo, sea bueno o malo, obre para bien.
Mis abrazos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludos, María Teresa:
Así es, querida amiga, trato de ser y comportarme de la manera más sencilla y humilde posible, aquilatando en mí el poco de conocimientos que pueda yo abarcar y tratando de utilizar éstos en bien de la humanidad... Entiendo que sólo mis buenas acciones y actuaciones hablaran bien de mi paso por la Tierra.
Gracias, amiga, por tan hermoso comentario, recibe mi más fraternales abrazos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludos afectuosos, J.M. Ojeda:
Así es, amigo querido, el ser humano se encuentra terriblemente solo dentro de sus semejantes; vemos campear al hambre en medio de la más ostentosa abundancia; vemos ricos que, cada día que transcurre, son más ricos y pobres que son cada vez más pobres y observamos una carrera armamentista, cuantiosa, loca y desenfrenada, en la cual, muy penosamente, participan hasta países del "tercer mundo", cuyos habitantes necesitan de ese dinero incorrectamente invertido para usarlo en sus necesidades básicas...
Agradezco este comentario tan juicioso que me has dejado, J.M., recibes mis más afectuosos abrazos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Mis saludos, Rodolfo de Jesús Chávez Mercado:
Gracias por visitar mi espacio y comentar a pesar de la carencia de tiempo producto de tus eclesiales obligaciones; gracias, tocayo del alma, por ese fuerte abrazo que me das; deseo muy fervientemente que el Supremo Creador te escuche y guíe a fin de que puedas proseguir y mantener esa lucha de Jesús por el bienestar común de sus semejantes; que Dios te bendiga e ilumine por siempre, amigo y tocayo, a fin de que pueda cumplir con tus obligaciones...
Recibe mi más cálido y afectuoso saludo amigo Rodolfo.

Alondra dijo...

¡Hola! a veces me pregunto por qué incluso la naturaleza destruye a los que menos tienen...
Un saludo afectuoso

MIMOSA dijo...

Desgraciadamente, ya se acabó el boom que los mantuvo en cada noticiero, en cualquier parte del mundo.
Pero es ahora, cuando se necesita más que nunca que se les siga apoyando, a levantarse, a comenzar de nuevo, a poner un poco de color en sus vidas,.....,pero ahora, ya los gobiernos cerraron página y se entretienen en otras cosas, más frívolas por supuesto, que para eso parece que los eligió el pueblo.
Qué ironía más grande esta vida!
Un fuerte abrazo amigo

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, mi apreciada Alondra:
Muy buena pregunta es ésta que tú hoy te haces... En verdad, creo que esa interrogante nos la planteamos todos los seres humanos vivos...
Gracias, por tus visitas, lecturas y comentarios, recibe mis mejores abrazos, muy estimada amiga.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludos, muy apreciada MIMOSA:
Ciertamente, amiga querida, así parece ser; para los Estados del mundo ya pasó el compromiso solidario que le representaba la cruel desgracia haitiana; ya no son novedad en las páginas de los periódicos del planeta y, por tanto, han sido terriblemente olvidados... la supuesta solidaridad internacional en pro del pueblo más pobre de la tierra (que según dicen es Haití) no ha levantado allí siquiera el primer bloque de viviendas; razón ésta por la cual todavía viven en las calles bajo muy frágiles carpas...
Gracias, amiga Mimosa, por tus valiosas visitas, lecturas y comentarios; recibe mis abrazos.